¿Estamos tan mal?

¿Estamos tan mal? Imagen superior: Susana Fernández, CC

Hablar del sistema educativo español es hacerse preguntas que están en boca de todos.

Preguntas como estas: ¿Está tan ideologizada la escuela? ¿Somos los únicos que estudiamos religión en horario lectivo?¿Se exige poco a nuestros alumnos? ¿Se esfuerzan menos que antes? ¿Vamos a peor con cada una de las reformas? ¿Enseñar Latín y Griego servirá de algo?

Hay más cuestiones en el aire, pero basta con estas para hacernos una idea de cómo está el patio. No el patio de recreo, sino el patio educativo. Una suerte de leyenda negra está envolviendo todo lo referente a la educación en España. Somos los peores. Vamos a peor. Esto no tiene arreglo.

Tamaño pesimismo no se corresponde con la realidad. Hay evidentes zonas de mejora pero seguramente no van por ahí los tiros. El problema aquí no son las respuestas, sino las preguntas. Los agujeros negros están en otro lado. Ocultos, quizá. Más difíciles de dibujar. Más técnicos.

Porque, vamos a ver, tendríamos que saber que en todos los países de nuestro entorno se estudia la religión en la escuela. Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Luxemburgo, Portugal, Suecia y Reino Unido la incluyen en el currículum. La excepción es Francia, país en el que solamente dos regiones tienen religión escolar, Alsacia y Lorena. En 2006 hubo una reforma que incluyó en el sistema educativo francés lo referente al hecho religioso, pero François Hollande la paralizó en 2012. Algunos países, como Reino Unido, Suecia o Grecia, la consideran obligatoria sin alternativa.

Otro de los mantras se refiere a la enseñanza del Latín y Griego, supuestamente arrojados a las tinieblas del exterior. Pero también en esta cuestión los datos son claros y están al alcance de todos. Comparemos el BUP con el Bachillerato actual. Si hablamos del Griego, en primero y segundo de BUP no se impartía. En tercero era una optativa dentro de la opción A, con cuatro horas semanales. Ahora, el Griego es una materia de modalidad con cuatro horas semanales, tanto en primero como en segundo de Bachillerato. Es decir, se han ganado cuatro horas.

Por su parte, el Latín era una materia obligatoria en segundo de BUP, con cuatro horas y en tercero era una optativa de la opción A con otras cuatro horas. En el Bachillerato tenemos Latín en primero y segundo como materia de modalidad, con cuatro horas a la semana en cada caso. Además tenemos la optativa de Latín en cuarto de ESO, con tres horas semanales.

Con toda probabilidad ha hecho más daño a estas disciplinas el hecho de que se considere, incluso y sobre todo por el profesorado, que el estudiarlas es cosa de segunda fila, pues lo “difícil” es estudiar matemáticas o física. Los buenos alumnos de Letras sufren así una suerte de discriminación.

La acusación de que la escuela transmite una determinada ideología recae, no solamente sobre los contenidos, sino sobre el profesorado. En la escuela pública, como sabemos, el acceso a la función se determina por una oposición. En esas condiciones de acceso resulta bastante complicado que se pueda conocer o dirigir el pensamiento de los aspirantes. El de los docentes es un colectivo heterogéneo, con un nivel de sindicación muy bajo y muy independiente en su praxis.

Tanto es así que acuñé, hace unos años, en uno de mis libros sobre organización escolar, el término “aulismo” para definir la forma de trabajar de los profesores. Resulta muy complicado influir sobre ellos, no solamente en ideología sino en pedagogía o en didáctica.

En cuanto a la supuesta ligereza de los contenidos que se imparten, bastaría con repasar los currícula. Hay más asignaturas, algunas nacidas al calor del cambio tecnológico, y una rápida lectura de los bloques temáticos nos darán una idea de la cantidad de conceptos que contienen, además de lo referente a las competencias que deben adquirirse así como lo ambicioso de los objetivos.

Realmente esta acusación de que “los niveles han bajado” tiene que ver con otro asunto. Con el tema de las “adaptaciones”. Las adaptaciones curriculares han hecho correr ríos de tinta y son las responsables de que se achaque al sistema educativo español una serie de males relacionados con un menor esfuerzo por parte del alumno o con una menor exigencia en los saberes.

Deberíamos reflexionar sobre esto porque es importante. Las adaptaciones curriculares, de mayor o menor grado de significatividad, se aplican a alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo, tanto por su condición de emigrantes, escolarizaciones tardías, desventaja social, dificultades de aprendizaje, necesidades educativas especiales por enfermedad, discapacidad, trastornos varios, etc. Estos alumnos son los beneficiarios de esas adaptaciones que sirven para situarlos en el entorno escolar y no arrojarlos fuera prematuramente.

Sabemos lo que ocurría antes de que esto se hiciera. Los alumnos abandonaban la escuela alrededor de los diez años y esto los que iban, pues había un gran número de alumnos que permanecían en casa, ocultos a los ojos de todos, sin atención educativa, sin contacto con otros niños, desintegrados, aislados. Tendríamos que hablar despacio de cómo se ha realizado este proceso de escuela integradora pero, en todo caso, el hecho de que existan adaptaciones del currículum para estos alumnos no significa en absoluto que el currículum haya decrecido. Todo lo contrario. El currículum ordinario incluye conceptos y conocimientos que, lógicamente, antes no se manejaban. Esta es la realidad.

Y también lo es que la escuela pública es la que soporta el mayor peso en la atención del

alumnado con problemas, sean del tipo que sean. De este modo se pueden aducir mejores resultados por parte de los centros concertados o privados. Pero el punto de vista de la selección de alumnos, que actúa a modo de filtro, no debe olvidarse a la hora de considerar esta cuestión.

Los alumnos españoles tienen treinta horas de clases a la semana en secundaria y veinticinco en primaria e infantil. En otros países los horarios son más reducidos y el módulo de cada materia no llega a los sesenta minutos como aquí, incluso hay países que tienen cuarenta y cinco minutos y quince de descanso.

Por otro lado, tampoco es exactamente cierto esa reiteración del tópico de que las leyes educativas se van acumulando una tras otra, generando cada vez peores resultados. En realidad, solamente la LOGSE aportó un nuevo modelo educativo, desarrollado incluso antes de eso por la LGE. Aunque han existido después leyes de medidas (todas las del PP) y otra ley orgánica de nuevo cuño (la LOE), el modelo de escuela comprensiva continúa existiendo. Y es aquí donde debería radicar la verdadera reforma.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

 

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Cómo vivir más tiempo
    Escrito por
    Cómo vivir más tiempo Muchas personas se preguntan cómo se puede vivir más tiempo, disfrutar de más años de vida. Aquí voy a ofrecer algunos consejos para ganar más años de vida, mas meses, más horas y más minutos.…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La prehistoria de Tchaikovski
    Escrito por
    La prehistoria de Tchaikovski Nada pacíficos fueron los comienzos del operista Tchaikovski. La guerra del caso era íntima y hace a su prehistoria como artista, ya que no como compositor. En efecto, su primera ópera, El voivoda, fue repudiada…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1