¿Pedagogía o divulgación?

¿Pedagogía o divulgación? Imagen superior: Ryan Tyler Smith, CC

La educación es uno de los ámbitos profesionales con los que cualquiera se atreve, no solamente a la hora de hablar, sino de ejercerla como profesión. En la presentación de un libro de moda, Lorenzo Caprile, autor del mismo, explicaba que la economía sumergida era un elemento básico de su profesión, la de modista. Pues bien, lo mismo ocurre con el sector educativo. Profesores particulares, es decir, economía sumergida. Pero, es más, opinadores sobre el tema a mansalva, por la única razón de que son padres de alumnos o ellos mismos han sido alumnos alguna vez.

He hablado ya en alguna ocasión de esto. Pero quisiera incidir en un aspecto de la cuestión que se está dando en los últimos tiempos. Se trata de la aparición mediática de los “divulgadores educativos”. Es decir, personas que sin preparación específica, sin experiencia docente, se dedican a escribir libros de recetas sobre cómo debe ser la escuela, la enseñanza o la educación. Por desgracia, en el éxito de estas personas y de sus libros tienen mucho que ver los medios de comunicación, ávidos como siempre de lanzar noticias que sean fáciles de entender, cómodas y rápidas de captar entre sus lectores.

Si publicas un sesudo tomo en el que hablas de los problemas del aprendizaje, de los métodos de lectoescritura o de la pedagogía basada en proyectos, nadie, salvo los que están en el ajo, tendrán interés alguno en el tema. Porque se trata de un tema profesional, específico y que requiere conocimientos previos.

Pero, por el contrario, si decides escribir un libro del tipo “No a los Deberes Escolares”, “La escuela como contenedor”, “Si eres padre, aprende con tus hijos” y chorradas varias de este tenor, podemos asegurarnos varias cosas. Que te lo van a publicar, que te lo van a publicitar y que te lo van a leer, incluso. Libros fáciles, literatura ligera, texto de consumo, autoayuda educativa, nada menos.

El problema es que educar/enseñar es una profesión. Una profesión que se desarrolla sobre bases técnicas y de conocimiento. Que tiene sus reglas, su historia, su evolución, su vocabulario específico… Una profesión que lleva consigo una tarea muy difícil y muy trascendente. Una tarea que no puede dejarse en manos de aficionados o de personas que actúan sin el control de las instituciones escolares y en el marco de ellas. Esto parece algo evidente pero hay que volver a explicarlo continuamente.

Los debates educativos están llenos de opinadores. Opiniones que se basan en la propia experiencia como alumnos o en las de sus hijos. Pero también están llenas de divulgadores. Personas que hablan de educación desde sus propios puntos de vista, que no se sostienen nada más que en sus percepciones personales y que no tienen ningún aval ni ninguna credibilidad. Suelen ser, además, opiniones generales, sin datos que puedan contrastarse y que, eso sí, son llamativas porque generan titulares, que es lo que los medios desean. Un proceso circular que lleva a que se trivialice un tema que es cualquier cosa menos trivial.

Siempre comparo la enseñanza con la medicina. En los foros profesionales no opinan los enfermos, sino los médicos o los sanitarios en general. El hecho de que uno padezca una enfermedad no le capacita para opinar sobre métodos curativos o sobre adelantos o praxis. Simplemente puedes decir cómo te va, cómo estás. Pues con la educación ocurre igual. Los discentes o sus familias no son expertos educativos. Y los que hablan de educación desde un punto de vista divulgativo lo único que hacen es desviar la atención hacia temas plagados de frivolidad y lugares comunes.

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La fidelidad de la tradición
    Escrito por
    La fidelidad de la tradición La poca fidelidad de la transmisión de las ideas mediante la tradición es algo que mucha gente desconoce. Son mayoría los que todavía creen que hay costumbres ancestrales que se trasmiten fielmente durante siglos. Pero,…
  • Osados y osarios
    Escrito por
    Osados y osarios La búsqueda de los huesos de Cervantes en el convento de las Trinitarias madrileño me produjo dos asociaciones de memoria, ambas referentes a relativos fracasos. Una es que Isabelita Perón estuvo a punto de tomar…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los límites de la vida
    Los límites de la vida La ciencia moderna lo revela una y otra vez: cuando las analizamos detenidamente, las cosas casi nunca son tan claras ni bien definidas como parecen. Pensemos en el concepto de vida, central para la biología.…
  • El Bálsamo de Fierabrás
    Escrito por
    El Bálsamo de Fierabrás "Es un bálsamo de quien tengo la receta en la memoria, con el cual no hay que tener temor a la muerte, ni hay que pensar morir de ferida alguna. Y ansí, cuando yo le…

Cartelera

Cine clásico

  • A la hora exacta
    Escrito por
    A la hora exacta Hay besos y besos. Un beso casi fraternal, de buenos días, con un Ray Milland algo tenso y una Grace Kelly muy puesta en su sitio. Un beso apasionado, con Robert Cummings soñoliento, quizá producto…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC