Cómo estar loco en un mundo de cuerdos: contra la estigmatización de los trastornos mentales

Cómo estar loco en un mundo de cuerdos: contra la estigmatización de los trastornos mentales Imagen superior: Lauren Rushing, CC

Tuve mi primer ataque de ansiedad antes incluso de saber qué era eso. Un día, con quince años, estaba leyendo un artículo sobre el grupo de música Smashing Pumpkins en un suplemento del diario. Y citaban una de las parrafadas existencialistas de Billy Corgan; no recuerdo exactamente qué. Algo sobre la muerte y la finitud de la existencia. Muy en la línea del grupo.  

De repente, mientras leía, la percepción de mi entorno cambió. Mi visión se desenfocó, me pareció que la habitación se hacía más pequeña e, incluso, que el suelo se inclinaba, y que mis pulmones se quedaban sin aire.

Aquello fue un antes y un después en mi vida. Algo parecido al momento en que un superhéroe de cómic, Spiderman por ejemplo, descubre sus poderes. Solo que mientras que Peter Parker descubría que podía lanzar telarañas y saltar de edificio en edificio, yo experimentaba cómo mi cerebro era capaz de asustarme, y convertir mi cuarto de estar en una sabana llena de leones de los que no podía escapar.

Porque eso es, en parte, la ansiedad: una mala gestión del miedo y de los mecanismos de alerta. La ansiedad te hace creer que te acecha un león. Y tu cuerpo responde como está evolutivamente programado a hacer. Se asusta para huir. Pero, ¿y si el león no desaparece? ¿Y si sientes que la amenaza está ahí, al acecho, pero no tienes adónde huir? Pues eso ha sido para mí la ansiedad.

Hay personas que aseguran no haber sentido ansiedad en su vida y que alucinan cuando les explicas qué es un ataque de ansiedad. Durante mucho tiempo me desesperaba por no conseguir que me entendieran. Pero un día, andando con unas amigas por la calle, se me ocurrió un símil. Dos de nosotras somos miopes, pero la tercera, tiene una vista inmejorable. Las dos rompetechos intentábamos hacerle entender a nuestra amiga qué no veíamos el nombre de las calles, ni siquiera llevando gafas. Y nuestra amiga, no nos creía. Pues con la ansiedad pasa lo mismo, imagino. Si nunca has padecido un ataque de ansiedad, debe de resultar muy difícil hacerte a la idea de cómo es.  

Sobra decir que a aquel primer ataque de ansiedad motivado por las palabras de Billy Corgan le siguieron muchos otros. Y diría que no ha habido ni un solo año de mi vida en que la ansiedad no se haya manifestado de una forma u otra. Lo que sí ha cambiado ha sido mi respuesta a ella, porque la ansiedad puede aprender a manejarse.

En mi caso, descubrí que poner por escrito los miedos los hacía más pequeños. Así que empecé a llevar diarios y blogs. También aprendí que tipo de ambientes debía evitar, y he convertido la bici elíptica en una gran aliada para mantener a raya mi trastorno de ansiedad. Además de eso, he visitado a los especialistas de la salud pertinentes. Sí, he visto a un psiquiatra y a un psicólogo cuando lo he necesitado. Y me han ayudado. Porque cuando tienes un problema de salud, lo que debes hacer es buscar ayuda. Eso no te hace ni menos fuerte, ni te convierte en un pusilánime histérico. No. Buscar ayuda médica con un problema médico es la solución sensata, prudente y responsable. Igual que vas a visitar al dermatólogo si tienes una peca sospechosa, si crees que algo no va bien en el terreno mental y emocional, lo adecuado es acudir a un especialista para que te ayude. 

Lo que no he podido hacer, en cambio, es hablar con normalidad de todo esto. No por vergüenza, desde luego, sino porque, como todo lo que tiene que ver con la salud mental, la ansiedad está estigmatizada, y se percibe como una debilidad, como una flaqueza, como un signo de histeria, incluso. Y cuando no ocurre esto, los trastornos mentales se menosprecian, se convierten en objeto de burla, incluso en una forma de descalificación. Hay una tercera respuesta, que es la más delirante, y que consiste en dudar del diagnóstico médico. ¡Cuántas veces habré oído que es mejor la homeopatía, el reiki o la acupuntura que ir a la consulta de un psicólogo o un psiquiatra!

Toda esta ignorancia lleva a usar términos como “depresivo”, “bipolar”, “anoréxica”,  “autista” o “psicótico” como insultos contra quienes son distintos por no responder al patrón de lo socialmente aceptable. Los manicomios han sido, históricamente, el lugar en el que acababan quienes ponían en peligro el orden establecido, como ocurrió con Camille Claudel, por ejemplo.

Al usar este tipo de términos, la herida que infligimos es doble: por un lado se sigue transmitiendo el mensaje de que tener una enfermedad o trastorno mental es algo vergonzoso y deleznable, lo que acarrea consecuencias terribles para quienes la sufren, pues puede impedirles recibir la ayuda que necesitan; y por otro, se penaliza todo aquel pensamiento y comportamiento que diverja de la norma establecida por el poder. Imponemos un pensamiento único, por tanto, que aplasta cualquier reivindicación de la individualidad.

¿Qué podemos hacer? Pues empezar por dejar de usar los términos arriba citados como formas de descalificación sería un buen principio. Podríamos seguir por cultivar la empatía y probar a ver la vida con las gafas de otro. Está en nuestra mano cambiar la percepción que se tiene de las enfermedades mentales. Y a todos nos conviene hacerlo, aunque sea por una cuestión egoísta. Pues las estadísticas indican que nosotros o alguien de nuestros entorno más cercano sufrirá algún trastorno mental (ansiedad, depresión…) en algún punto de su vida. Y entonces, nosotros o nuestro ser querido necesitará toda la ayuda posible para superar el trastorno mental.

En definitiva, lector, es muy probable que te veas en el papel de loco en algún momento de tu vida. Y para recibir entonces un trato justo, hay que empezar cuanto antes a cambiar nuestra percepción sobre la salud mental. La buena noticia es que está en nuestra mano hacerlo. Basta con sustituir la ignorancia por información veraz, y el juicio moral por compasión y respeto.

Y eso es lo mínimo que debemos exigir. 

Copyright del artículo © Julia Alquézar Solsona. Reservados todos los derechos.

Julia Alquézar

Desde siempre he leído y he escrito. De niña era mi entretenimiento, de joven, mi refugio, y de adulta intento que sea mi sustento. Elegí la carrera de filología clásica porque desde el momento en que conocí las letras clásicas, y el griego clásico en particular, me sentí fascinada y no podía resignarme a estudiar ninguna otra cosa, por mucho más sensato que pareciera. Así, me licencié en Filología clásica por la U.B. y, a continuación, decidí cursar estudios de tercer ciclo, especializándome en estética del mundo clásico y teoría de la novela antigua, lo que me permitió obtener el Diploma de Estudios Avanzados.

Casi como consecuencia inevitable después de tantos años aprendiendo a traducir a los clásicos, empecé a trabajar en el sector editorial, primero como lectora y correctora, y después como traductora editorial de inglés, francés y catalán a español. Desde 2005, y tras cursar un postgrado de traducción literaria, he tenido la oportunidad de trabajar con grandes grupos editoriales y con editoriales independientes, como Rocaeditorial, Tempus, Penguin Random House, Edhasa, Omega-Medici, Ariel, Crítica, Destino, Noguer, Casals, Cambridge University Press, Bang, Siruela, RBA, Molino, Luciérnaga, Salsa Books, Gredos, Pearson, Blume, Proteus, Suma de Letras, Círculo de Lectores, Esfera de los Libros, Capitán Swing, Fórcola, Sajalín y S·D Ediciones.

Asimismo, compagino la traducción editorial con la enseñanza del griego, el latín y la cultura clásica en general en prácticamente todos los niveles de la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, donde intento transmitir a mis alumnos mi pasión por la lengua y la literatura, así como los valores que caracterizan el espíritu humanista.

 

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • La banda sonora
    Escrito por
    La banda sonora En el cine mudo, una vez acabado el llamado “período primitivo”, el sonido, un sonido no incorporado a la película, pero sí añadido en las salas con orquestas, piano o discos de Vitaphone, cumplió funciones…
  • Cine de barrio
    Escrito por
    Cine de barrio Terminada la cena, papá decía: «Vamos al cine». Las mujeres de la casa retocaban sus peinados y todos enfilábamos hacia la calle. En mi recuerdo, siempre es una noche de primavera y caminamos bajo árboles…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ivan Ilich se muere
    Escrito por
    Ivan Ilich se muere Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Vida y milagros de Quentin Tarantino
    Escrito por
    Vida y milagros de Quentin Tarantino Para hablar de los 90 es obligatorio citar ejemplos como La Macarena, Sharon Stone, las televisiones privadas, Monica Lewinski, Ray Loriga, el grunge o el bakalao. Simplezas como éstas son las obligadas referencias culturales de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El verismo agresivo de Giordano
    Escrito por
    El verismo agresivo de Giordano Como no hay tenor que deje pasar por alto (si sus medios se lo permiten y, a veces, sin esta posibilidad) el cantar Andrea Chénier, ni ninguna soprano-actriz, auténtica o pretendida, pierde por su parte…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El gigante de los ríos de Marruecos
    Escrito por
    El gigante de los ríos de Marruecos En la tercera entrega de la saga de películas de Parque Jurásico, el tiranosaurio es desbancado de su sitio de honor como el dinosaurio más temible por un extraño contendiente, un enorme animal con unas impresionantes…

etimologia