Proyectiles verbales

La guerra aparece en todas las civilizaciones conocidas. Es como una costumbre de la humanidad, mala costumbre pero costumbre al fin. Algunos pensamos o queremos pensar que, según pasa con las costumbres, ellas pasan. Esta no tiene pinta de hacerlo, especialmente si se practica invocando la protección divina. Los dioses no negocian la paz porque lo suyo no es negociar sino imperar.

Esta bélica persistencia aflora constantemente en el lenguaje periodístico, sea que se refiera directamente a hechos de guerra o que, metafóricamente, describa la vida de gente pacífica, que sigue siendo la mayor parte de la especie. Se habla de batallas electorales, cuando una elección es lo contrario de una batalla: un ejercicio de contabilidad similar al que hace el casino cuando se cierra al público y se echan las cuentas de la ruleta. Lo mismo en cuanto a la guerra comercial por vender más barato el pescado del Norte en los mercados del Sur. El supuesto necesario del comercio es, justamente, la paz. Los antiguos la llamaban “la tregua de Dios”.

¿Qué tal del equipo X que le gana al equipo W un partido de fútbol y que el periodista considera arrasadora victoria? Arrasar es dejar al ras, acabar con cualquier relieve. Pero, por el contrario, el equipo perdedor sigue en pie y es posible que salga a la cancha al siguiente domingo con todos sus soldaditos, convenientemente desarmados, a ver si ahora arrasan ellos. ¿Cabe sostener que un parlamentario dinamitó al adversario con el cual discutía? No lo parece porque el adversario sigue en su banca, indemne a la dinamita.

La obra maestra de este retoricismo bélico fue el de la guerra fría. ¿Hay oxímoron más doliente que una guerra fría? Si los combatientes enfrentados estuvieran fríos como cadáveres, la guerra sería imposible. Es lamentable pero la guerra exige el calor de la vida porque es un ejercicio de muerte.

El belicismo de nuestros informantes y opinólogos tiene una rebaba inquietante. Cuando alguien insiste en un tema –la guerra universal permanente y constante, digamos– es que está promoviendo o siendo promovido por un deseo. En estos años, cuando dejamos atrás el centenario de la primera guerra mundial, cabe repensarlo. Los países más civilizados habían establecido una paz armada hasta los dientes y no querían la guerra. Pero la deseaban y a los hechos me remito. Quede abierto el tema para el próximo armisticio.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Copyright de la imagen © United States Armed Forces. ID 090606-N-6891S-198. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Películas incorrectas
    Escrito por
    Películas incorrectas Hace unos años, acudí a la proyección en la Filmoteca de unas cuantas películas mudas del Archivo de la Filmoteca de Viena. Muy interesantes. Nikolaus Wostry, conservador del Filmarchiv Austria, nos contó (con la traducción…
  • La Isla de San Brandán
    Escrito por
    La Isla de San Brandán El viaje de San Brandán, de Benedeit, es un texto de principios del siglo XII, perteneciente al área de cultura anglonormanda, tiempo y lugar de donde surge el moderno roman, narración en verso o en…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Benito Arias Montano
    Escrito por
    Benito Arias Montano "... Y así habéis de ir advertido de este mi fin e intención para que conforme a ella hagáis diligencia de recoger todos los libros exquisitos, así impresos como de mano, que vos, como tan…

Cartelera

Cine clásico

  • James Stewart, el americano tranquilo
    Escrito por
    James Stewart, el americano tranquilo «Busco a un hombre para quien sea un esfuerzo llevar adelante su vida, cuyo juicio no siempre es demasiado bueno y que comete errores», dice James Stewart sobre su elección de personajes, agregando: «Creo que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Klemperer en Londres
    Escrito por
    Klemperer en Londres Durante un medio siglo, el público londinense recibió a Klemperer con sus mejores orquestas, que algunos consideran las mejores del mundo. En sus conciertos aparecieron las obras emblemáticas del director: la Heroica de Beethoven y…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC