Isabel Clara Eugenia, infanta de España

Isabel Clara Eugenia, infanta de España Imagen superior: Isabel Clara Eugenia, por Frans Pourbus el Joven.

Cuentan que, con tan sólo tres años, la pequeña Isabel ya era capaz de escribirle cartas a su abuela Catalina, la Reina Negra, como gustaban llamarla sus adversarios.

Catalina, educada por su tío, el papa Clemente VII, era una mujer astuta y poderosa, entusiasta de la magia, que se preocupaba por la educación de sus dos nietas, Isabel y Catalina, hijas de su malograda Isabel, muerta en la flor de la vida. Y aunque nunca llegó a conocerlas, el contacto con ellas fue permanente.

Isabel había aprendido a escribir con fray Martín de Palencia, el experto calígrafo benedictino de San Millán de la Cogolla, cuna del castellano, que hubo de trasladarse a la corte por expreso deseo de Felipe II, padre de la pequeña Isabel. Una Isabel que atesoraba papel batido, plumas y lacre de Portugal así como tablillas para escribir, forradas en terciopelo carmesí, con cuchillos y tijeras para sus escribanías. Porque a Isabel le encantaba escribir. Algo que, sin duda alguna, debió heredar de su padre, el augusto Felipe, famoso en toda Europa por revisar, uno a uno, la multitud de memoriales que conformaban su monarquía.

Con los años, Isabel se hizo construir un bufete de ébano, con el que acudía a los Consejos de Estado, sentada a la derecha de su padre, atenta a los asuntos que allí se debatían. Porque a Felipe II se le morían, uno tras otro, todos los herederos varones. De ahí que retuviese junto a él a aquella princesa tan inteligente, llamada a convertirse en esposa de algún monarca europeo, por si la sucesión venía mal dada.

Estando en Monzón, donde se organizaban las Cortes de Aragón de aquel 1585, Isabel acudía por las mañanas a las reuniones, junto a su padre, y dedicaba las tardes a dar consejos, emitir opiniones. Siempre acompañada de su bufete de ébano, mientras su pequeño hermano Felipe, el único varón que le quedaba vivo al todopoderoso Prudente, jugaba al fondo de la estancia, ajeno al papel que le tocaba representar y que estaba llevando a cabo, con total soltura, su hermana mayor.

Isabel debió ser reina. Reina de España. Como lo había sido su bisabuela Isabel. "Divina, más que humana, cual nunca se vio mujer, ni creo que se ha visto ni verá, sin parecerse a otra que a sí misma, y no sé si ha nacido quien la pueda merecer".

Isabel Clara Eugenia (1566-1633), Infanta de España, Archiduquesa de Austria, Soberana de los Países Bajos y de Borgoña.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Autores virtuosistas
    Escrito por
    Autores virtuosistas Me ha sorprendido mucho encontrar en Teorías métricas del siglo de oro, de Emiliano Díaz Echarri, la referencia a varios autores de versos virtuosistas (o como se quiera llamar) que no aparecen en Verbalia de…
  • El destino de los libros
    Escrito por
    El destino de los libros Escribe Borges en una de sus Otras inquisiciones cierta reflexión acerca de un doble episodio de la historia china: la quema de libros y la construcción de la Gran Muralla. Los libros son objetos –se…
  • Economía y darwinismo
    Economía y darwinismo Aunque las ciencias naturales y las sociales son muy distintas, entre ambas hay muchísimas relaciones. La economía, por ejemplo, ha empleado ideas provenientes de las matemáticas y la física para crear las técnicas…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una antecesora española de Virginia Woolf
    Escrito por
    Una antecesora española de Virginia Woolf Mi percepción de muchas cosas (de tantas...) cambió la primera vez que leí Un cuarto propio, de Virginia Woolf. Tengo hasta tres ejemplares diferentes aunque, la verdad, no tengo ninguno. Por alguna razón, que desconozco,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Four of a Kind" (2015), de Goblin
    Escrito por
    "Four of a Kind" (2015), de Goblin Goblin no necesita presentación para quien esté familiarizado con el prog rock italiano. La banda existe desde los años 70, son los maestros indiscutibles de la música oscura de terror progresiva, y se bifurca en…
  • Ciencia y arte de papá Haydn
    Escrito por
    Ciencia y arte de papá Haydn No es arriesgado considerar a Joseph Haydn el músico por excelencia de la Ilustración. Sin dejar de lado esta fuerte categoría, conviene examinar sus límites. Haydn vivió tanto como para nacer cuando Haendel y Bach…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Paisaje con aves
    Escrito por
    Paisaje con aves Tomábamos una copa en una terraza después de la paella y la sobremesa. Estamos hablando del barrio de Hortaleza. Y de repente ahí, a la mesa, a la caza de las migajas de las patatas…