Una falacia

Éste es uno de mis últimos artículos "esotéricos" publicados. Enero de 2006. Sobre él, mi ejemplar del Libro de San Cipriano y mi cuaderno azul.

Mi cuaderno azul es un auténtico tesoro. En él tengo anotados, uno tras otro, los manuscritos más antiguos de magia ceremonial que se conservan en el mundo. Manuscritos que ha estudiado Carlos Gilly, hoy por hoy, la persona viva que más sabe sobre el tema. Carlos tiene una copia de todos esos manuscritos en su biblioteca personal. Yo he podido verlos con mis propios ojos. Quienes no conozcáis a Carlos Gilly podréis pensar que estoy exagerando. Bien, lo comprendo. Afortunadamente, son muchos los que conocen su trayectoria y saben que Gilly, un toledano que ha pasado buena parte de su vida en Basilea, es il padrone. No hace falta que venga yo a descubrirlo.

Hoy he vuelto a encontrarme, por casualidad, con un texto de un tipo que ha escrito sobre magia en la España del siglo XVI. Un tipo que, por supuesto, no tiene ni pajolera idea del tema. Uno más de tantos mediocres que, citando cuatro referencias bibliográficas de amiguitos y amigotes, se creen que saben. Tipo que, siguiendo el ejemplo de otra investigadora patria de reconocido prestigio, se permite citar un libro que, según los cánones, NUNCA debería estar en un trabajo académico. Me refiero a este ejemplar del Libro Magno de San Cipriano o Tesoro del Hechicero, publicado por Humanitas. Un texto sin aparato crítico alguno que, por supuesto, ni la investigadora prestigiosa ni el tipo mediocre saben situar. La editorial Humanitas se ha limitado a recuperar una obra publicada, en la primera década del siglo XX, por la Casa Editorial Maucci, ubicada en la calle Mallorca 166, en Barcelona. Editorial que, como los impresores Manuel Saurí o Rosendo Pons, aprovecharon el revival mágico vivido a finales del XIX y principios del XX y empezaron a traducir las obras que se publicaban en la vecina Francia.

Por supuesto, el Libro de San Cipriano es una falacia. Un constructo editorial para ganar dinero. Sin argumento histórico alguno. Porque los grimorios, como tal, son inventos franceses ilustrados, que comienzan a aparecer en el siglo XVIII, atribuidos a diversos personajes históricos. Por eso es falso hablar de grimorios. Es, utilizando un lenguaje alquímico, la "piedra de toque" para conocer a los falsos enterados. Si alguien te habla de grimorios es que no tiene ni remota idea de lo que significa magia ceremonial.

Así que me estoy planteando organizar un curso. Porque, de verdad, considerando que la gente alucina con las tonterías publicadas acá y allá, si yo empiezo a hablar de sigilos, pentáculos, sellos salomónicos, círculos mágicos, cuchillos ceremoniales, listas de demonios prestos a ser invocados... pero los de verdad, ¿eh?, no los inventos de tanto analfabeto integral, creo que a más de uno se le van a caer los palos del sombrajo...

#porqueyolovalgo

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Viena reconstruida
    Escrito por
    Viena reconstruida El escritor austriaco Thomas Bernhard decía que Viena se había convertido en un museo. Viena siempre ha sido célebre por sus muchos museos, pero Bernhard quería decir que la ciudad estaba muerta, sin vida, que…
  • Dalí forever
    Escrito por
    Dalí forever Dalí fue enterrado en su museo de Figueras, un antiguo teatro decimonónico, junto a un enorme telón que él diseñara para un ballet del marqués de Cuevas. Su última aparición en público tuvo, pues, el…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El viento del sol
    Escrito por
    El viento del sol En 2016 hubo una noticia interesante en el ámbito de la navegación espacial. Un grupo de físicos de la Universidad de California en Santa Bárbara dio a conocer sus investigaciones sobre la posibilidad de utilizar…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El legado de Joy Division
    Escrito por
    El legado de Joy Division Décadas después de la disolución de Joy Division, este legendario grupo volvió a la primera línea de actualidad por varios motivos. En 2007, fallecía Tony Wilson – fundador del sello musical Factory Records, desde el…
  • Viajando con Novák
    Escrito por
    Viajando con Novák A veces, la historia tiene un gusto dramático por las parábolas. Vaya como ejemplo de los más amables el de Vítezslav Novák (1870-1949), a quien tocó ser súbdito del Imperio Austrohúngaro durante un medio siglo,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La rata de Américo Vespucio
    Escrito por
    La rata de Américo Vespucio Una de las figuras más controvertidas en la historia de la exploración del mundo es sin duda la de Américo Vespucio, navegante florentino que trabajó al servicio de las cortes portuguesa y española durante los…