Masanobu Fukuoka: cuando el huerto se convierte en un ecosistema

Masanobu Fukuoka: cuando el huerto se convierte en un ecosistema Imagen superior: Masanobu Fukuoka (Organic & Green, CC)

Supongamos por un momento que las formas geométricas desaparecieran de nuestros huertos. Imaginemos que ese espíritu cartesiano, arquitectónico, no fuese la norma en su diseño. ¿Qué sucedería si, en lugar de surcos perfectos encontrásemos una floresta similar a la que prosperaría en la naturaleza?

La idea de una explotación agropecuaria con esas condiciones ha sido explorada por botánicos e ingenieros agroforestales como Robert Hart, Martin Crawford o Ken Fern. Sin embargo, uno de los principales pioneros en este original acercamiento a los cultivos es un japonés de marcada personalidad, que ha inspirado a toda una generación de agricultores, Masanobu Fukuoka (1913-2008)

Fukuoka nació en Iyo, Ehime, en el seno de una próspera familia. Su padre, además de alcalde, era propietario de una explotación, así que parecía inevitable que Masanobu acabase estudiando la disciplina familiar en el Instituto Agrario de la Prefectura de Gifu. Allí se adiestró en áreas como la edafología, la fitopatología o la microbiología, que luego le permitieron profesionalizarse como inspector en las aduanas de Yokohama.

Corría el año 1937, y todo parecía indicar que el futuro de Fukuoka iba a consistir, hasta su retiro, en analizar verduras en ese centro aduanero. Una grave neumonía vino entonces a demostrarle que la vida es imprevisible. Durante su larga convalecencia, reflexionó sobre los métodos de cultivo que había conocido desde su infancia. A través de sus conocimientos científicos, con una inquietud filosófica muy profunda, comprendió que las cosas debían cambiar, y regresó a Shikoku, donde estaba la granja familiar.

Allí emprendió una febril investigación, con la idea de consolidar un método de cultivo lo más respetuoso posible con la naturaleza. Paso a paso, comprendió que una menor intervención del agricultor en los procesos naturales conducía a mejores resultados.

En 1940, contrajo matrimonio con su mujer, Ayako. Juntos tuvieron cinco hijos. Tras la guerra, abandonó su puesto en la Estación de Investigación de la Prefectura de Kochi, donde, por cierto, llegó a ser investigador jefe de Control de Insectos y Enfermedades, a cargo de un proyecto para mejorar la producción agroalimentaria durante la contienda.

La prosperidad familiar se vio amenazada por las leyes de la posguerra. La autoridad estadounidense quería acabar con el caciquismo latifundista y forzó una redistribución de las tierras de cultivo. Eso dejó a Fukuoka con una pequeña parte de lo que había sido la heredad familiar.

Imagen superior: Granja de Fukuoka en Iyo, Ehime (Iyo-farm, CC)

En 1947 publicó su primer libro, en el que reflejaba los beneficios de su filosofía agraria, basada en una mínima intervención humana. De ahí en adelante, distintas publicaciones llevaron su firma, aunque quizá la más conocida sea La revolución en una brizna de paja (1978).

Los estudios de Fukuoka fueron tenidos en cuenta en áreas muy diversas: desde la permacultura hasta la lucha contra la desertificación impulsada desde las Naciones Unidas.

En términos filosóficos, Fukuoka llamó a su práctica agraria shizen nōhō (cultivo natural). Sin embargo, sus seguidores y el mundo académico en general prefieren hablar del "método Fukuoka". Éste se basa en cinco principios:

1) El arado está contraindicado, en especial si se utiliza maquinaria para ello, porque modifica negativamente las características del suelo.

2) Los fertilizantes y los abonos son innecesarios, al igual que lo son en la propia naturaleza. La biodiversidad logra ese mismo efecto sin una intervención química. En todo caso, la paja, el abono verde o la gallinaza pueden sustituir al compost o a los abonos comerciales.

3) El control de las malas hierbas y el uso de herbicidas son innecesarios, y llegado el caso, solo ha de hacerse con animales que causen una mínima molestia al cultivo. Por otra parte, la cantidad de malas hierbas decrece cuando se abandona el laboreo.

4) El empleo de pesticidas químicos también es innecesario. La presencia de una variedad de insectos y de otras especies animales pueden lograr ese efecto sin necesidad de tales productos. Las plantas siempre crecerán vigorosas en un entorno equilibrado.

5) La poda de los árboles frutales es asimismo innecesaria. Hay que dejar que crezcan como lo harían en estado salvaje, respetando los ciclos naturales del ecosistema.

Imagen superior: Masanobu Fukuoka en Navdanya, octubre de 2002 (Naturalfarming.org, CC)

Para la siembra, Fukuoka recomienda el uso de bolas de arcilla (nendo dango), con una mezcla de semillas, barro y abono natural. La paja y otras substancias naturales contribuyen a tener bajo control las hierbas y asimismo a esos pájaros que, lógicamente, quieren picotear las semillas.

Quienes critican la perspectiva de Fukuoka destacan que su sistema es muy sofisticado, y requiere un grado de conocimientos científicos del que, en el terreno práctico, muchos agricultores carecen. También indican que la transición desde los métodos habituales al método Fukuoka acarrea un descenso en la productividad.

Sería fácil contraargumentar que el agricultor moderno debe conocer los principios de una explotación sostenible a largo plazo, y en este sentido, no debería olvidar que este método influye decisivamente en la calidad organoléptica de frutas y hortalizas.

No solo eso: también garantiza su salubridad, contribuye a conservar los suelos, exige una menor dedicación, nos libra del efecto contaminante de fertilizantes y plaguicidas, preserva la diversidad genética y es incomparablemente más respetuoso con el ambiente.

Para poner el debate en una mejor perspectiva, recordemos que el sistema actual, contra el que Fukuoka se rebeló, está excesivamente condicionado por la mecanización, por el transporte a grandes distancias y por el control genético de las multinacionales. Hablamos de un sistema basado en los monocultivos, y asimismo marcado por una sobreexplotación que conduce a que se tiren los excedentes hortícolas, a que desaparezcan las variedades locales y a que el suelo se deteriore cada vez más.

En todo caso, no hemos de olvidar que aquí también hablamos de una filosofía. Frente a la aproximación de Bill Mollison a la permacultura, basada en la ciencia y en la reflexión, Fukuoka recomienda un trabajo más intuitivo, sin estrategias, con la menor participación humana posible. Es el ecosistema, en su diversidad, el que toma las riendas.

"En mi juventud, ya estaba persuadido ‒escribe en La revolución en una brizna de paja‒ de que las plantas crecen por su cuenta y no requieren de un trabajo de cultivo. Sin embargo, durante una primera etapa, creí que debía dejar que la naturaleza siguiera su curso. Pero si uno sigue ese criterio de forma repentina, las cosas empiezan a complicarse muy pronto. Eso equivale al abandono, y no tiene que ver con la agricultura natural. (...) Fui encaminándome hacia la ruta del no hacer en las tareas agrícolas (...) Al final, comprobé que no era preciso arar, ni emplear abono, ni hacer compost, ni recurrir a pesticidas. A medida que iba profundizando, comprobé que son pocas las prácticas agrarias realmente necesarias. En realidad, técnicas mejoradas por el ser humano parecen necesarias, pero ello se debe a que el equilibrio natural ha sido alterado de una forma tan grave por esas mismas técnicas que la tierra se ha hecho dependiente de ellas".

"Cuando las ramas de un árbol crecen naturalmente ‒añade‒, se extienden alrededor del tronco y las hojas reciben de forma uniforme la luz solar. Cuando rompemos esa tendencia, las ramas pierden esa pauta, se superponen y se enredan, con lo cual se marchitan las hojas allí donde no alcanza la luz solar. Esto provoca la llegada de los insectos, y convierte la poda en imprescindible al año siguiente, si no queremos que se sequen más ramas. (...) Al entrometerse, los humanos se equivocan. El daño que han causado ya no tiene remedio, pero van acumulándose las complicaciones, y siguen trabajando sin descanso para corregirlas."

En fin, ya ven que se trata de unos consejos con una lógica muy sólida. Como bien dice Mollison, la filosofía del método Fukuoka se resume en un solo principio: trabajemos con la tierra, y no contra ella.

Copyright © Mario Vega, Asociación conCiencia Cultural. Reservados todos los derechos.

Mario Vega

Tras licenciarse en Bellas Artes (Grabado) por la Universidad Complutense de Madrid, Mario Vega emprendió una búsqueda expresiva que le ha consolidado como un activo creador multidisciplinar. Esa variedad de inquietudes se plasma en esculturas, fotografías, grabados, documentales, videoarte e instalaciones multimedia.

Las referencias a la naturaleza y al paso del tiempo son constantes en su trabajo artístico. Esta obra gráfica y plástica tiene su génesis en una serie de intervenciones efímeras –las sensacciones–, plasmadas en instantes de conexión afectiva con el entorno.

Como educador, cuenta con una experiencia de más de veinte años en diferentes proyectos institucionales, empresariales, de asociacionismo y voluntariado. Esa trayectoria, centrada en el ámbito de la educación ambiental y el estudio y la conservación de la biodiversidad, coincide con su labor en conCiencia Cultural, la entidad de la que es cofundador. Asimismo, codirige EcoCult, suplemento de la revista Thesauro Cultural (The Cult) dedicado a las ciencias naturales y a la protección de la naturaleza.

logoecocultmario

  • Los primeros americanos
    Los primeros americanos El viaje de Colón había sido planeado para llegar a China o a Japón. Su error de cálculo, muy común en la época, que suponía un diámetro terrestre menor al que realmente tiene, lo había…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…
  • Dinosaurios con plumas
    Dinosaurios con plumas Los fósiles recientemente descubiertos en China proporcionan una evidencia directa de que las plumas no son específicas de las aves y que estaban presentes en sus ancestros dinosaurianos. En el año de 1860, en la…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • La falacia del progreso
    La falacia del progreso Escribe John Gray en su libro Perros de paja que el pensamiento secular contemporáneo es un pastiche de ortodoxia científica y esperanzas piadosas que se esfuerzan en justificar la noción de progreso, una superstición según la cual…
  • Las náyades y sus secretos
    Escrito por
    Las náyades y sus secretos ¿Qué hemos captado en esta fotografía? Bajo el agua, agarrada a una roca para no verse arrastrada por la corriente, esta criatura no es fácil de identificar, a no ser que uno sea aficionado a…
  • Gansos en el paraíso
    Escrito por
    Gansos en el paraíso John Montagnu, cuarto conde de Sandwich, es recordado por haber donado el nombre de su título nobiliario al práctico, aunque poco sofisticado alimento. Cuenta la historia que una noche de 1762 el conde de Sandwich…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Bill Mollison, el padre de la permacultura
    Escrito por
    Bill Mollison, el padre de la permacultura Puede que tengamos que mirarnos al espejo, porque el tema del que voy a hablarles incluye un dilema ético. Veámoslo de este modo: pese a que la agricultura intensiva proporciona las ingentes cantidades de alimentos…
  • Los leones de Tsavo
    Escrito por
    Los leones de Tsavo "No te enfrentes a los leones si no eres tú mismo uno de ellos". Proverbio africano Hay lugares que a pesar de su desolación y lejanía resultan fascinantes. Uno de ellos, la región de Tsavo…