El caso Felisberto

El 13 de enero de 1964 murió Felisberto Hernández, escritor y músico uruguayo nacido en 1902. Puede corregirse la serie y decir: músico y escritor. En efecto, lo que Felisberto hizo con mayor frecuencia fue tocar el piano, primero en las salas de cine mudo, luego en conciertos de teatros y estudios de radio. Además, dejó una noveleta sobre su maestro Clemente Colling y una serie de esbozos de cuentos, textos inconclusos y apuntes que se han publicado bajo diversos títulos. Los más reconocibles son Nadie encendía las lámparas y Las hortensias.

A partir de Julio Cortázar, unos cuantos narradores de nuestra lengua se han manifestado seguidores o, al menos, reconocedores de la referencia que Felisberto significa. Sin alharacas de vanguardia, su narrativa se puede incluir, ciertamente, en la zona surrealista, en la cual ingresa Cortázar por otra puerta y en la que coinciden. Si se quiere, Uruguay es un país acaudalado de surrealismos, porque Lautréamont y Laforgue, que preceden al movimiento, y Supervielle, que lo sigue, fueron uruguayos. Ciertamente, escribieron en francés. Nadie es perfecto.

En estas líneas quiero subrayar un rasgo infrecuente en los escritores del mundo hispanohablante: el hecho de que sean, a la vez, músicos. No necesariamente desde el punto de vista técnico –compositores, musicólogos, historiadores de la música– sino simplemente –y nada menos– melófilos y aún melómanos. Un caso excepcional reúne todas estas condiciones: el cubano Alejo Carpentier. Pero se diría que hasta los años veinte, los letrados que se expidieron en español resultaron más bien sordos, por ricamente musical que resultara su prosodia y dejo caer un solo nombre: Rubén Darío. Es cierto que él y otros modernistas wagnerianizan un poco pero tocan de oído y sin partitura.

Después contamos a García Lorca y Gerardo Diego, pianistas ambos; los poemas sobre músicos de los españoles Cernuda y José Hierro, y el argentino Francisco Luis Bernárdez; la novela La creación del mexicano Agustín Yáñez y la narración El perseguidor de Cortázar, cuyos protagonistas son músicos. Seguramente, un paciente rebuscador hallaría más nombres para esta lista.

Las letras de Francia y, especialmente, las del mundo germánico nos ganan en esto. ¿Por qué? ¿No hubo música en nuestros países? Sí, la hubo. ¿Pesa en nosotros, demasiado, la herencia religiosa que todo lo confía a la escritura revelada? Puede ser pero las religiones del Libro también cantan, tocan y bailan. ¿Estamos excesivamente apegados a un realismo ramplón, la gallinácea necesidad de “llamar a las cosas por su nombre”, como si la literatura se hiciese sólo con unas cosas que llevan su nombre y ningún otro? Parecemos el personaje cervantino que recomienda al trujamán seguir el canto llano y no perderse en contrapuntos “que se pueden quebrar de sotiles”. Quebrémonos de sotiles, a ver qué pasa con las palabras en libertad.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: Los escritores y la guerra »

logonegrolibros

  • La importancia de lo superfluo
    Escrito por
    La importancia de lo superfluo He dedicado al tema de lo superfluo un libro sin duda innecesario llamado Lo único que importa es lo superfluo. En él explico que el avance de la civilización consiste en gran medida  en prestar una atención…
  • El caso Wittgenstein
    Escrito por
    El caso Wittgenstein Una reciente lectura, la de un libro del investigador chileno afincado desde hace décadas en España, Mario Boero Vargas (Vida, pensamiento y mística de Ludwig Wittgenstein, Arcos, Madrid, 2015) me ha permitido retornar a esa…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La tabla de la gloria vana
    Escrito por
    La tabla de la gloria vana "La otra tabla de la gloria vana, y breve gusto de la fresa o madroño, y su olorcillo, que apenas se siente, quando ya es pasado: esta cosa más ingeniosa y de mayor artificio que…

Cartelera

Cine clásico

  • "La heredera" (William Wyler, 1949)
    Escrito por
    "La heredera" (William Wyler, 1949) Esa mirada melancólica, esos ojos grandes y tristes, esa sonrisa desvaída, esa timidez que se resuelve en silencio, esos movimientos gráciles como si pisaras un salón de baile, esas manos tibias que apenas se cambian…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • En la orquesta de Grieg
    Escrito por
    En la orquesta de Grieg De las varias habilidades compositivas de Grieg, la orquesta no es la menor. Por eso, y no porque estemos ante páginas olvidadas, vale especialmente esta integral que ofrece sus primeros dos capítulos. Repasar al Grieg…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC