La infanta y el tití

A Catalina Micaela no parecían gustarle los animales tanto como a su hermana Isabel, pero transigió en dejarse retratar con ese pequeño tití. Ese monito enano que había llegado desde Portugal, uno más de los muchos regalos que enviaba, cada poco, su tía Catalina.

Según le contaron, el monito venía desde el otro lado del Atlántico, desde una impresionante selva que crecía junto a un tremendo río, que llamaban Amazonas. Un río tan grande que no se podía ver la otra orilla.

Su tía abuela Catalina era la reina de Portugal y, por ende, reina y señora de Brasil, la tierra donde había nacido aquel tití que tanto gustaba a su tía Juana y a su hermana Isabel. Ella, sin embargo, prefería pasear entre las flores que su señor padre mandaba plantar, con esmero, en los jardines de Aranjuez. Allí también había un río, aunque nada tenía que ver con aquel Amazonas que le habían contado. Y era, precisamente, en la isla que formaba dicho río, a la altura del palacio real, donde se cultivaban las especies más raras y exóticas de flores y árboles.

El jardinero del lugar, Monsieur Hollebecque, había venido desde Flandes. Según le habían contado, había sido el jardinero de su tía María, a la que no llegó a conocer, pero de la que todo el mundo hablaba. Su señor padre le había contado que, siendo él un jovenzuelo, había viajado por aquellas tierras y había disfrutado de las maravillosas mansiones que la tía María había mandado construir, a las afueras de Bruselas. Allí trabajaba Monsieur Hollebecque, con toda una legión de jardineros, siempre dispuestos a satisfacer hasta el mínimo de los deseos de su reina y señora. Y tanto gustaron a su señor padre aquellos jardines que, cuando fue coronado rey, contrató los servicios de aquellos jardineros. Y así, fue Monsieur Hollebecque el encargado de plantar los primeros tulipanes y los primeros narcisos que crecieron en los jardines reales. Un narciso como el que llevaba adornando su peinado.

Catalina Micaela (1567-1597), Archiduquesa de Austria y Duquesa de Saboya. Hija de Felipe II.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • El Gran Mecanismo
    Escrito por
    El Gran Mecanismo Jan Kott llama el Gran Mecanismo a lo que en la Edad Media se llamaba la Rueda de la fortuna,que mostraba la ascensión, caída y sucesión de los monarcas. Es curioso, sin embargo, que Kott…
  • Los chicos de Sabina
    Escrito por
    Los chicos de Sabina Mi sobrina Loli me invitó a una fiesta de confraternidad organizada por sus compañeros de estudios entre españoles y americanos. Al principio me resistí. ¿Qué haría un señor de mi edad entre tantos mozos y…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La epopeya americana
    Escrito por
    La epopeya americana El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón no descubrió América: se topó de bruces con ella. En realidad, lo que Colón iba buscando era una ruta alternativa hacia las míticas islas de las especias,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC