Crítica de "Super 8" (2011)

Super 8

De la unión explosiva entre Steven Spielberg –en calidad de productor– y J. J. Abrams –en calidad de director, guionista y productor– surge Super 8 (2011), un blockbuster veraniego que rezuma nostalgia y pasión cinéfila.

Contraviniendo la norma de Alfred Hitchcock de no trabajar con animales ni con niños, este filme ambientado en el verano de 1979 da cuenta de las peripecias de unos chavales que están rodando un cortometraje de zombis con una cámara de Súper 8. Una noche, mientras se encuentran filmando una escena, presencian el aparatoso descarrilamiento de un tren militar, provocado por un coche que se lanza a las vías. Poco después, una serie de fenómenos inexplicables comienzan a sembrar el caos en la pequeña y apacible localidad, aparentemente relacionados con una misteriosa criatura escapada de uno de los vagones blindados del tren.

"En 1979, las fuerzas aéreas de Estados Unidos cerraron una sección del área 51. Todos los materiales tuvieron que ser trasladados a un complejo de seguridad de Ohio". Estas sugerentes frases del tráiler, en el que puede verse un extracto del catastrófico "accidente" ferroviario, dan una idea de la trama de la película, surgida de la fusión entre dos proyectos de Abrams apenas esbozados, uno sobre un grupito de adolescentes que se inician en el cine con su cámara de Súper 8 y otro sobre el traslado de materiales secretos de la mítica Área 51 a otras bases militares en trenes nocturnos de mercancías.

Como cuenta Abrams, del primer proyecto "no había gran cosa, y era frustrante porque no avanzaba en mi cabeza... no podía decir de qué iba la historia. Sabía los personajes, sabía las situaciones, sabía que había temas sobre las clases sociales y una historia de amor en su núcleo, y que sería una película sobre el paso a la madurez". Por contra, el segundo tenía "un punto de partida bastante bueno, pero no tenía ningún personaje del que hablar... así que estaba en posesión de dos mitades, y después de seis meses o así se me ocurrió juntarlas".

Super 8

Un cóctel de acción, terror, ciencia-ficción y niños

No resulta extraño que esta historia de ciencia-ficción con un grupo de niños como testigos privilegiados a la vez que protagonistas de la acción llamara la atención del gran "experto" en el tema, Steven Spielberg. Con un claro regusto a la obra de este –en especial a películas como E.T. El extraterrestre (E.T.: The Extra-Terrestrial, 1982) o Encuentros en la tercera fase (Close Encounters of the Third Kind, 1977), con las que comparte la conspiranoia y el recelo hacia los militares– la idea entusiasmó al director veterano por varias razones.

Pues Super 8 no solo toca la fibra sensible del espectador amante de aquel tipo de cine "ochentero", palomitero y juvenil, también apela a la infancia de sus mismos artífices, que en su momento hicieron sus primeros pinitos en el cine con cámaras domésticas. No en vano el primer contacto entre Abrams y Spielberg estuvo relacionado con sus talentos primerizos: cuando contaban 15 años, Abrams y su amigo Matt Reeves –posterior director de Monstruoso (Cloverfield, 2008)–, que ya habían participado en varios concursos de cine, fueron escogidos para restaurar las películas "caseras" de 8 mm rodadas por Spielberg cuando también era un crío.

Los creadores comparten obsesiones con los jóvenes protagonistas del filme (especialmente del personaje interpretado por el debutante Joel Courtney), apasionados de las películas, de las revistas, de las maquetas y del maquillaje de monstruos, unos gustos "raros" que no cuentan con la aprobación de los padres. Algo parecido le sucedió en la niñez a Spielberg. Admirador confeso en su infancia de la revista Famous Monsters de Forrest J. Ackerman (que inició su andadura en febrero de 1958), reconoció que su influencia "me impulsó, de joven, a salir corriendo con la cámara de ocho milímetros de mi padre, con mis tres hermanas a la zaga y diecisiete rollos mojados de papel higiénico [...] que necesitaba para enrollarlas y convertirlas en momias"¹, peculiares aficiones que le valieron no pocos castigos por parte de sus mayores.

La pasión por los monstruos desde la más tierna infancia también es uno de los elementos destacados de El misterio de Salem's Lot (Salem's Lot, Tobe Hooper, 1979), otra de las influencias de Super 8. Y es que esta miniserie adapta una novela de otro ávido lector de Famous Monsters: Stephen King.

Super 8

Nostalgia de los ochenta

Con un estreno precedido por una exigua campaña publicitaria consagrada a mantener intacto el elemento sorpresa, Super 8 se presenta como un sentido tributo a los que fueron niños en los años ochenta, que crecieron con películas como E.T. El extraterrestre, Encuentros en la tercera fase, Los goonies (The Goonies, Richard Donner, 1985), Cuenta conmigo (Stand by Me, Rob Reiner, 1986) o Una pandilla alucinante (The Monster Squad, Fred Dekker, 1984), aunque apostando por una mirada mucho más seria, por momentos demoledora.

Prescindiendo de la parafernalia del 3D, Abrams apuesta por un cine espectacular a la vez que profundamente sentimental pero sin caer en la cursilería, en el que el dramatismo se impone dosificando convenientemente los momentos de ternura y de humor. El resultado: una apasionante aventura juvenil que rebosa amor por el cine, potenciada por una más que correcta labor de casting y por el buen hacer de los niños protagonistas (en especial de Elle Fanning, la hermana pequeña de Dakota Fanning), a pesar de que dos de ellos debutan con este filme.

¹ David J. Skal, Monster Show. Una historia cultural del horror, Madrid, Valdemar, 2008, pp. 339-340.

grande4

Copyright del artículo © Lola Clemente Fernández. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Amblin Entertaiment, Relativity Media, Bad Robot Productions y Paramount Pictures. Cortesía de Paramount Pictures Spain. Reservados todos los derechos.

Lola Clemente Fernández

Experta en arte, cine y literatura, Mª Dolores Clemente colabora como crítica y articulista en diversos medios de comunicación.

Se licenció en Bellas Artes en el año 2000 y se doctoró en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid en 2006 con la tesis El héroe en el género del western. América vista por sí misma, ganando el premio extraordinario de doctorado. Esta obra fue publicada en 2009 con un prólogo de Eduardo Torres-Dulce.

Ejerce como profesora en la Universidad Internacional de La Rioja

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Películas incorrectas
    Escrito por
    Películas incorrectas Hace unos años, acudí a la proyección en la Filmoteca de unas cuantas películas mudas del Archivo de la Filmoteca de Viena. Muy interesantes. Nikolaus Wostry, conservador del Filmarchiv Austria, nos contó (con la traducción…
  • Periodismo, salud y responsabilidad
    Periodismo, salud y responsabilidad ¿Puede el periodismo causar daño? Sin duda, de muchas maneras, que se resumen en una: al desinformar. Es decir, al difundir información falsa, inexacta, tendenciosa o insuficiente. Hablando del periodismo científico en particular, hay una…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La sublime Artemisia Gentileschi
    Escrito por
    La sublime Artemisia Gentileschi La Gentileschi es una de las tres únicas pintoras mujeres con obra expuesta en el Museo del Prado. Las otras dos son Sofonisba Anguissola, mi idolatrada Sofonisba, y la flamenca Clara Peeters. La Gentileschi, pintora…

Cartelera

Cine clásico

  • Con fans como estos…
    Escrito por
    Con fans como estos… El rechazo por lo nuevo es algo tan viejo como la Humanidad. Santificamos todo aquello que nos impactó o fascinó a determinadas edades tiernas –cuando uno todavía mantiene fresca la capacidad de asombro- y rechazamos…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…

bannernewsletter1