Crítica: "Mi amigo el gigante" (Steven Spielberg, 2016)

Quedé apabullado al ver la adaptación que ha hecho Steven Spielberg del clásico de Roald Dahl. Al igual que ocurría con El puente de los espías, nos hallamos ante una película que no se apresura en el desarrollo de su relato. Un relato que gira en torno a la improbable amistad entre una niña huérfana y un gigante soplasueños.

Causa tanto agrado como maravilla ver cómo estos dos personajes llegan a conocerse y a quererse. Con un vínculo tan poderoso como el palpitante corazón del propio film, no es de extrañar que la cinta de Spielberg alcance esa calidad.

El guión es tan original y entrañable como los personajes. Dahl tenía un talento especial para comprender a los niños, y lo mismo ocurre con la guionista de este largometraje, la fabulosa Melissa Mathison, recientemente fallecida, que capta a la perfección el espíritu de los personajes del libro original y los llena de vida y firmeza.

bfg0

Sophie, la huérfana protagonista, es una niña fuerte que se hace cargo de la situación, y que además no teme informar al gigante de que ella es "una niña de poca confianza." Puede ser mala e incluso dura, pero también tierna y generosa. No le gusta el orfanato, y nunca siente lástima de sí misma, pero ella infunde al gigante un valor que desconocía.

El gigante viene a ser un compendio de los mejores recuerdos de nuestros abuelos, y como cualquier abuelo haría, enseña a Sophie cómo soñar y cómo vivir. Su luengaje (gobblefunk) es una delicia y una fuente de risas constantes, al igual que sus popotraques (whizzpoppers).

El reparto es admirable. La debutante Ruby Barnhill capta a la perfección el tono de Sophie, y Mark Rylance... bueno, si la Academia no tiene miedo a la técnica de captura de movimiento, debe ser nominado de nuevo este año. Al igual que hizo con Rudolf Abel en El puente de los espías, crea aquí un personaje tan humano y profundo que llegamos a echarlo de menos cuando acaba la película. No es de extrañar que se haya convertido en el nuevo actor fetiche de Spielberg. Por decirlo con brevedad, nos encontramos ante uno de los mejores intérpretes de todo el panorama internacional.

Los actores de reparto alcanzan el mismo nivel, sobre todo Jemaine Clement como Zampamofletes, el desagradable líder de los gigantes malos, y Penelope Wilton como la reina de Inglaterra. Ella es parte de una de las escenas más memorables de la película; una celebración del humor infantil, resuelta de una manera tan cordial y sincera que los chistes sobre popotraques se elevan a un nivel realmente especial y sofisticado.

Técnicamente, el largometraje es excelente. El diseño de producción de Rick Carter y Robert Stromberg, ambos veteranos de Avatar, es increíble. La casa del gigante me hizo sentir como si estuviera viendo un cuento de hadas de Disney rodado en los años 30, y las calles nocturnas de Londres resultan aún más mágicas que las que muestra la saga Harry Potter.

Weta Digital (El Señor de los Anillos), la compañía de Peter Jackson, proporciona los efectos visuales y la animación, y su trabajo también nos deja con la boca abierta. De hecho, transfieren la actuación de Rylance a su gigante digital sin perder ni un ápice de fantasía y de sensibilidad. En lo que llevamos de año, sólo El libro de la selva puede compararse en este terreno.

La fotografía de Janusz Kaminski es de una gran hermosura y posee una pureza que sólo un maestro puede alcanzar. Conviene tener en cuenta que esta es la primera película que Spielberg rueda con cámaras de alta definición, y no con celuloide. Una decisión probablemente obligada por la cantidad de efectos visuales y por el trabajo de post-producción que la película requería. Es más fácil y más rentable rodar digitalmente cuando la mayor parte de la cinta contiene efectos visuales añadidos a cada plano.

Y qué decir de John Williams... Después del pequeño contratiempo en su salud que le impidió componer El puente de los espías (cuya magnífica música se debe a Thomas Newman), y tras el exigente calendario al que le obligó El despertar de la fuerza, el maestro regresa a Spielberglandia con una delicada y cambiante partitura, idónea para reflejar la amistad entre los dos protagonistas. Hablamos de una música cercana a la de Harry Potter y Hook,  pero con un toque más ligero, que la convierte en algo tan fugaz como un sueño. Por otro lado, viene a ser el testamento creativo del compositor, que a los 84 años sigue siendo el mejor. Como ven, todo el equipo artístico muestra lo más elevado de su talento.

bfg1

Que Mi amigo el gigante sea un prodigio técnico no va a sorprender a nadie, dado el hecho de que tenemos a Spielberg tras la cámara. Pero no hay que dar todo por sentado. Esta categoría cinematográfica es algo que debemos celebrar y apreciar. Es más: todas las maravillas que evocan Spielberg y sus técnicos son imponentes. Pero tal vez el aspecto más impresionante de la película es la propia dirección.

Spielberg es insuperable cuando se trata de contar una historia con imágenes en movimiento. Desde el modo en que muestra el punto de vista de Sophie en su viaje al País de los Gigantes, con esa lenta revelación del Gigante, hasta la escena de la captura del sueño, la cámara de Spielberg siempre nos pone en la piel de cada personaje y nos hace sentir lo que éste siente. Siempre encuentra la manera más icónica para filmar cada latido de la historia, y esto es lo que hace del cineasta el mayor narrador de la cinematografía actual. Como proveedor de magia cinematográfica, lo veo como alguien muy similar al personaje que da título a la película.

El Gran Gigante teje sueños y los introduce en los hogares. Steven Spielberg es otro gigante que lleva creando muchos de nuestros sueños (y pesadillas) desde hace más de 40 años. Esa familiaridad que lo vincula al protagonista es lo que, a mi modo de ver, le impulsó a acometer este proyecto.

Conscientemente o no, Spielberg está haciendo una película sobre su modo de vida: la creación de sueños. Esta podría ser la razón por la que el film ha sido un trabajo de genuino amor, con un carácter muy personal. A Spielberg le gusta esta historia y a nosotros también. El mayor ejemplo de este amor es una escena en la que el Gigante mete un sueño en la habitación de un niño pequeño... Se trata de una escena tan fascinante y maravillosa como tantas otras del director, y además, viene a ser una metáfora de lo que él mismo nos hace una y otra vez con sus películas .

A un nivel más personal, ver esta cinta me recordó por qué motivo decidí convertirme en narrador y cineasta. Todo consiste en crear sueños. Formar mitos. No se me ocurre otro objetivo más noble y hermoso en mi vida. Contar historias al espectador. Hacerle soñar durante un par de horas, y quizá, algún día, rodar una película que alcance la altura de ésta… En fin, ese es mi sueño y no me cabe duda de que ese gigante lo introdujo en mi habitación cuando contaba cinco años. Espero que siga permitiéndolo el resto de mi vida.

P.D.: Si se pregunta qué son los popotraques, ¡vaya a ver la película para averiguarlo!

bfg2

Sinopsis

En medio de la noche, cuando todos los niños y todos los adultos duermen profundamente, todas las cosas oscuras salen de su escondite y tienen el mundo para ellos solos. Eso es lo que le han contado a Sofía, una precoz niña de 10 años, y eso es lo que cree mientras descansa sin pegar ojo en su cama en el orfanato en Londres donde vive. Mientras todas las demás niñas del dormitorio sueñan, Sofía se arriesga rompiendo una de las muchas normas de la señora Clonker al salir de su cama, ponerse las gafas, asomarse a la ventana y ver qué aspecto tiene el mundo bajo la silenciosa luz de la luna a la hora de las brujas. Fuera, en la luz fantasmagórica, plateada, las calles familiares parecen más una aldea de hadas que el pueblo que conoce, y de la oscuridad sale algo largo y alto… muy, muy alto. Esa cosa es un gigante que agarra a Sofía y se la lleva su muy, muy lejano hogar. Afortunadamente para Sofía, el gigante no se parece en nada al resto de los habitantes del País de los Gigantes. Con una altura de más de 7 metros, con enormes orejas y un gran olfato, es tan bobo como tierno y pasa la mayor parte de su tiempo solo. Sus hermanos son el doble de grandes y el doble de terroríficos, y se conoce que han comido humanos, pero este gigante es vegetariano y se conforma con una verdura asquerosa que se llama pepinasco.

Durante más de 40 años, Steven Spielberg ha compartido sus historias con públicos en todo el mundo, introduciendo un gran abanico de personajes extraordinarios a la cultura y llevando a generaciones a mundos que son a la vez fascinantes, aterradores, encantadores y reales. El cuento de Roald Dahl sobre la amistad entre una niña y un misterioso gigante parecía estar en perfecta sintonía con la obra del director y, aunque Sofía y su amigo el gigante parecían destinados a encontrar su camino hacia el mundo de Spielberg, pasarían décadas entre la publicación del libro y el comienzo de esta aventura.

El gran gigante bonachón se publicó por primera vez en 1982, el mismo año que la historia de Spielberg sobre una amistad inusual y transformadora, E.T. El extraterrestre, capturó los corazones y la imaginación de niños y adultos. El autor británico es uno de los narradores más creativos, traviesos y exitosos del mundo, es alguien que entiende la vida interior de los niños y tiene talento para crear personajes con los que se pueden identificar los niños e historias que les enganchan.

Su habilidad para combinar lo fantástico con lo aterrador y situar a los niños como héroes en sus innovadoras historias y a los adultos como villanos no tiene parangón en el mundo literario. Mientras que las historias de Dahl aceptan que la vida puede ser difícil y a veces aterradora, que hay cosas buenas y malas, nunca es condescendiente con sus lectores.

El productor Frank Marshall (Jurassic World y las películas de la franquicia Bourne) comenta: "las historias de Dahl nos son fantasías edulcoradas. Tienen mucho humor, pero también tienen un lado oscuro. Anda en el límite. Dan un poco de miedo, y creo que eso es lo que atrae a la gente".

Spielberg está de acuerdo, afirma: "era muy valiente por su parte introducir esa combinación de oscuridad y luz". El poder dar un poco de miedo y esperanza al mismo tiempo, y enseñar una lección, una lección duradera, a todos es una cosa maravillosa que ha logrado Dahl, y fue una de las cosas que me atrajeron para dirigir este libro de Dahl".

El gran gigante bonachón es la historia de dos almas solitarias que, al encontrarse, crean su propio hogar en el mundo, algo que es muy común en la obra de Spielberg. "Steven siempre se ha sentido atraído por historias sobre familias, y esa es una de las razones por las que sus películas han movido a tantas personas", dice la productora ejecutiva Kathleen Kennedy (Star Wars: El despertar de la fuerza y la saga de Indiana Jones).

Kennedy y Marshall estaban familiarizados con otros libros de Dahl como Charlie y la fábrica de chocolate, James y el melocotón gigante y Matilda, que han vendido más de 200 millones de copias en todo el mundo, pero ninguno había leído El gran gigante bonachón. No fue hasta que por un encuentro casual en el set de Un regalo para papá en 1993 que Kennedy leyó la historia y se dio cuenta de que Spielberg, su amigo, colega y colaborador desde hacía años, era la persona ideal para apreciar lo lúdico y creativo del libro de Dahl.

Spielberg ha sido fan de Dahl durante años y, de hecho, había leído el libro a sus hijos cuando eran más pequeños. "Es una historia sobre la amistad, es una historia sobre la lealtad y proteger a tus amigos, y es una historia que demuestra que incluso una niña pequeña puede ayudar a un gran gigante a solucionar sus problemas", dice.

Dahl creaba historias para contarlas a sus hijos y nietos, pero siempre se resistía a escribirlas, algo que el director podía entender. "Cuando les contaba historias a mis hijos que les gustaban especialmente, me suplicaban que hiciese una película de ellas", dice Spielberg. "Afortunadamente Dahl acabó compartiendo sus historias con el mundo, algo que nos ha beneficiado a todos".

El gran gigante bonachón es enormemente popular en todo el mundo, y hasta la fecha se ha publicado en 41 idiomas. También era la favorita de Dahl de todas sus historias. Cuando el autor falleció en 1990 con 74 años, los productores establecieron una relación con su viuda y mantuvieron muchas conversaciones sobre lo importante que ese libro fue para Dahl y si hacer una película era una idea realista. "Hablamos mucho sobre si sería mejor una película de animación o una de imagen real, porque en esa época la tecnología de la que estamos hablando ahora ni siquiera existía", explica Kennedy.

Pero primero, los productores necesitaban un guionista para convertir este libro deliciosamente sencillo de Dahl en un guión para un largometraje, alguien con una habilidad especial e instinto para historias infantiles, y por eso recurrieron a su amiga y colega Melissa Mathison (El corcel negro, La llave mágica). "Melissa fue la primera y única guionista en la que pensamos", dice Kennedy. "Sus dones como escritora y su particular sensibilidad fueron esenciales para dar vida a la visionaria historia de Dahl".

Cuando leyó el libro de Dahl, la guionista se fijó en la conexión entre Sofía y el gigante. "Es una relación muy dulce", dice. "Pero realmente empieza de manera tormentosa y el uno sospecha del otro e incluso tienen sus pequeñas luchas de poder. Pero desde el momento en que tienen un plan y avanzan como socios, hay tanto amor entre ellos. Es una pequeña historia de amor maravillosa".

Mathison visitó Gipsy House, la casa de Dahl en Buckinghamshire (Reino Unido), en varias ocasiones, y tuvo acceso a la biblioteca y estudio del autor. Ahí, exploró la vida y la obra de este extraordinario escritor y navegó su propio camino hacia el paisaje salvaje, gracioso y rico de su imaginación, lo cual le dio la base para capturar el espíritu de la aventura de Dahl, y así perfeccionar el ambiente de un lugar y capturar la relación en su esencia de manera que honrara El gran gigante bonachón.

De suma importancia para los cineastas fue mantenerse fieles a la voz de Dahl, ser consistentes con el ritmo y lenguaje del autor, así como la interacción entre los personajes, que eran absolutamente suyos. "Intenté usar la máxima cantidad de diálogo original como fuera posible", dice Mathison. "No queríamos jugar con el tono".

La guionista se encontró con muchos retos, sin embargo, "de una manera extraña, no ocurre mucho en el libro porque realmente va sobre su relación", dice Mathison. "No hay un motor dramático. Su decisión de intentar deshacerse de los gigantes ocurre con bastante facilidad y rapidez, y los personajes tenían una cualidad épica. Los acontecimientos no dirigían la historia, así que necesitamos crear una narrativa".

Tal y como anticiparon los cineastas, Mathison tuvo una aproximación personal al material, manteniendo la relación entre la huérfana y el gigante en su gran aventura. "Mi imaginación se implicó con ambos", dice. "Todo se tenía que centrar en su relación".

"Melissa cogió el libro de Dahl e hizo la traducción más extraordinaria y fiel, con una magia que sólo tiene Melissa", dice Spielberg.

Copyright del artículo © Nicolás Delgado. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Tripictures. Reservados todos los derechos.

Nick Delgado

Nicolás Delgado de la Cámara (Nick Delgado) nació y se crió en Madrid, y antes de aprender a leer, ya quería ser director de cine. De ello tiene la culpa la película Superman, de Richard Donner, que vio en televisión a los cinco años de edad. Poco después, rodó su primer corto, el primero de una larga lista. Estudió Filología Inglesa en la Universidad Complutense de Madrid y Producción Cinematográfica en la University of Southern California School of Cinema-TV. Su cortometraje The Macabre World of Lavender Williams fue apadrinado por Robert Zemeckis y protagonizado por Christopher Lloyd y John Lithgow.

En la actualidad, Nick dirige anuncios publicitarios en Los Ángeles, su lugar de residencia durante los últimos años. Es el cofundador de Rusty Bike Studios, una incipiente productora donde desarrolla varios proyectos, entre los que se cuenta su primer largometraje.

MythMaking
Rustybikestudios.com
@NickDelgadoFilm

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Están entre nosotros
    Escrito por
    Están entre nosotros La búsqueda de la inteligencia extraterrestre fue en el siglo XX una de las mayores preocupaciones de los científicos. El físico Enrico Fermi, autor de la célebre Paradoja de Fermi acerca de la búsqueda de…
  • Autorretrato de Juan Malpartida
    Escrito por
    Autorretrato de Juan Malpartida Es habitual considerar que la miscelánea es un género subalterno de la literatura, cuando no un cajón de sastre que rehúsa ser un género. Un recopilador hacendoso busca y rebusca textos sueltos y dispersos y…
  • El tiempo…
    El tiempo… Todos sabemos instintivamente qué es el tiempo, pero resulta difícil definirlo. Es ya trillado el comentario de San Agustín de Hipona: "Si nadie me pregunta lo sé; pero si trato de explicarlo no…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Naturalismo y evolución
    Naturalismo y evolución Hace unas semanas comentábamos en este espacio las ocasionales escaramuzas entre ciencia y filosofía.  Uno de los campos en donde estas discusiones han estado más activas en el de la evolución. Y quizá la pregunta más…
  • Marie Curie, gran dama de la ciencia
    Escrito por
    Marie Curie, gran dama de la ciencia Finalizaba el siglo XIX cuando aquella tímida joven, de vestidos desastrados y actitud tímida, obtenía su licenciatura en Físicas en la universidad parisina. Apenas hablaba con nadie. Siempre se sentaba en primera fila. Y tenía…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Cara y cruz de Manfred Gurlitt
    Escrito por
    Cara y cruz de Manfred Gurlitt Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Todo empezó con unas ramitas…
    Escrito por
    Todo empezó con unas ramitas… Dame Jane Goodall (Londres, 1934) es naturalista, activista y primatóloga. Ha dedicado su vida al estudio del comportamiento de los chimpancés en África y a promover estilos de vida sostenibles en todo el planeta. El…

bannernewsletter1