Diosas milenarias en la tradición popular

Diosas milenarias en la tradición popular Imagen superior: "Las Tres Marías junto al Sepulcro" (1815-1822), de Peter von Cornelius.

Cuenta la tradición que las tres Marías (María de Cleofás, María Salomé y María Magdalena), acompañadas de la negra Sara, fueron puestas en una barca sin velas y abandonadas a su suerte. Desde las costas de Palestina, las Marías consiguieron llegar hasta la Camarga francesa. Y el punto exacto donde arribaron pasó a llamarse Saintes Maries de la Mer.

María de Cleofás y María Salomé eran las hermanas de la Virgen María. Hijas, las tres, de Santa Ana, abuela de Jesús. Ambas Marías, junto a María Magdalena, compañera de Jesús, habrían ejercido el apostolado de la misma manera que los apóstoles hombres que acompañaron al Maestro hasta el fin de sus días terrenales. María de Cleofás y María Salomé, junto a la Virgen María y a Santa Ana, formarían la llamada Santa Parentela, el linaje femenino de Jesucristo.

Y cuenta la leyenda que, en el otro extremo del delta del Ródano (nótese que hablo de delta, nótese la forma que tiene un delta), en la célebre ciudad de Marsella, se estableció la Abadía de San Víctor, lugar donde se adoraba una virgen negra, Notre-Dame de Confession. Una virgen negra que, según dicen, habría arribado en barca, adornada con un manto verde y una corona de oro.

Y parece ser que un dos de febrero de hace mucho, muchísimo tiempo, unos ciervos verdes entraron en la villa marsellesa y se dirigieron a la abadía, donde rindieron culto a aquella virgen negra. Ciervos verdes, en el día dos de febrero, festividad de la Candelaria, homenaje a aquella madre de Cristo que concibió y parió sin haber perdido la virginidad. Dos de febrero, el día de la Purificación de la Virgen, el día en que fue al templo a presentar a su hijo Jesús, tras haber pasado los cuarenta días preceptivos de impureza que siguen a todo parto, según la tradición judía.

Un panadero marsellés avispado, a finales del siglo XVIII, decidió conmemorar cada fiesta de la Candelaria haciendo unos sencillos dulces, aromatizados con flor de azahar. Dulces a los que, dicen, dio forma de barquichuela, en honor a aquella nave que trajo a las tres Marías, en honor a la barca en la que había arribado Notre-Dame de Confession. Dulces que bautizó con el nombre de navettes provençales, por su forma de barca. Aunque, seamos sinceras, las navettes son una vagina como una catedral de grande.

Y es así, queridas gentes, cómo la Iglesia Católica construyó su doctrina sobre cultos anteriores. Es así como se sigue adorando a diosas milenarias, pues la veneración a Notre-Dame de Confession se edificó sobre el templo dedicado a la diosa Artemisa, la Diana de los romanos, señora de la noche y de la caza, protectora de mujeres, diosa de la virginidad, a quien estaban consagrados los ciervos y los cipreses.

Tirar del hilo invisible de las leyendas femeninas resulta, sencillamente, apasionante... (Cada dos de febrero, se celebra la fiesta de la Candelaria, el comienzo del nuevo ciclo, el inicio del nuevo año agrario, el fin de las últimas cosechas, la quema de rastrojos, la fiesta de la luz.)

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Transmitir información en los videojuegos
    Escrito por
    Transmitir información en los videojuegos En Las paradojas del guionista, una de las paradojas era el problema de tener que transmitir información sin que parezca información. Es uno de los principales problemas para un guionista, en especial al comienzo de cualquier historia. Aunque…
  • Recuerdo de Onetti
    Escrito por
    Recuerdo de Onetti Juan Carlos Onetti se murió en 1994 cuando practicaba su sereno encierro de alcoba, leyendo novelas policiacas por las noches, durmiendo de día, bebiendo whiskies difíciles de contar, tomando esporádicos trozos de lemon pie y…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La Reina Virgen
    Escrito por
    La Reina Virgen Los sábados, después de comer, tocaba sesión de cine. Mi madre, mi hermana y yo nos sentábamos en el sofá del comedor y veíamos la película de turno. Allí no se elegía. En aquellos tiempos…

Cartelera

Cine clásico

  • Cine, flamenco y tópicos
    Escrito por
    Cine, flamenco y tópicos Carmen la de Triana (1938) Parece que la única mirada que interesa al cine es la que abre la puerta al tópico andaluz, a las juergas de los señoritos, a la miseria que se alivia…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mignon recupera su idioma
    Escrito por
    Mignon recupera su idioma En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La vida en un tronco muerto
    Escrito por
    La vida en un tronco muerto Los paseantes del otoño conocemos bien esta estampa: un tronco caído, como una carcasa de tonos grises y ocres, confundiéndose entre la joven vegetación que va apropiándose de su espacio. ¿Un resto inservible y superfluo?…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC