Patrocinio de ángeles y combate de demonios

Hace años, en una distendida charla sobre libreros que asesinaban por hacerse con libros que ansiaban, me preguntaron por el libro que yo robaría y me llevaría a mi casa, si tal situación se diese. Bien, respondí, mis impulsos no llegan a tanto pero, desde hace muchos años, tengo especial fijación con un mamotreto que consulté en la Biblioteca Nacional. Un libraco de más de mil páginas, tamaño folio, escrito a dos columnas por Francisco Blasco de Lanuza, prior del Real Monasterio de San Juan de la Peña, en Huesca.

El libro en cuestión lleva por título Patrocinio de ángeles y combate de demonios. Fue impreso en el propio monasterio, en 1652, y relata la existencia de legiones angélicas y diabólicas en perpetua pugna. Comandados por el Arcángel San Miguel, capitán de todos los ejércitos celestiales, y ayudado por sus lugartenientes, el Arcángel San Rafael y el Arcángel San Gabriel, encontramos toda suerte de ángeles, querubines, serafines, potestades y tronos, descritos con fruición por el bueno de Lanuza.

En contraposición, se encuentra la corte infernal, comandada por Lucifer, que en su tiempo fue el ángel más querido de Dios, pero cayó en desgracia. Y tuvo que buscarse la vida en los avernos infernales, custodiados por el Can Cerbero, objeto de toda suerte de miedos y temores desde los orígenes mismos de la cristiandad.

Ahora bien, resulta que, en la Edad Media y, más concretamente, en el siglo XIV, se desatan, una tras otra, toda suerte de epidemias y calamidades en la Europa que es nuestro origen y razón de ser. Se empiezan a buscar causas y, como resulta que entonces la medicina no tenía nada que ver con la actual (se desconocían las razones que provocaban las enfermedades) se fomenta la creencia del castigo divino y el triunfo satánico, a través de sus tres agentes predilectos: los idólatras y musulmanes, los judíos y las mujeres... Como vemos, poco nuevo bajo el sol...

El triunfo de Satán en la mentalidad europea tiene su momento de esplendor entre los siglos XIV a XVII de nuestra era. Los idólatras, por adorar a dioses falsos, y las mujeres, por ser pasto abonado del diablo, serán perseguidos por autoridades civiles y religiosas.

Especial incidencia tiene la conocida como caza de brujas, desarrollada en la Europa de los siglos XVI y XVII, causante de la acusación, encarcelamiento, juicio y ajusticiamiento de cientos de miles de mujeres. Una simple mirada era razón más que suficiente para llevar a la hoguera a una mujer.

Teólogos y juristas dedicaron voluminosos ejemplares a elaborar toda la doctrina teórica necesaria. La envidia de los vecinos, la delación anónima y la tortura hicieron todo lo demás. Y, así, cualquier mujer, por el simple hecho de serlo, era potencial agente del diablo, dispuesta a dejarse seducir por el macho cabrío y salir, por la noches, volando en sus escobas mágicas a imaginarios aquelarres en prados recónditos, donde se sometían a toda suerte de desenfrenos sexuales...

(Apuntes para mi conferencia "Mujeres: agentes de Satanás". (24 de octubre de 2015, Espacio Ronda, Madrid)

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • El caso Wittgenstein
    Escrito por
    El caso Wittgenstein Una reciente lectura, la de un libro del investigador chileno afincado desde hace décadas en España, Mario Boero Vargas (Vida, pensamiento y mística de Ludwig Wittgenstein, Arcos, Madrid, 2015) me ha permitido retornar a esa…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Homo Neoprenicensis
    Escrito por
    Homo Neoprenicensis Todo indica que, tras múltiples hallazgos y numerosos avistamientos, nos encontramos ante una nueva especie del género homo. Aunque su ecosistema habitual es la cuenca carpetovetónica, son corrientes sus migraciones estacionales en grupos de uno…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • La flauta ilustrada
    Escrito por
    La flauta ilustrada A pesar de que en su tiempo mereció ser elogiado y registrado en los libros de su especialidad, el bohemio Franz Anton Rössler, rebautizado en el mundo del arte como Antonio Rosetti (1750-1792), aparece escasamente…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez mulier
    Escrito por
    El pez mulier “El pez mulier tenía la figura de una mujer de medio cuerpo arriba; y de pescado común, de medio cuerpo abajo”.[1] Estas palabras, atribuidas por el jesuita Miguel del Barco en su Historia natural y…