Educación emocional: la asignatura pendiente

Educación emocional: la asignatura pendiente Imagen superior: NEC Corporation of America, CC.

Los avances en el estudio del aprendizaje han posibilitado que reparemos en la inteligencia emocional como una de las capacidades del hombre que ha de ser desarrollada para que funcione adecuadamente. La educación emocional es, por lo tanto, un elemento de innovación educativa por el cual la escuela pretende adaptarse a las necesidades de la sociedad. No es una materia del currículum académico, sino una habilidad transversal que, de no atenderse, genera distorsiones personales, sociales y profesionales en los individuos.

Digamos las cosas claras: este es un aspecto no atendido en nuestros planes de estudio. La actuación educativa del profesorado se dirige fundamentalmente a las habilidades, destrezas y contenidos que forman los saberes dentro de cada una de las materias y áreas curriculares. Todo lo que está fuera de eso se denominan “transversales” pero ni en ellas ha tenido cabida la educación emocional por la sencilla razón de que no se ha considerado necesario.

Sin embargo, los expertos en neurociencia han avisado de la implicación de las emociones en el aprendizaje y otras voces autorizadas han diseñado un panorama en el que hay variables que deben ser tenidas en cuenta a la hora de considerar al niño en su periodo de formación: las teorías de la emoción, las habilidades sociales, las inteligencias múltiples.

Sabemos que en el proceso de aprendizaje intervienen muchos más elementos de los que hasta ahora manejamos, que son fundamentalmente de base cognitiva. Por ello, la investigación se dirige a conocer qué aspectos emocionales influyen en ese proceso y cómo conducirlo de forma adecuada. El objetivo de la educación emocional es desarrollar en el individuo las llamadas competencias emocionales: conciencia emocional, regulación de sus emociones, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades para la vida y el bienestar. Dado que los logros que pueden obtenerse influyen claramente en el desempeño general de los estudiantes, es claro que no pueden tratarse de manera discontinua, sin planificar o sin el uso de materiales y expertos con formación suficiente.

Sin embargo, el hecho de que hasta estos últimos años no se haya reparado en la importancia que tienen las emociones en nuestra actividad escolar, personal y profesional, no quiere decir que antes de eso no se observaran con claridad las disfunciones que provoca una mala gestión de esas emociones.

Hablamos de niños que no manejan la asertividad, que tienen escasas habilidades sociales, que no saben controlarse, que mantienen conductas regresivas o inadecuada para sus edades, que no poseen capacidades que les ayuden a insertarse con fluidez en los diferentes contextos, que no han desarrollado la empatía hacia los otros, que tienen una autoestima baja y aún más bajo autoconcepto, que desconocen sus propias capacidades y talentos….

Es decir, aunque no se ha incluido la educación emocional en el trabajo escolar, sí se han denotado sus efectos negativos fácilmente observables en niños y jóvenes que tienen dificultades de integración, que presentan aislamiento, descontrol emocional, bloqueos, ansiedad, angustia, malas relaciones sociales, y otra seria de carencias en su contexto afectivo.

Esta situación que se ha esbozado de forma simplificada está en relación con la necesidad de que el concepto de escuela cambie para adaptarse a la sociedad del siglo XXI. La escuela del pasado no sirve para constituirse en la vanguardia de esa sociedad. Y una escuela que no está en la vanguardia no cumple su papel de compensar las desigualdades, potenciar los talentos y buscar la excelencia. La excelencia es lo contrario del elitismo. Este persigue los objetivos máximos de unos pocos y la excelencia significa la mejora de todos, cada uno dentro de sus posibilidades y respetando sus características.

El gran reto de la educación emocional es convertirla en el eje del trabajo educativo. Para ello es preciso asentar formas de actuación basadas en el intercambio de saberes entre el profesorado y la multidisciplinariedad. Solamente en equipo es posible que la escuela asuma este reto y sea capaz de afrontarlo con solvencia. La formación del profesor, que debe ser continua y adaptada a las nuevas exigencias sociales, es otro elemento fundamental de este engranaje. Y, por supuesto, unas leyes educativas que, en lo que respecta al curriculum, cambien radicalmente el concepto de “saber” contextualizándolo en los momentos que vivimos. La primacía del saber hacer, del saber entender, del entenderse y del entender el mundo que nos rodea, tendría que constituirse en la columna vertebral de los contenidos.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Mímesis y símbolos
    Escrito por
    Mímesis y símbolos Joaquín Lomba Fuentes, en La filosofía judía en Zaragoza, llama la atención acerca de una importante diferencia entre el “horizonte cultural” judaico y el griego: “Frente a un mundo mimético griego que remite a un universo de…
  • Goya y el espíritu de la Ilustración
    Escrito por
    Goya y el espíritu de la Ilustración Carlos III, el “mejor alcalde de Madrid”, es tal vez el único antepasado que el actual monarca puede rememorar con honor y en relación con el tipo de actuaciones que viene desarrollando desde su investidura.…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Descifrando a Aaron Horkey
    Escrito por
    Descifrando a Aaron Horkey Disfrutar del arte del diseñador Aaron Horkey es como dejarse arrastrar por la nostalgia. Horkey apura la modernidad, desde luego, pero sin renunciar por ello a una tradición que se remonta a los grabados del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Del cancionero de Alexander Zemlinsky
    Escrito por
    Del cancionero de Alexander Zemlinsky En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC