Frescura clásica

El joven Borges, allá por los años interbélicos en que el mundo creyó erróneamente haber alcanzado la paz, observó que ya los satíricos latinos Marcial y Juvenal se habían burlado de los políticos de su tiempo. Borges parecía apuntar a cierta imperturbable condición de los hombres en la historia, en especial a quienes merecen ser memorables por haber sido poderosos. En estos anacronismos de nuestra especie pensaba yo en medio de la barahúnda de noticias sobre gente corrupta aquerenciada en cargos públicos que merecen el tratamiento de excelencia, honorable y reverendo. En efecto, Marcial y Juvenal parecen haber conocido a muchos personajes de la actual vida pública española.

Hablamos de hoy y de hace dos mil años, de España y de su antepasado más reconocible, el imperio romano. Repasé alguna página de los Anales del historiador Tácito y mi sorpresa consistió no sólo en que la descripción del "dolo malo" en su época sino en la observación del escritor: cuanto mayor es la corrupción, más leyes se sancionan para combatirla. También podría pensarse que Tácito conoce nuestra vida parlamentaria actual.

Es un lugar común sostener que el poder corrompe y hasta matizar siguiendo el añadido que se atribuye a Giulio Andreotti, experto en amistades oportunas: "Sí, el poder corrompe cuando es ajeno". O sea que el poder propio es infaliblemente virtuoso. En esta encrucijada caben los poemas de los satíricos y las prosas del historiador.

También podríamos acudir a los tópicos sobre que débil es la carne, infinita la ambición humana y corruptible la materia orgánica. Pero se trata de presupuestos traídos de vastos sistemas religiosos o morales, escasamente aplicables a la vida histórica, que es vida política porque es vida social y no hay sociedad sin poder, al menos que se conozca. Conclusión del silogismo: la corrupción es inevitable porque hace al poder y el poder es inevitable. El día en que podamos vivir en sociedad sin poder que nos amenace, cuando seamos capaces de un libre autocontrol de nuestros actos, la corrupción no tendrá lugar. Habrá muerto en la viudez del poder premuerto.

La cosa, según se ve, es muy sencilla. Se trata de que siete mil millones de seres humanos alcancemos la libertad en sociedad, de modo que nadie ignore el espacio que le corresponde a cada prójimo. Es cuando llegamos a este punto que surge el problema, pequeño como la cuestión misma: ¿podremos vivir sin imaginar al otro y sin una ley que nos lo defina? ¿Podremos vivir asociados sin ejercer ningún deseo sobre los demás? Lo digo a cuenta de que ambas facultades humanas, imaginar y desear, no tienen límites preconcebidos y nos pueden dar sorpresas, con lo que todo lo sabido deja de ser consabido y empieza la navegación por el vacío de la historia. ¿Es el vacío histórico la alternativa a esta asfixiante repetición de la misma historia, la que mereció sátiras y anales hace dos mil años?

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • La familia del tango
    Escrito por
    La familia del tango El tango cantado es casi tan antiguo como el tango a secas, descontada la oscuridad que cubre buena parte de sus orígenes, como ocurre siempre en este tipo de música que pasa de la etnografía…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Nuestra historia total
    Escrito por
    Nuestra historia total Unter den Linden. El bulevar bajo los tilos. En una de las muy numerosas tiendas de souvenirs que hay en esta avenida berlinesa me compré esta guía y muchas (muchísimas) postales. De su mano fui…

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

  • El eterno retorno de James Bond
    Escrito por
    El eterno retorno de James Bond Lo más curioso en la historia de la mitomanía de Bond es la reacción que provoca entre sus admiradores más cultos. A los elogios sobre las novelas de Ian Fleming debidos a pesos pesados de la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC