Ciencia y felicidad

En la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, de 1776, cuyo borrador original al parecer fue escrito por Thomas Jefferson, se menciona entre los derechos inalienables de todo ser humano “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”. Tal visión deriva del pensamiento de la Ilustración Europa, fuente del moderno pensamiento democrático.

Hoy, sin embargo, es frecuente que al pensar en los problemas de nuestras sociedades nos centremos en conceptos como salud, seguridad o pobreza. Casi nunca mencionamos la felicidad (que Jefferson sabiamente reconoció no como meta, sino como búsqueda; como camino).

A nivel personal, la vida moderna impone obligaciones. Como niños, tenemos mucho tiempo libre. Al crecer, primero como estudiantes, y luego en la vida adulta y de trabajo, los compromisos aumentan y el tiempo libre va disminuyendo. Trabajar para vivir independientemente se convierte en prioridad.

¿Por qué trabajar? Idealmente, porque es algo que se disfruta: para satisfacer una vocación y contribuir a la sociedad y al propio desarrollo personal. Pero también porque hay que pagar renta, alimentos, ropa, transporte, médico y tantas otras necesidades y obligaciones.

¿Y esa otra importantísima parte de nuestra vida, el tiempo libre? ¿Para qué sirve, para qué debería servir? Una respuesta sensata es “para disfrutar”. Para hacer lo que nos gusta. Para invertirlo en esa búsqueda de la felicidad que forma parte de los derechos esenciales de toda persona.

Casi nunca damos importancia al tiempo libre y cómo lo usamos. Pero bien pensado, el verdadero objetivo del trabajo y las obligaciones debería ser ganar el derecho a disfrutar del tiempo libre. Una sociedad en la que sus ciudadanos no tengan ese derecho no es una sociedad sana.

¿Y la ciencia? ¿Ha contribuido a la búsqueda de la felicidad humana, a nivel personal o social? Hay quien señala sólo sus efectos nocivos (contaminación, desarrollo de armas de fuego, químicas y nucleares, daño a ecosistemas…) Tienen razón: como herramienta poderosa que es, la ciencia puede causar mucho daño.

Pero innumerables desarrollos científicos han contribuido también, sin duda, a colaborar en la búsqueda de la felicidad humana. Desde antibióticos y tratamientos médicos que salvan miles de vidas y evitan incontable sufrimiento, hasta desarrollos en producción de alimentos, transportes, nuevos materiales y tecnologías de computación y comunicación que hoy nos permiten realizar actividades, conocer cosas y disfrutar experiencias que en siglos anteriores estaban reservadas a sólo unos poquísimos privilegiados.

Si la existencia consiste no sólo en trabajar y cumplir obligaciones, sino en disfrutar una vida satisfactoria, sin duda la ciencia es una de las aliadas más importantes que la humanidad ha tenido en su búsqueda de la felicidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Los censores de Goethe
    Escrito por
    Los censores de Goethe En 1771, el joven Goethe había terminado Götz van Berlinchingen, el de la mano de hierro. No halló editor para esta temprana novela dramática, que se publicó en 1773 sin nombre de autor ni pie de…
  • Homeopatía
    Homeopatía Una de las tareas de la ciencia es distinguir entre el conocimiento confiable del que no lo es. La medicina científica, por ejemplo, se preocupa no sólo por encontrar tratamientos para curar enfermedades,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El anillo del nibelungo
    Escrito por
    El anillo del nibelungo Kenning (en plural, kenningar), en el nórdico antiguo, significa símbolo, el hecho de nombrar. Jorge Luis Borges en su Historia de la eternidad dedica un capítulo a las kenningar, y las describe como "menciones enigmáticas"…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Bill Mollison, el padre de la permacultura
    Escrito por
    Bill Mollison, el padre de la permacultura Puede que tengamos que mirarnos al espejo, porque el tema del que voy a hablarles incluye un dilema ético. Veámoslo de este modo: pese a que la agricultura intensiva proporciona las ingentes cantidades de alimentos…