La Veneranda Tertulia Hispalense

En aquel verano del 2006 no trabajamos sobre América, como habíamos hecho hasta entonces (1). Nos centramos en los fundadores de la Veneranda Tertulia Hispalense, la más antigua Academia de Medicina de la culta Europa. Ya habíamos escrito largo y tendido sobre el asunto, pero buscábamos información inédita.

Creada en 1697, la Veneranda fue obra de cinco socios fundadores: los médicos Juan Muñoz y Peralta y Salvador Leonardo de Flores, el boticario Alonso de los Reyes, el presbítero Juan Ordóñez de la Barrera y el cirujano Gabriel Delgado. Eligieron como patrón al Espíritu Santo y tomaron como objetivo primordial la lectura de libros de espagiria, de alquimia y de medicina química.

La Veneranda había nacido al calor de las disputas establecidas entre diferentes profesionales médicos sevillanos. En la Sevilla de finales del siglo XVII, como en el resto de Europa, el tratamiento de un enfermo era consensuado, previamente a su aplicación, a través de las llamadas Juntas de Médicos. En su composición entraban dos categorías distintas de profesionales. De una parte, los doctores; de otra, los médicos revalidados. La diferencia entre ambos era académica: mientas que los doctores presentaban largos años de formación universitaria, los revalidados se caracterizaban por su dilatada práctica obtenida tras años de experiencia junto a médicos ya aprobados. Estas juntas tenían un presidente, que siempre era el más antiguo en el ejercicio. Por un acuerdo entre doctores y revalidados sevillanos, se respetaba la antigüedad en el ejercicio práctico por encima de la formación académica.

En el año 1696 esta concordia fue rota por los doctores del claustro médico de la Universidad de Sevilla, al decidir que debían ser ellos quienes presidieran las juntas y no los revalidados, lo que originó que esta nueva situación se hubiera de solventar en el ámbito judicial.

Lo que inicialmente pareció una rencilla por honra desencadenó una feroz polémica que terminó, sorprendentemente, con la legitimación de los revalidados por el propio monarca, Carlos II, quien, un 25 de mayo de 1700, autorizaba la creación de la Regia Sociedad de Medicina de Sevilla.

Estamos, no cabe duda, ante un episodio más de lo que la historiografía ha denominado “querella entre antiguos y modernos”. Los revalidados no dudaban en prestar batalla a todas las invectivas que recibían. La profusión de respuestas, contrarrespuestas, opúsculos, folletos y demás escritos ha hecho que se defina a los componentes de la tertulia sevillana como grafómonos: cualquier motivo era bueno para tomar la pluma y escribir sobre las ideas defendidas. Sus adversarios les acusaban de realizar hechizos y magia, de defender las cualidades ocultas, de elaborar remedios mortíferos, de ser seguidores de los maestros modernos… motivo por el cual la tertulia se transformaba en un conciliábulo de zoilos lectores de herejes y seguidores de la doctrina química que había sido inventada por el Demonio. 

Los ataques llegaron a personalizarse en uno de los miembros de la tertulia, el presbítero Juan Ordóñez de la Barrera, que defendió las virtudes ocultas frente a las cualidades manifiestas en su obra Acasos de don Ulises de Aldrovando (Valencia, 1699). La respuesta no se hizo esperar. El catedrático Pedro Osorio de Castro, nombre tras el cual se ocultaban numerosos médicos tradicionalistas que no querían dar la cara, escribió Vindicta de la verdad a exámenes de la razón, es respuesta a un papel cuyo título es Acasos de don Ulises de Aldrovando (Sevilla, 1700), donde Ordóñez de la Barrera fue tachado de “hereje ateísta, desvergonzado, ignorante, sacrílego, mentiroso, escandaloso, que escribe contra el Santo Tribunal, contra los Santos, contra los Padres de la Iglesia, contra todas las Religiones, contra las Ordenes Militares, y sobre todo contra todas las Universidades”.

Durante aquel verano de 2006, acudí a la Biblioteca Colombina a consultar una edición muy especial de los Acasos, una suerte de sueño quevediano desarrollado en el sevillano barrio de Santa Cruz que atesora, entre sus páginas, una acuarela desconocida en otros ejemplares. Fue una mañana fructífera que tiene su anécdota correspondiente. Buscando el opúsculo, que se resistía a aparecer, fuimos invitados por el bibliotecario a consultar el “Registro Umbel”… Durante dos horas nos volvimos locos intentando dilucidar tan peregrina referencia… hasta que el propio bibliotecario nos sacó de nuestra ignorancia: se estaba refiriendo al conocido como “Registrum B”… ¡No contábamos con su latín sevillanizado!

Bibliografía

Miguel LÓPEZ PÉREZ y Mar REY BUENO (2001), "La instrumentalización de la espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos", en: Los hijos de Hermes. Alquimia y espagiria en la terapéutica moderna española, Madrid, Ediciones Corona Borealis, pp. 279-346. 

Mar REY BUENO (2002), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias, Madrid, Ediciones Corona Borealis, pp. 271-286.

(1) Este texto es un fragmento del artículo Registro Umbel, publicado originalmente el 25 de mayo de 2015.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • El Oeste según Dorothy M. Johnson
    Escrito por
    El Oeste según Dorothy M. Johnson El lector reconocerá estos tres films como obras maestras del western: El árbol del ahorcado (1959), El hombre que mató a Liberty Valance (1962), probablemente la última gran cinta del maestro John Ford, y Un…
  • Salomé
    Escrito por
    Salomé Muchas son las lecturas que provoca Salomé. No casualmente, han imaginado a la princesa de Judea pintores como Gustave Moreau, Tiziano, Henri Regnault, Federico Beltrán-Masses y Georges Rochegrosse. El personaje también ha fascinado a los…
  • El misterio del rosa clarito
    El misterio del rosa clarito En el volumen correspondiente al último trimestre de 1979, el Journal of Orthomolecular Psychiatry incluía un estudio sobre los efectos del color en la conducta humana. En concreto, el color rosa. Más concretamente,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

  • Basil Rathbone, el eterno Sherlock Holmes
    Escrito por
    Basil Rathbone, el eterno Sherlock Holmes Está casi fuera de toda discusión que Basil Rathbone encarnó de manera magistral al personaje de Sherlock Holmes, tanto por su aspecto físico como por su formidable interpretación. Alto, con distinguidas facciones aquilinas, dotado de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC