Verano escocés

Verano de 1999. Uno de los mejores veranos de mi vida. Acababa de terminar mi tesis doctoral y me fui a Edimburgo, donde vivía una de mis amigas de la infancia, en una de sus estancias postdoctorales.

Ella trabajaba en genética. Yo ya había publicado mi primer libro, mi Hechizado. También había empezado a escribir mis artículos "esotéricos" porque, claro, mi especialización en cuestiones alquímicas y mágicas daba mucho de sí. Podría decir, como me dicen muchos, que pasé toda mi adolescencia, como la pasaron ellos, leyendo revistas esotéricas cargadas de artículos dedicados a ovnis, extraterrestres y avistamientos varios. Podría decirlo si hubiera sido verdad, no me dolerían prendas, que aquí ninguno nace sabio. Pero es que yo no me había leído una revista de "aquellas" en mi vida. Yo había pasado mi adolescencia leyendo a Agatha Christie. Las cosas, como son.

Lo cierto es que empecé a publicar mis artículos y empecé a disfrutarlos. Yo escribía de lo que sabía, esto es, de alquimistas, de hechizos y de supersticiones varias (lo de los ovnis nunca me gustó; sigue sin gustarme; me aburre sobremanera; y no me lo creo, además de todo). Por aquellos entonces, los artículos se pagaban muy bien. Estupendamente bien. Así que decidí aprovechar el verano escocés.

Mi amiga pertenecía a un grupo de "exiliados científicos" de toda clase y condición, procedentes de los cuatro puntos cardinales del planeta. Entre ellos, Santiago, un porteño especializado en genética vegetal. Santiago era (es) de esos científicos humanistas que saben de todo y con los que puedes conversar días enteros, fascinada por la amplitud de sus conocimientos. Santiago pronto se contagió de esa faceta mía como farmacéutica reconvertida en investigadora del misterio. Así que empezamos a planificar los fines de semana, en busca de alguna historia que poder contar. Disfrutamos como enanos, todo hay que decirlo.

Uno de aquellos primeros viajes fue a Rosslyn. La recomendación vino de la mano de un librero que trabajaba en la Blackwells de South Bridge. Empezamos a charlar, le conté de mis intereses como historiadora y me dijo si conocía Rosslyn Chapel. Pues no, la verdad. Pues merece la pena, me dijo. Y me recomendó que me comprase un libro de los que allí se vendían y que acababa de publicarse. Un libro que me pareció demasiado pasado de rosca, donde se hablaba de las conexiones entre aquella capilla escocesa con el Santo Grial y el tesoro templario... en fin, siempre pienso que soy demasiado educada y no sé decir que no a tiempo. Vamos, que me compré el libro, no fuera a pensar aquel librero que era una desagradecida, después de toda la información que me había proporcionado.

Salí con mi nueva adquisición debajo del brazo. Llegué a aquella preciosa casita de Holyrood Road donde vivía mi amiga, me preparé un Earl Grey, mi té favorito (acabo de enterarme que también lo es para Su Graciosa Majestad: siempre he tenido gustos principescos) y me leí el libro. Me pareció una soberana chorrada, la verdad, pero el lugar parecía muy bonito. Así que planificamos una excursión.

Aquel verano escocés fue maravilloso. De aquellas excursiones mistéricas salieron muchos artículos y un libro. Ahora, casi dos décadas después, me sonrojo al leer algunas de las cosas que escribí en aquel mi segundo libro pero, seamos sinceras, ¿quien no se sonroja ante algunas de las cosas que hizo cuando era joven, bella y esplendorosa?

Por cierto, que siempre me gusta recordarlo: mi primer artículo escocés fue sobre Rosslyn. Diciembre de 2000. Tres años antes de que Dan Brown publicara su Código da Vinci e hiciera mundialmente famosa aquella capilla recoleta. ¿Os cuento cuántos "colegas del misterio" se aprovecharon de mi artículo y ganaron pasta a espuertas sin recordar que yo había sido la primera? No, mejor no os lo cuento, porque soy una señora y, en esta era digital, todo se sabe, a poco que te afanes en buscar...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Extensiones audiovisuales
    Escrito por
    Extensiones audiovisuales Marshall McLuhan se hizo famoso cuando publicó La galaxia Gutenberg (1962) y Entendiendo los medios (1964), en los que propuso teorías muy interesantes, pero también un buen montón de frases ingeniosas e ideas paradójicas, que le convirtieron en…
  • Hasta ahora
    Escrito por
    Hasta ahora Unas cuantas imágenes insisten en mi memoria cuando evoco a Luis Rosales. Ni por nacimiento ni por edad nos correspondía encontrarnos. Sin embargo, la evidente coincidencia literaria y algunos años de trabajo en común en…
  • Ver la música
    Ver la música Los humanos somos animales primordialmente visuales. Por eso a veces no nos damos cuenta de lo importante que resultan los estímulos que recibimos de nuestros otros sentidos, y de cómo enriquecen nuestra experiencia…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos
    Escrito por
    Por bueno que sea, todo mejora con tentáculos Los tentáculos nos siguen fascinando. ¿Por qué? Depende la persona a la que se pregunte, eso es parte de su encanto. Para algunos, simplemente son cosas repulsivas, para otros un manjar delicioso. Enigmáticos, feos, bonitos,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El mestizaje musical de Fetén Fetén
    Escrito por
    El mestizaje musical de Fetén Fetén Tras la impresión causada por discos tan vibrantes como Idas y venidas (Lubicán / Karonte, 2009), de La Musgaña, uno se preguntaba (en aquellas fechas) dónde estaban los dos musgañeros más jóvenes, presentes en la…
  • El compositor Wilhelm Kempff
    Escrito por
    El compositor Wilhelm Kempff La afición del pintor Ingres al violín, que tocaba a ratos perdidos, ha acuñado la expresión «violín de Ingres» para señalar la tarea secundaria que suele acompañar a la principal de determinados artistas. Rossini era…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El grisón del gobernador
    Escrito por
    El grisón del gobernador Edward W. Nelson suspiró profundamente y aprovechó la pausa para secarse el sudor que le perlaba la frente. El calor de aquella tarde hacía poca mella en Nelson, un aventurero acostumbrado a los rigores del…