Birutė Galdikas, una amiga para los tímidos orangutanes de Borneo

Birutė Galdikas, una amiga para los tímidos orangutanes de Borneo Imagen superior: "Born to Be Wild" (2011), de David Lickley © Warner Bros.

En marzo de 1969 la joven canadiense Birutė Galdikas estaba presente en una conferencia pronunciada en la Universidad de California por el antropólogo Louis Leakey. En su discurso, el científico hacía hincapié en el valor de los grandes simios y en la proximidad del peligro de extinción que corrían, acentuando dramáticamente la terrible pérdida que significaría la desaparición de tan peculiares animales de nuestro planeta.

Galdikas ha recordado al respecto: «Yo deseaba estudiar los orangutanes, y el hecho de que Louis Leakey hubiera estimulado a Jane Goodall y a Dian Fossey [a investigar a los chimpancés y gorilas], me hizo pensar que también podría ayudarme a mí.»

Por esta razón decidió ponerse inmediatamente en contacto con él; consiguió una cita y logró la atención de científico. Después de hacerle numerosas preguntas, Leakey decidió brindar su apoyo a Birutė Galdikas para que pudiese instalarse en el hábitat natural de los orangutanes, o sea, en el bosque tropical húmedo del sur de la isla de Borneo, en Indonesia. Allí la joven emprendería un amplio estudio de campo sobre el comportamiento en estado salvaje de uno de los simios menos conocidos.

birute2

Imagen superior: "Born to Be Wild"

Birutė Galdikas nació en 1946, casualmente en Alemania, pero creció y se educó en Toronto, Canadá. Ella misma ha confesado que desde muy niña sintió un gran interés por los animales y recuerda que a partir de los 12 años disfrutaba mucho en el zoológico de Toronto, donde pasaba horas observándolos silenciosamente. Este interés se ha mantenido a lo largo de toda su vida.

En 1969, Galdikas estaba profundamente interesada en los simios y deseosa de estudiar los orangutanes. Tras conseguir fondos del National Geographic para establecer un campamento base en el bosque tropical húmedo de Borneo, partió hacia allí casi de inmediato, totalmente convencida del éxito de su proyecto, a pesar de que no contaba con información alguna. Recordemos que el primer occidental —y hasta ese momento único— que estudió brevemente el comportamiento natural de los orangutanes fue el famoso codescubridor del principio de la selección natural, Alfred Wallace (1823-1913). Durante su exploración del archipiélago malayo a mediados del siglo XIX, el gran naturalista observó a algunos orangutanes e incluso crió en su campamento a un pequeño huérfano.

En 1971, Birutė Galdikas llegó al sur de Borneo donde instaló lo que posteriormente se convertiría en el Centro de Investigación Louis Leakey, dedicado al estudio y protección de los orangutanes. La joven Galdikas comprobó pronto que estos simios son extremadamente solitarios y es muy raro que se aproximen a los humanos o incluso a sus propios congéneres. Por esta razón, hasta los años 70, sólo se habían podido estudiar en cautividad, y justamente una de las primeras tareas de Birutė Galdikas fue enseñar a los ejemplares jóvenes cautivos a desenvolverse en su entorno original.

Ciertamente, entre los mayores desvelos de la investigadora siempre ha ocupado un lugar relevante el esfuerzo por reinsertar a los orangutanes en su entorno. Ha descrito cómo a cada orangután que recogía —confiscado de algún circo, abandonado por su dueño o simplemente extraviado— lo entrenaba para familiarizarlo con el medio salvaje. Estos grandes simios suelen adoptar a otros animales jóvenes y así no resulta difícil que el joven encuentre la protección de una madre adoptiva. Aunque es una situación que siempre produce enfrentamiento con los hijos naturales, al cabo de unas semanas el recién llegado ya está integrado.

birute3

Imagen superior: "Born to Be Wild"

En una entrevista concedida a un periodista, la científica relata que «durante los tres primeros años en la zona del sur de Borneo compartí una pequeña cabaña con varios orangutanes que habían vivido en cautividad y a los que intentaba devolver a una jungla que nunca habían visto. Para ello necesitaba saber más cosas de su vida en libertad, de sus hermanos, que antes no habían sido nunca estudiados en su entorno natural».

Birutė Galdikas hubo de pasar mucho tiempo de paciente observación en la espesura del bosque hasta que consiguió localizar al primer orangután salvaje. Durante los treinta años que hoy lleva estudiando estos animales, sólo ha tenido un puñado de encuentros con ellos. Normalmente, en cuanto se les aproximaba más allá de un cierto límite, el animal parecía responder con un claro mensaje: «déjame solo».

Los orangutanes tienen la facultad de desaparecer entre las ramas de los árboles, a pesar de sus dimensiones (un macho adulto puede pesar hasta 100 kg), para eludir a todos los observadores. No obstante, haciendo alarde de gran entereza y dedicación, Galdikas ha logrado conocer a estos grandes y misteriosos simios. Así, ha llegado a comprender con más claridad que nadie lo que significa ser un orangután, y que el hecho cardinal es que les gusta estar solos.

Tras largos años y extraordinarios esfuerzos Birutė Galdikas ha hecho una excepcional contribución a la primatología: un retrato sorprendente del comportamiento de los orangutanes, cuya supervivencia depende por completo de su perfecto conocimiento de la jungla en que viven. Son animales esencialmente herbívoros y la investigadora y sus colaboradores han identificado más de trescientas posibles fuentes de alimentos. La gran mayoría son distintas especies de plantas; también se alimentan de setas, de insectos y de miel. Todo esto es ingerido junto a partículas de tierra que contienen los minerales necesarios.

Los orangutanes son muy inteligentes, tienen una excelente memoria y recuerdan con precisión dónde se encuentran sus diversos alimentos y la época del año en que están disponibles. Su inteligencia les ha permitido adaptarse al bosque tropical de Borneo. Tal como ha puntualizado Galdikas, la extrema diversidad de la jungla no significa necesariamente abundancia. Los árboles están a distancias considerables, maduran en distintas épocas y a veces dejan de dar fruto durante dos años o más. Un orangután tiene un mapa mental de las plantas comestibles de su entorno y un calendario exacto de su maduración, y sabe identificar su alimento sin el menor atisbo de duda.

Los orangutanes adultos son los animales más grandes de la tierra que viven en los árboles. Columpiándose con sus largos brazos, pueden recorrer hasta 5 km diarios y su territorio abarca una superficie de unos 40 kilómetros cuadrados. Normalmente permanecen bajo la cubierta de los árboles, lo que contribuye a que sea muy difícil detectar su presencia.

Galdikas y sus colaboradores realizan importantes esfuerzos para proteger a estos simios de los cazadores furtivos y de la civilización, pero el misterio que rodea a los orangutanes ha generado un deplorable comercio a su alrededor.

La científica ha denunciado que estos simios en cautividad no suelen sobrevivir más de cinco años, y cada muerte implica nuevos encargos de captura. De cada cinco crías capturadas, sólo una sobrevive al trauma. Los furtivos matan sistemáticamente a las madres. Según Galdikas, en los últimos años por lo menos mil orangutanes han pagado con su vida por este tráfico.

En marzo de 2002, Birutė Galdikas vino a España a recoger un premio que le había otorgado la Sociedad Geográfica Española. La primera frase que dirigió en Madrid a la prensa acerca de la grave situación por la que atraviesan los orangutanes fue: «Es simplemente terrible. En los próximos 10 o 20 años se van a extinguir […]. En Borneo no hay más que siete u ocho poblaciones de orangutanes biológicamente viables. Para salvar a cada una de ellas se necesitarían unos 25 millones de dólares.»

La valerosa científica continúa incansable, junto a sus colaboradores, su excelente labor estudiando y protegiendo a estos valiosos animales, y denunciando en todos los foros el peligro de desaparecer que corren.

En la actualidad Galdikas vive la mitad del año en la Columbia Británica, Canadá, donde es profesora de Antropología en la Universidad Simon Fraser. Pasa la otra mitad del año en Borneo.

Copyright © Carolina Martínez Pulido. Editado previamente en Mujeres con ciencia, bajo licencia CC. Este artículo se publica en The Cult (Thesauro Cultural) con dicho reconocimiento y sin ánimo de lucro, por cortesía de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

Carolina Martínez Pulido

Carolina Martínez Pulido es doctora en Biología y ha sido Profesora Titular del Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de La Laguna.

Es autora de los libros También en la cocina de la Ciencia. Cinco grandes científicas en el pensamiento biológico del siglo XX (2000), El papel de la mujer en la evolución humana (2003), Gestando vidas, alumbrando ideas. Mujeres y científicas en el debate sobre la Biología de la reproducción (2004), La presencia femenina en el pensamiento biológico (2006) y La senda mutilada. La evolución humana en femenino (2012). Es miembro del Aula de Cultura y Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Recordar conversaciones
    Escrito por
    Recordar conversaciones Diré algo respecto a lo difícil que es reproducir una conversación con fidelidad. Nuestra mente tiene una fuerte tendencia a ordenar los acontecimientos, a presentarlos como racionales y razonables, así que busca en una conversación…
  • Robert Craft conversa con Stravinsky
    Escrito por
    Robert Craft conversa con Stravinsky Robert Craft, amigo y colaborador de Stravinsky en las últimas décadas de su vida, formuló una doble batería de preguntas que el maestro contestó meditada y cuidadosamente, y que aparecieron reunidas en un solo texto:…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Humanizar a los animales
    Humanizar a los animales Una de las características más inquietantes de la ciencia es su molesta tendencia a romper mitos y prejuicios. La astronomía nos ha mostrado que nuestro planeta no tiene un lugar especial en el…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Max y Leonora
    Escrito por
    Max y Leonora Leonora, con veinticuatro años recién cumplidos y un marido mexicano, próxima a abandonar Manhattan y establecerse, de forma definitiva, en México, escribió a su amante rubio, a aquel Max Ernst mago, su último relato conjunto...…

Cartelera

Cine clásico

  • Crónicas de un instituto
    Escrito por
    Crónicas de un instituto Enseñanzas, oportunidades y decepciones. De eso se ocupa Laurent Cantet en La clase (Entre les murs, 2008), un drama preciso, muy lúcido, que describe los conflictos de un instituto ferozmente real. En el fondo, además…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia