El papel de las familias

La discusión sobre el papel de los padres en la educación de los niños es recurrente y aparece de vez en cuando en el debate educativo. El tema es muy complicado y tiene muchas vertientes, por lo que solamente podremos dar aquí unas pinceladas que puedan ayudar, ojalá, a la reflexión, algo que, por otra parte, nos gustaría conseguir con esta serie de artículos sobre educación.

En las sociedades modernas occidentales se da una curiosa mezcla en lo que se refiere al tema que comentamos. Por un lado, síntomas claros de superprotección, una actitud que impide el crecimiento ordenado y equilibrado de los niños y que los pone en franca desventaja a la hora de asumir responsabilidades. Por otro lado, una carencia en los alumnos de hábitos que, se suponen, deberían enseñarse en el entorno próximo y desde muy temprana edad. Además, existe lo que se puede calificar como “el nuevo abandono”, esto es, progenitores que tienen una actividad profesional muy intensa y niños que están mucho tiempo solos o bajo la influencia de terceros.

Conviviendo con estas situaciones están también los episodios de bloqueos emocionales, ansiedad y estrés en niños y jóvenes. A ellos suele contribuir el que tengan un horario diario de actividades absolutamente sobrecargado, en el que está la jornada escolar, cinco o seis horas al menos, más la jornada extraescolar, con otras ocupaciones de contenido diverso, música, idiomas, deportes, informática, etc.

Todos estos elementos serían suficientes para añadir complejidad al problema, pero hay más aspectos a tener en cuenta, por ejemplo, la propia sociedad tecnológica y sobrecomunicada en la que vivimos, lo que significa que los medios de comunicación de masas e Internet, con todo lo que llevan consigo, tienen también una función “educadora” que no parece estar suficientemente controlada.

Para añadir piezas al puzzle podíamos indicar que se ha producido un aumento de las expectativas de los padres con respecto al desenvolvimiento escolar y a los estudios futuros de los hijos, lo que genera no pocas tensiones, frustraciones y desencuentros.

Nada de esto se entendería bien si no reparamos en los cambios que ha sufrido el concepto de familia. De la familia extensa en la que todos hacían de educadores de los niños, se ha pasado a la familia nuclear. Y de la familia tradicional a la nueva familia en la que hay padres separados o divorciados, nuevas parejas que se suman a la pareja inicial, hermanos de distintos padres, matrimonios entre personas del mismo sexo, así como lo referente al fenómeno de la adopción, que tiene un impacto relevante a la hora de ofrecer respuestas educativas a un colectivo de niños muy amplio y con factores de riesgo que hay que considerar.

Posiblemente ninguno de los aspectos o elementos citados puede dar por sí solo la medida de la problemática que existe en torno al papel de la familia en la educación, pero todos tienen que darnos claves para interpretar la situación. El ordenamiento jurídico, desde la LODE, en 1985, asigna a las familias un papel de participación en los centros educativos que con anterioridad no existía. Ese papel, dentro de las Asociaciones de Padres, primero APAS y luego AMPAS, o en los Consejos Escolares y, más recientemente, con la figura del Delegado o Delegada de Padres y Madres, obliga a los centros a tejer un organigrama y una estructura en la que la comunicación, la información, la rendición de cuentas a las familias y la participación de estas, son ejes a tener en cuenta. Es decir, el contacto de los padres con los centros y con los profesores no se realiza solamente a título particular, en el contexto de la tutoría o del profesorado de materia, sino que también tiene un carácter formal e institucional, formando parte del núcleo de decisiones en el seno del centro educativo.

Los estudios internacionales y los realizados en nuestro país, concluyen la relación evidente entre el éxito escolar y el nivel de estudios de los progenitores. Esto pone sobre la mesa el papel de la estimulación, el apoyo, la supervisión, que pueden realizar los padres con respecto a los hijos, así como la importancia que determinadas capas sociales dan a los estudios. No obstante, esto no puede significar en modo alguno un determinismo educativo, ya que estaríamos en contra precisamente del papel de la educación como ascensor social y como impulsor de la movilidad entre clases.

Por otro lado, nos encontramos a la vez con una gran preocupación de los padres por los estudios de sus hijos y una menor valoración del papel del profesor en la sociedad. Esta incongruencia resulta difícil de entender. Pero los dos elementos juntos dan en subrayar determinadas tensiones que pueden surgir en la convivencia de padres y profesores, teniendo a los alumnos como espectadores y como sujetos pasivos de las mismas.

Analizando los factores que tienen incidencia, mayor o menor, en el aprendizaje de los niños, así como en el éxito escolar, encontramos el papel de la familia como uno de los que presentan mayor interés. El estímulo, el apoyo, el interés por el saber, que una familia presenta a su hijo, el modelado del carácter en torno a cuestiones básicas de principios como el valor del esfuerzo, el hábito de trabajo diario, la importancia de la lectura, así como el ejemplo que los propios padres suponen para sus hijos, son fundamentales a la hora de proporcionar al niño un marco de estabilidad familiar que favorezca su evolución escolar y la conformación de una personalidad equilibrada.

Sin embargo, dado que no siempre ocurre así y que la sociedad presenta en estos momentos nuevos problemas que considerar en lo que se refiere al entorno familiar y a los marcos de desarrollo social de los niños y jóvenes, tenemos que volver a incidir en el papel compensador de la escuela, así como en la necesidad de superar estas problemáticas con el objetivo de que la formación/educación que aporta la institución escolar esté a la altura de las necesidades de las generaciones que se están educando. Para que ello sea posible se nos antoja imprescindible la leal colaboración familia/escuela, sin la cual los objetivos escolares se convierten en metas lejanas y con escasas posibilidades de ser logradas.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: FromSandToGlass, "LJ", CC

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra th膿saurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • El retorno de los dioses
    Escrito por
    El retorno de los dioses Una casualidad editorial me ha permitido leer a la vez un par de libros temáticamente ligados: Der deutsche Glaubenskrieg. Martin Luther, der  Papst und die Folgen, de Tillmann Bendikovski (Bertelsmann, Munich) y Los numerosos altares…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Traficantes subterr谩neos
    Traficantes subterráneos La ciencia siempre sorprende. Una y otra vez, lo que se creía bien sabido resulta erróneo o incompleto. Algo “que todos saben” es que las plantas producen su propio alimento por fotosíntesis, usando energía solar…
  • La arquitectura desde la cama
    Escrito por
    La arquitectura desde la cama Xavier de Maistre nos habla, en su Viaje alrededor de mi habitación (1794), de los placeres de viajar sin moverse del sillón. Si el sillón no satisface plenamente nuestra holgazanería, siempre podemos recurrir a la…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine cl谩sico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • En memoria de Margaret Price
    Escrito por
    En memoria de Margaret Price El 18 de enero de 2011 falleci贸 en su tierra galesa la exquisita Margaret Price. La reciente publicaci贸n por parte del sello de la London Philharmonic de un Requiem verdiano del que ella es selecta…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El murci茅lago de Yerbabuena
    Escrito por
    El murciélago de Yerbabuena In memoriam: Bernardo Villa Ramírez (1911-2006) Era un día típico de finales de verano en la Tierra Caliente de Guerrero. Desde muy temprano el calor se había dejado sentir inclemente, aunque algunos nubarrones anunciaban la…

bannernewsletter1