La muerte del Gran Lafayette

Esta es la historia de un muerto que nunca existió. El Gran Lafayette viste un uniforme rojo y ciñe una espada. Una amplia capa roja tiembla sobre sus hombros.

El espectáculo tiene que continuar, aunque el gran mago está profundamente deprimido. Acaba de ejecutar casi si energía uno de sus mejores efectos: La novia del león. Un feroz león de carne y hueso ruge en una jaula, se alza sobre sus patas traseras y amenaza con saltar sobre una mujer. En el último instante, cuando está a punto de despedazarla, resulta ser el mismísimo Lafayette que se despoja de una piel y una cabeza de león.

El efecto es impresionante. Su desconsuelo también. El gran león vivo le evoca a su perro que acaba de morir hace un par de semanas. Como el león, el perro era un verdadero partenaire en su espectáculo. Intervenía en numerosos efectos. Le había dado el nombre de Belleza.

A diferencia de la fiera Belleza también era un compañero en la vida. Desde que se lo regaló Harry Houdini no se había separado de él. Incluso sobornó a un veterinario para que inventara un falso pedigrí. En su casa de Londres, el perro disponía de un amplio dormitorio con baño y cuarto de baño. Un criado se ocupaba de acicalarle, de que comiera cinco veces al día y de escoltarle durante los momentos de espera entre número y número.

De repente Lafayette se envuelve en la capa. Y asoma una pistola por el hueco que oculta su triste semblante. Se oye una detonación. El arma cae al suelo junto a la capa vacía. Lafayette ha desaparecido.

Instantes después un foco advierte al público que se encuentra a veinte metros de altura, en una campana de cristal, suspendida del techo del teatro,

Entre bastidores cae una lámpara. Se prende el telón de fondo. El fuego se extiende a las vigas del telar. Cae la cortina de acero de seguridad. Es difícil huir. El mago ha bloqueado las salidas para que nadie ajeno a su espectáculo pueda descubrir sus secretos.

El público logra desalojar el patio de butacas y los cuatro pisos del Teatro Empire de Edimburgo. Pero a algunos les dio tiempo a distinguir a Lafayette, lanzándose entre las llamas, para salvar los costosos animales que utilizaba en su espectáculo. Fueron muchos los que vieron como su rojo uniforme se incendiaba y el cuerpo del mago se convertía en una tea.

Pero una vez más la realidad se vengó de la ilusión, creando una ficción más poderosa. Aturdido, casi asfixiado, con su uniforme rojo chamuscado, El Gran Lafayette logró escapar de aquel brasero. El público y la compañía entera creyeron que había realizado uno de sus prodigios, renaciendo de sus cenizas.

Sin embargo el hombre negaba. Intentó explicar que Lafayette se valía de un doble para realizar la aparición en la Campana de Cristal, pero era un secreto tan celosamente guardado por el mago, que nadie en la compañía sabía de su existencia. Viajaba aparte, se alojaba aparte y, antes de comenzar la función, se deslizaba sin que nadie le viera en las cuadras de los animales y se introducía en una caja de doble fondo, que unos operarios ignorantes de su contenido depositaban junto a la campana de cristal.

El día que se declaró el incendio aquel desconocido estaba allí, oculto. Tras escapar milagrosamente de la llamas, recibió un impresionante aplauso. Pero al intentar revelar su personalidad, nadie le creyó. Murió en un siniestro manicomio y sobre la lápida cincelaron el nombre de El Gran Lafayette (*).

(*) Existen otras versiones del destino final de ambos cuerpos. En una de ellas se afirma que ambos murieron. Primero encontraron el cadáver del doble que tomaron por Lafayette. Al cabo de unos días encontraron un nuevo cadáver y reconocieron las joyas que habitualmente utilizaba el mago.

Copyright © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión.

A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: Estética de la serpiente (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología Espejo del amor y de la muerte, prologada por Vicente Aleixandre (1971).

Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: El imperio desierto (Mondadori, 1992).

Su relación con los medios de comunicación le sugiere un libro de relatos, Si me escuchas esta noche (Mondadori, 1991) y su segunda novela El sillón malva (Planeta, 1994). Completan su obra narrativa: Alí Bey, el Abasí (Planeta 1995), traducida al árabe, y Miracielos (Muchnik, 2000).

Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Fruto de su relación con la magia y el ilusionismo son Por arte de magia. Una historia del ilusionismo (1982) y La sangre del turco (1990), y dos incursiones en el teatro mágico: La Vía Láctea (1993) y El viaje de los autómatas.

En la última década del siglo pasado y en los primeros años de este prosiguió la publicación de su obra poética. Asimismo, ha escrito numerosos textos sobre arte en libros, en revistas y en catálogos dedicados a los pintores Eduardo Arroyo, Ramón Gaya, Carlos Franco y José Luis Tirado y a los fotógrafos Isabel Muñoz, Ricardo Vinós y Ciucco Gutiérrez.

La agencia Metropolitan distribuyó sus artículos de opinión sobre la actualidad cultural en una veintena de periódicos locales. Ha colaborado en las revistas Camp de l´arpa, Fablas, Sábado Gráfico, Revista de Occidente, Poesía española, Ozono, Nueva Lente, Arte Contemporáneo/Arco, Boletín de la Fundación Juan March, Reseña, La Luna, Fin de siglo, El Urogallo, El Europeo, La Fábrica, La Balsa de La Medusa, Revista Atlántica de Poesía, El rapto de Europa, etc..

Ha ejercido la crítica literaria en El Sol, El País y ABC y dirigió un programa semanal sobre literatura en Radio 3. En la actualidad colabora en El Norte de Castilla, donde se ocupa de crítica de libros de narrativa.

Desde 1982, y a lo largo de más de veinte años, ha sido guionista de varias series de televisión (TVE y Antena 3) y programas de radio (RNE). Junto a Francisco Otero dirigió la revista electrónica El Adelantado de Indiana. En la actualidad imparte talleres sobre técnicas literarias y escritura creativa en distintas instituciones culturales y cursos de literatura para universidades norteamericanas.

 

Sitio Web: www.ramonmayrata.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Kipling, el imperialismo y el relativismo
    Escrito por
    Kipling, el imperialismo y el relativismo Rudyard Kipling siempre ha sido considerado como el abanderado del imperialismo británico. Parece cierto que lo fue y sería absurdo negarlo, pero también es posible que su postura no sea tan trivial como la presentaron y como…
  • Los confines del planeta
    Escrito por
    Los confines del planeta Cuando en Grecia la filosofía balbuceaba, los indios ya habían construido un sólido sistema de pensamiento, contenido en los Upanishads. El pensamiento griego tiene una historia de siglos y el indio permanece igual a sí…
  • Alimentar al trol
    Alimentar al trol Nada más desesperante que una discusión empantanada. Pero cuando uno se dedica a la comunicación pública de la ciencia, cuyo objetivo es precisamente difundir y promover las ideas científicas entre el público general,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Twitter, we have a problem!
    Twitter, we have a problem! La ciencia y la tecnología no sólo nos revelan cosas nuevas sobre el universo y nos dan herramientas para hacer cosas que antes parecían imposibles (curar infecciones, volar, comunicarnos a distancia instantáneamente…). También modifican decisiva…
  • No digas que fue un sueño
    Escrito por
    No digas que fue un sueño Cuando bajo al Sur, a mi Sur, es como si se abrieran las compuertas del sentimiento. Es una sensación tremenda, que me pone los pelos como escarpias. Que me descoloca, porque no alcanzo a entender.…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Intimidades románticas
    Escrito por
    Intimidades románticas Acaso toda la música sea romántica. Entonces, habría que suprimir esta categoría de la historia y de la estética musicales. El pataleo general que es previsible obligaría a la restauración. Sería el momento de reconocer…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Esplendor y caída de un emperador
    Escrito por
    Esplendor y caída de un emperador En varios grupos de animales hay especies que por su belleza o majestuosidad destacan sobre las demás y reciben nombres con tintes nobiliarios. Así, existen pingüinos emperador, zopilotes rey y hasta animales que en su…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC