La revoluci贸n tecnol贸gica

Pocas cosas han podido tener más impacto en nuestras vidas que las Nuevas Tecnologías, lo que llamamos, resumidamente, las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Qué difícil nos resulta ahora imaginarnos una vida sin Internet, sin correo electrónico, sin banca virtual, sin redes sociales, sin teléfonos inteligentes… Nuestra vida ha cambiado en muy pocos años, a velocidad supersónica, y ha producido un cambio social de innegables consecuencias y, lo que es más importante, de ámbito global. La globalización, ese denostado fenómeno del que abjuran algunos fundamentalistas de la vida natural, ha tenido en la Red su mayor aliado.

Hasta qué punto han penetrado las TIC en la escuela, en la vida educativa de nuestros colegios e institutos, es el motivo de esta reflexión. Y, en relación con esto, cómo viven nuestros alumnos el fenómeno de esas nuevas tecnologías.

Para empezar, cuando los móviles empezaron a circular habitualmente y las familias los compraron a sus hijos a muy corta edad, los centros educativos elaboraron normas para prohibirlos. Esto significa que el uso correcto del móvil ha estado en manos de la familia. Las familias, por su parte, se han visto presionadas por el conocido latiguillo que usan nuestros chavales, eso de “Fulanito tiene un móvil y tiene mi misma edad” o “A Menganita le dejan usar el móvil a cualquier hora”, etc.

La incorporación del WhatsApp ha sido la última gran aportación a la comunicación instantánea entre los niños y jóvenes, con lo cual estamos hablando ya de una hipercomunicación, de una continua conexión.

Los alumnos cuentan que sus padres los castigan sin móviles, lo que indica con claridad que ellos consideran ese artilugio como una de sus posesiones más preciadas. Si preguntas a un chaval qué hace por las tardes o por las noches, siempre te dirá que, durante un tiempo no determinado y a veces incontrolado, está con su móvil.

Seguramente la primera incursión de los alumnos en el mundo virtual fue la red social Tuenti, que arrasó hace unos años y que generó como otras similares, no lo olvidemos también, que el fenómeno del bullying se incorporará a la Red.

Los niños y adolescentes accedieron a ese espacio de comunicación sin preparación para ello y el trabajo educativo con las buenas prácticas fue mucho más tardío.

En la actualidad, otras redes sociales ocupan el interés de los alumnos, la mayoría de los cuales, al menos los de un poder adquisitivo medio y medio-alto, tienen móviles de última generación en los que pueden oír música, comunicarse por mensajes, entrar en la Red, etc. Sin embargo, en los centros educativos continúan prohibidos, no se les enseña a los alumnos a usar las Redes Sociales y siguen siendo territorios propicios para la exploración autodidacta de los adolescentes.

Antes de eso se incorporaron a los centros educativos los sistemas de gestión informatizada que terminaron con una administración que se hacía prácticamente a mano. Esa incorporación fue tardía en relación con otras instituciones. Pero de forma progresiva y sin detenerse ha ido modificando la vida de los centros. En este caso, el instrumento ha motivado el cambio. No obstante, hay una circunstancia que debería considerarse. La mayoría de las actividades administrativas recaen en los propios docentes. Una queja principal de los profesores es que tienen que realizar tareas que no caen dentro de su esfera competencia y que evita que se puedan dedicar horas a otras tareas que sí lo están.

Los profesores dan clases, hacen guardias cuando falta otro profesor, rellenan documentos en formato informatizado o en cualquier otro formato, además de tener reuniones de coordinación o de diversos órganos, atender a las familias, hacer la labor tutorial cuando es el caso, elaborar las programaciones didácticas, etc.

En otros países, el trabajo de sustituir al profesor que falta lo hace un ayudante. Esto sería fundamental si se implementara en España pues daría trabajo a profesores noveles o a estudiantes de último año, que podían considerarse en prácticas, incluso a otros profesionales con un perfil adecuado. Las tareas administrativas tendrían que estar en manos de expertos, pues serían mucho más ágiles, evitarían la sobrecarga del profesorado en cuestiones burocráticas y, asimismo, generaría puestos de trabajo.

La verdadera revolución digital, la que significa cambiar la metodología de trabajo usando las TIC no se ha producido. El uso de ordenadores, pantallas digitales, proyectores, etc., todavía es relativamente escaso y, sobre todo, en muchas ocasiones funcionan como pizarras pero sin tizas.

Las TIC tendrían que haber operado un cambio de mentalidad en el profesorado que, por los motivos que sean, no ha tenido lugar. En realidad, el grueso de los profesores no son, usando las palabras de Elsa Punset, nativos digitales sino emigrantes digitales, es decir, han arribado a las TIC muy recientemente y el cambio cuesta.

A pesar de que existen desde hace algún tiempo grupos de profesores pioneros en el uso de las TIC, centros comprometidos y trabajos muy interesantes de cara a su empleo didáctico, tenemos que reconocer que todavía queda un largo camino que recorrer de cara a que ese uso sea sistemático, continuado, regular y extensivo a la mayoría de los centros.

Hay un aspecto, además, que tiene especial interés a la hora de considerar los beneficios que los artilugios relacionados con las TIC pueden aportar. Nos referimos al tratamiento individualizado de los alumnos y a la atención a los alumnos con necesidades especiales o dificultades de aprendizaje. En este campo los programas informáticos organizados en torno al desarrollo de competencias y capacidades podrían ser de una utilidad enorme, pues combinan la posibilidad de ser usados individualmente, con otros elementos interesantes, como la autocorrección, la personalización o el uso de estímulos visuales y auditivos que a determinados alumnos con deficiencias de aprendizaje o cognitivas les serían de gran provecho.

Algunas comunidades autónomas han realizado una inversión considerable para adaptar a los centros al uso de las TIC, incluso adjudicando ordenadores por alumno en las aulas o portátiles, en algún caso. Esta inversión también ha estado acompañada, en ocasiones, con actividades de formación en TIC dirigidas a los docentes. Sin embargo, el hecho de que esa actualización sea obligatoria y que no haya control de calidad sobre las prácticas educativas ha dejado en manos de la voluntariedad de los propios profesores ese conocimiento actualizado y esa integración de las TIC en sus prácticas, lo que no ha podido asegurar, de ninguna manera, su generalización.

Son, pues, asignaturas pendientes de nuestro sistema educativo y de la organización pedagógica de los centros la inclusión de espacios formativos dirigidos al alumnado para enseñarles a usar de forma responsable las Redes Sociales, los móviles, Internet en general, haciéndoles conscientes de sus peligros, así como la promoción de una formación obligatoria dirigida a los profesores que impida la situación actual en la que el uso de las TIC es potestativo y depende del gusto o la disposición personal de cada uno.

Próximo capítulo: ¿Es posible atender la diversidad?

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Imagen superior: Brad Flickinger, CC

 

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra th膿saurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Chaplin recorre el ciberespacio
    Escrito por
    Chaplin recorre el ciberespacio He comparado en los artículos anteriores de esta serie la manera en la que Homero recorría el edificio de la mitología con aquella en la que un jugador o espectador de una película de realidad…
  • 驴Qu茅 hacemos con la filosof铆a?
    Escrito por
    ¿Qué hacemos con la filosofía? La filosofía tiene un grave prestigio. Si nos presentan a un señor de profesión filósofo, ponemos las cejas en V. Y, según suele imponer la lógica del contrasentido, el periodismo habla de filosofía a propósito…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • La pesadilla de Fleming
    La pesadilla de Fleming La serendipia —los descubrimientos accidentales— son fuente de grandes avances científico–técnicos. Ejemplo clásico es la penicilina, hallada en 1928 (¡hace 80 años!), por el escocés Alexander Fleming, y que revolucionó la medicina a partir de su producción masiva en los…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine cl谩sico

  • Regentado
    Escrito por
    Regentado Nunca fui admirador de La Regenta de Clar铆n, nick de Leopoldo Alas. Ser谩 porque la le铆 cuando era muy joven. O porque me pareci贸 鈥揳h铆 va la primera boutade鈥 una mala copia de Madame Bovary,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un franc茅s que hizo casi toda su carrera en tierras germ谩nicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempe帽贸 como maestro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • El latido ancestral del bosque europeo
    Escrito por
    El latido ancestral del bosque europeo Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista. El sotobosque resonaba con los cascos de los bisontes, los uros, los caballos…

bannernewsletter1