Caballero Bonald, retratista y lector

Caballero Bonald, retratista y lector Imagen superior: José Manuel Caballero Bonald © Casa de América.

Examen de ingenios para la ciencia  es un clásico del ensayismo español del siglo XVI, cuyo autor, Huarte de San Juan, se vio honrado por la censura eclesiástica y una íntegra traducción alemana del siglo XVIII, ilustremente firmada por Lessing. Caballero B. rescata el título (Examen de ingenios, Seix Barral, Barcelona, 2017), eco diferido a una forma literaria en la que España fue cofundadora junto con Montaigne pero que debió esperar siglos para retomar la iniciativa.

Y, en efecto, este libro del poeta jerezano tiene el talante propio del ensayo: discurrir entre la anécdota de la memoria, la observación de la minucia cotidiana, el examen propiamente tal de ingenios propiamente tales, la reflexión abstracta, la meditación acerca de la naturaleza de ese animal desnaturalizado que somos y su lugar en la historia, con sus acciones, reacciones, contracciones y contradicciones correspondientes.

Caballero B. traza 103 retratos de “ingenios” donde aparecen casi todas las profesiones humanas, entre gentes con nombres y apellidos y rostros y cuerpos y almas de prójimos anónimos: escritores, políticos, pintores, músicos, cantaores flamencos, toreros, filólogos, psiquiatras, nativos de España, del resto de Europa y de las Américas, notoriamente la hispánica. Para abordar tal ingeniería, el escritor dispone de una prosa sutilmente controlada y abundante en hallazgos metafóricos que no eluden, a veces, el retorcimiento cancilleresco. Como los personeros con nombre y apellido han sido conocidos y tratados por el escritor, fatalmente, el libro es memorístico y confesional. Valores, preferencias, entusiasmos, indignaciones y juicios de diversa temperatura –la frialdad del reflexivo, la ironía sabia del sabio, la impronta admirativa o despectiva animada por la emoción– discurren y acaban trazando un inopinado autorretrato del inteligente sensible y el sensual intelectivo. Dominan los letrados y, entre ellos, los compañeros de CB en la generación del cincuenta, a caballo entre Andalucía, Barcelona y Madrid. Compañeros de letras, de vagabundeos nocturnos y borracheras, datos que el poeta no ahorra, lo mismo que los lugares: sótanos conspirativos antifranquistas, comilonas públicas y privadas, barras y más barras de bares y tabernas, luces del centro y penumbras del extrarradio.

Caballero B. trata de figuras compartidas con cierta distancia objetiva o cercanas en la amistad, el compinchaje y el parentesco local. No se priva de manifestar admiraciones y mezclarlas con alfilerazos de justeza psicológica y social que echa sin morderse la lengua, con gracioso raciocinio. Veamos. Azorín: “un maniquí al que han pulido hasta la transparencia…la prosa ortopédica frente al lector como un veredicto inapelable… no vendría ni iría a ningún otro sitio que a su propia esfera incomunicativa…” Vargas Llosa: “una sonrisa de galán de teatro burgués, el gesto de quien viaja de incógnito… un subrepticio beneplácito de provinciano en funciones de cosmopolita… un puesto de comensal ilustre en la mesa del poder…” Miguel Delibes: “una narrativa de nobles andamiajes pero al borde de los costumbrismos de guardarropía… fingía estar muy aislado de los cotarros literarios capitalinos, pero estaba al tanto de casi todo… un modelo literario demasiado impecable que resultaba incluso inasumible.”

El escritor del cincuenta se posiciona contra el realismo de tradición española, el costumbrismo castizo, lo cual le permite tachar de un plumazo a Galdós, Baroja y el social realismo contemporáneo, sin excluir títulos sacralizados como El Jarama y Tiempo de silencio. Defiende la tradición alternativa, la de raigambre surrealista, la confianza en la palabra como revelación y no como comunicación, la palabra inicial e iniciática del poeta y no la palabra reconocible y manoseada del comunicador, cuyo ejemplo es el periodista. La literatura no es cosa del día aunque se escriba siempre en algún día. Por eso nos interesan Homero, Dante, Quevedo y Goethe. En esta enigmática supervivencia y en su metódica ambigüedad sitúa Caballero B. su punto de vista crítico. Es el punto de vista del lector, de un lector que, cada vez que se sienta a leer, se ciñe la corona del monarca absoluto. Si hay un mérito privilegiado en el libro de Caballero B. es esa actitud de absolutismo ajena a toda reverencia institucional. Leer en nombre del cuerpo que lee, el alma que sintetiza a ese cuerpo y el alma del mundo que late en la palabra.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Cómo arreglar cosas rompiéndolas
    Escrito por
    Cómo arreglar cosas rompiéndolas Desde hace tiempo vengo anunciando que abriré en mi sitio web unas secciones dedicadas a la ciencia y al escepticismo. Que hablaré de la ciencia, de la cuasi ciencia y de la pseudociencia. Que algo…
  • Osados y osarios
    Escrito por
    Osados y osarios La búsqueda de los huesos de Cervantes en el convento de las Trinitarias madrileño me produjo dos asociaciones de memoria, ambas referentes a relativos fracasos. Una es que Isabelita Perón estuvo a punto de tomar…
  • Envidia por la física
    Envidia por la física La física, según piensan muchos –en especial los físicos–, es algo así como la reina de las ciencias. No hay ciencia más avanzada, precisa, ni que ofrezca resultados y aplicaciones más poderosas que…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El rey que protegía las flores
    Escrito por
    El rey que protegía las flores Cuenta la tradición que el viejo convento de carmelitas calzados fue fundado por Miguel Navarro, boticario de Felipe II. Nunca, hasta hace unos días, había oído hablar de Miguel Navarro, aragonés de Rubielos de Mora,…

Cartelera

Cine clásico

  • It's in the game
    Escrito por
    It's in the game Poco a poco, va atenuándose el prejuicio contra los videojuegos, pero a cierto nivel, sigue siendo el pasatiempo más denostado por madres concienciadas, sufridas novias y periodistas despistados. Se le acusa de destruir cerebros infantiles,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Orff rehace Monteverdi
    Escrito por
    Orff rehace Monteverdi   Los arreglos de Orfeo y el Lamento de Ariadna del compositor bávaro presentan problemas de ejecución, inherentes al hecho de que la mayoría de las partituras conservadas no ofrecen indicaciones precisas en cuanto a…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC