Tecnociencia

Tecnociencia Imagen superior © Kazuhiko Nakamura

¿Qué fue antes, el huevo científico o la gallina tecnológica?

A mucha gente le llama la atención que siempre que se habla de ciencia —sobre todo en los medios gubernamentales—, se la menciona ligada a la tecnología. Como si fueran un par de gemelos siameses, inseparables.

Y sin embargo, ciencia y tecnología son dos cosas bastante distintas: la ciencia es una actividad creativa que busca entender la naturaleza, explica Ruy Pérez Tamayo, científico y académico mexicano. Y aclara que la tecnología, en cambio, es una actividad productiva que busca generar bienes de consumo o servicio. “Ciencia es lo que hay que hacer para saber; tecnología, lo que hay que saber para hacer”, resume.

Actualmente es común pensar que la tecnología se deriva de la ciencia, pues para su desarrollo depende del conocimiento generado por aquella, que aplica de manera práctica para modificar el mundo que nos rodea y nuestra relación con él. Pero históricamente existen muchos ejemplos en que un desarrollo tecnológico apareció antes que su comprensión científica. La cocina, la arquitectura, la fermentación, la agricultura y muchas otras tecnologías aparecieron milenios antes de los comienzos de la ciencia. E incluso en tiempos más recientes, desarrollos como la máquina de vapor de James Watt comenzaron a usarse sin tener una verdadera comprensión teórica de su funcionamiento (que sólo llegaría cuando Sadi Carnot fundó la termodinámica, con lo que el invento de Watt se pudo perfeccionar y volverse comercial).

Pero en realidad, así como cada vez que hay un desarrollo tecnológico suele haber, antes o después, un avance científico que lo haga posible (o lo explique), todo logro científico, sobre todo en los últimos siglos, puede darse sólo cuando existe la tecnología que permita. La microbiología no existiría sin el microscopio; la física nuclear, sin los aceleradores de partículas. Para hacer ciencia se necesitan, forzosamente, telescopios, incubadoras, termómetros, computadoras, refrigeradores, satélites, cámaras fotográficas… tecnología. Sin todo ello, la ciencia se vuelve imposible. En ese sentido tan real, la ciencia depende de la tecnología tanto como ésta de la ciencia. La ciencia es una con la tecnología.

Es por ello que hoy se ha acuñado el término tecnociencia, que describe no sólo la profunda simbiosis entre ciencia y tecnología, sino también la compleja red de relaciones entre éstas y el resto de la sociedad. Hoy el concepto incluye también al sistema industrial y empresarial que hace posible a la tecnociencia, y sus relaciones económicas, políticas y sociales con el resto de la actividad humana.

La ciencia y la tecnología no sólo son inseparables entre sí; también lo son del resto de la sociedad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Falsarios anónimos
    Escrito por
    Falsarios anónimos Cuenta Phillip Ball en Curiosidad cómo Adelardo de Bath se quejaba no ya de la falta de originalidad de sus contemporáneos, sino de su carencia de deseo de serlo, hasta el punto de que si se les ocurría…
  • Agenda primaveral
    Escrito por
    Agenda primaveral Hace medio siglo ocurrió el Mayo del 68. Umberto Eco lo definió como un enorme happening callejero. Hay, por el contrario, quien señala su importancia histórica, su carácter de punto de inflexión entre un antes…
  • Acariciar al fantasma
    Acariciar al fantasma El escritor de ciencia ficción Larry Niven creó un personaje llamado Gil Hamilton, un detective del siglo 21 que, tras perder un brazo, descubre que posee un “brazo fantasma” con el que puede…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Clásicos de Halloween
    Escrito por
    Clásicos de Halloween Sin lanzarnos a debates acerca de la celebración en España de la fiesta de Halloween (¿hay algo más español que apuntarnos a cualquier fiesta?), lo cierto es que no nos podemos librar de su influencia,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El cerdo de Sulawesi
    Escrito por
    El cerdo de Sulawesi De acuerdo con el libro del Levítico, Dios dio instrucciones precisas, por medio de Moisés y Aarón, acerca del tipo de animales que podían ser consumidos por los hijos de Israel: "Todo animal de casco…