La Hispanic Society of America y la Taxonomía

La Hispanic Society of America y la Taxonomía Imagen superior: Hispanic Society of America, Audubon Terrace, Nueva York (Autor: Asaavedra32, CC).

En el extremo norte de Broadway, donde la punta de la isla de Manhattan comienza a estrecharse entre los ríos Hudson y Harlem, está enterrado el gran naturalista estadounidense John James Audubon.

El área, conocida como Audubon Terrace, es donde Archer Milton Huntington fundó la Hispanic Society of America como un lugar para recoger, preservar y estudiar elementos de la cultura hispana. Establecida en 1904, poco después de la Guerra Hispano-Americana por Cuba y Filipinas, la Sociedad tuvo que superar las opiniones negativas sobre España en América en ese momento.

Una pequeña representación del legado de Huntington está actualmente en exhibición en el Prado. Y copias de la escultura El Cid Campeador, creada y dotada a España por su esposa Anna Hyatt Huntington, están en pública exhibición en Sevilla y Valencia. La generosidad de los Huntington también incluyó la donación de su Adirondack Great Camp y alrededor de 6.000 hectáreas en la región salvaje de los Adirondack del norte de Nueva York, incluyendo su impresionante Huntington Lodge, a lo que ahora es el Colegio de Ciencias Ambientales y Silvicultura del Estado de Nueva York (SUNY-ESF). Recientemente hemos participado allí en un taller titulado "Transforming Taxonomy".

LongPond

Imagen superior: Long Pond, Saint Regis Canoe Area (Autor: MwannerCC)

El conocido biólogo Edward O. Wilson nos recuerda en su libro Half-Earth: Our Planet's Fight for Life, que confrontar la crisis de la biodiversidad sin un inventario de las especies de la tierra es como practicar la medicina sin el conocimiento de todos los órganos del cuerpo humano. Hasta la fecha, hemos nombrado sólo dos millones de un estimado de diez millones de especies. Para comprender la urgencia de este inventario, es importante señalar que por lo menos 20.000 especies se están extinguiendo anualmente.

Para algunos, la Taxonomía parece estar pasada de moda, pero eso está lejos de ser el caso. Los avances teóricos desde la década de 1960 han revolucionado el campo de tal manera que sus clasificaciones ahora reflejan la historia evolutiva y sus descripciones de especies son hipótesis rigurosamente comprobables. Es de interés general que la Taxonomía sintetice todos los datos pertinentes, ya sean anatómicos, moleculares, fósiles o de desarrollo. Pero la morfología comparada y las descripciones de especies no han mantenido el ritmo y los métodos taxonómicos necesitan ser modernizados y revitalizados.

Representantes del ESF, del Museo Americano de Historia Natural, del Jardín Botánico de Nueva York, de la Smithsonian Institution, del Museo de Historia Natural (Londres) y del Museo Nacional Ciencias Naturales (Madrid) entre otros, se reunieron en el Huntington Lodge para identificar los mayores obstáculos que surgen a la hora de acelerar la práctica de la Taxonomía y las formas de superarlos.

Los resultados de nuestras deliberaciones serán enviados a la Fundación E. O. Wilson para la Biodiversidad, que financió el taller. Un inventario de especies es necesario, por supuesto, para establecer objetivos de conservación medibles, detectar especies invasoras y comprender mejor los ecosistemas. Pero tiene otra importancia igualmente convincente. Si la mitad del planeta está reservada a la Biodiversidad, entonces debemos aprender a satisfacer plenamente las necesidades humanas en la "otra" mitad. Nuestra mejor esperanza para hacerlo está en la Taxonomía y la Biomimética que, juntas, pueden permitir a ingenieros, inventores y empresarios encontrar diseños, materiales y procesos inspirados en la naturaleza con los que crear un futuro sostenible.

El legado del fundador de la Hispanic Society of America trasciende así la conservación de los elementos culturales para abarcar también el desafío de proteger las especies y el conocimiento de la Biodiversidad. La comprensión de nosotros mismos y de la naturaleza nos prepara mejor para los grandes desafíos que tenemos por delante. Y tal comprensión viene de conservar y de estudiar la evidencia de nuestro pasado, cultural y biológico.

Versión en inglés

In the following link, our English-speaking readers can find the original version of this article.

Copyright © Quentin D. Wheeler, Paul B. Hai, Antonio G Valdecasas. Reservados todos los derechos.

Quentin D. Wheeler, Paul B. Hai y Antonio G Valdecasas

Quentin D. Wheeler es presidente de ESF

Paul B. Hai es director asociado del Newcomb Campus de la ESF

Antonio G Valdecasas es investigador en el MNCN (Madrid)

Fotografía del avatar: Phelsuma madagascariensis madagascariensis (Bernard Spragg, CC)

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC