La incredulidad darwiniana

Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de supervivencia biológica que forma la semilla de las creencias religiosas.

Los humanos tendemos a pensar que las cosas ocurren por algo; que cuando algo sucede, hay algún tipo de proyecto o inteligencia detrás de ello. Por eso, para explicar las sorprendentes adaptaciones de los seres vivos a su medio, la respuesta más natural, más intuitivamente correcta, es que un creador los diseñó de manera deliberada, con ciertos fines en mente.

En 1802 el filósofo inglés Willam Paley publicó el libro Teología natural, donde utilizaba el "argumento del diseño" o "analogía del relojero": si para que exista un reloj tiene que haber un relojero, con mayor razón el asombroso diseño de los seres vivos muestra que deben ser producto de la actividad de un creador con poderes divinos.

Pero en 1859 Charles Darwin postuló un principio que permitía explicar ese mismo diseño sin recurrir a lo sobrenatural: la evolución gradual por medio de la selección natural. La idea es tan antiintuitiva —al menos al principio— que aún hoy, 152 años después, sigue habiendo quien se resiste a aceptarla (e incluso a entenderla), y se siguen ofreciendo argumentos para defender el origen divino de la complejidad biológica.

Una versión moderna y frecuentemente usada del argumento de Paley es el ejemplo del remolino que pasa por un terreno donde hay piezas regadas al azar y arma un aeroplano: algo patentemente absurdo. Otros intentos son citar la perfección de algún órgano —por ejemplo el ojo humano— para argüir que no podría haber evolucionado de manera gradual, puesto que un órgano a medias no confiere ventaja evolutiva (hoy se conocen las etapas de la evolución del ojo, y cada una de ellas proporcionaba alguna ventaja a su poseedor).

La versión más moderna del argumento del diseño es el llamado "diseño inteligente", que acepta que los órganos de los seres vivos pudieron evolucionar, pero insiste en que ciertas estructuras subcelulares de gran complejidad, como el alargado flagelo que permite que las bacterias naden, pues gira como una hélice, no pudo evolucionar: tuvo que ser producto de un creador. Hay amplia evidencia de que no es así. Pero para quienes prefieren las explicaciones sobrenaturales a las científicas, no hay argumento convincente.

Una de las características de la ciencia es que descubre que las cosas no son como creemos. Por eso, dejarse guiar por la intuición para entender la naturaleza muchas veces es engañoso.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

  • La triste historia de la vaquita marina
    La triste historia de la vaquita marina Sin duda usted ha oído hablar de la vaquita marina. Es uno de los mamíferos marinos más carismáticos, al menos para los mexicanos, pues es endémico de nuestro país (es decir, no se halla en ningún otro sitio en…
  • Encuentro con un extraño
    Encuentro con un extraño De quien mora en la inmensidad... El viento, la marea y un azul ingrávido marcan el compás y nos guían en nuestra aventura diaria. En todo caso, no siempre es necesario ir muy lejos ni…
  • Las cacerías del Magericyon anceps
    Escrito por
    Las cacerías del Magericyon anceps Tras estudiar la morfología del cráneo y las vértebras cervicales de Magericyon anceps, un mamífero carnívoro que vivió en el Mioceno superior (hace unos 9 millones de años), paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC