El legado de Saroïhandy

El legado de Saroïhandy Imagen superior: Jean-Joseph Saroïhandy (1867-1932)

Jean-Joseph Saroïhandy fue un filólogo e hispanista francés que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Hijo de madre vasca y padre vascofrancés, se especializó en el estudio de las diversas lenguas pirenaicas: aragonés, catalán, occitano, euskera y navarroaragonés medieval.

Durante más de treinta años viajó, a pie o en burro, por las dos vertientes de los Pirineos, visitando las más remotas aldeas, recogiendo materiales dialectológicos con los que elaborar sus estudios. Materiales con los que llenaba, uno tras otro, sus cuadernos de campo, hoy en día conservados en la Universidad de Burdeos.

Y fue en uno de esos viajes, realizado en el verano de 1903, cuando se encontró con uno de los documentos clave para entender el origen de la brujería. Los resultados de su descubrimiento los expuso catorce años después, en la Revista de Filología Española, una publicación que cuenta en su haber con algunos de los mejores artículos académicos que se han publicado en nuestro país. Saroïhandy, apasionado de su trabajo, empieza contando cómo llevó a cabo su hallazgo:

"En agosto de 1903, comisionado por la Escuela de Altos Estudios de París para ir a Cataluña a hacer algunos trabajos lingüísticos, atravesé el Pirineo por el puerto de Salau y llegué al pueblo español de Alós. Bajando después por el hondo y estrecho valle de Noguera Pallaresa, me detuve en Isil y por fin en Esterri, en cuyo ayuntamiento me sorprendió agradablemente el hallazgo de un códice de hermosa letra gótica, de principios del siglo XV, en que se hallan escritos, a juzgar por el título, los derechos, costumbres y usos del valle de Aneu."

Aquel códice, hallado en aquel pueblo pirenaico, recogía los fueros de aquel valle leridano, ordenados en 1408. Fueros que, a su vez, eran recopilación de ordinaciones anteriores cuya fecha límite se remonta, según cuenta Saroïhandy, a 1337. En ese mismo códice se incluyen, además, dos documentos posteriores, uno de los cuales, fechado en 26 de junio de 1424, trata de los castigos que se han de imponer a las brujas.

Saroïhandy no lo sabía, porque tampoco es que nadie hubiera estudiado el tema de la brujería hasta entonces, más allá del historiador Jules Michelet, cuya credibilidad había quedado seriamente comprometida por dedicarse a semejante tema; no lo sabía Saroïhandy, ya digo, pero estaba ante uno de los más tempranos testimonios europeos sobre la caza de brujas. Allí ya aparece la descripción del aquelarre, el pacto demoníaco y la figura del diablo, que recibe un curioso nombre: boque de Biterna.

Como filólogo que era, Saroïhandy dedicó una larga disgresión intentando explicar, a sus lectores, donde se ubicaba la tal Biterna y de dónde viene tal asociación con el diablo. A día de hoy, aún no existe consenso al respecto, si bien aquel "boc de Biterna" debía ser alguien conocido para los habitantes de ambos lados del Pirineo, pues en todos los juicios por brujería conservados se hace referencia a dicho personaje.

Si Saroïhandy no hubiese recorrido aquellos valles pirenaicos, a pie o en burro, durante décadas, puede que se hubiese tardado, mucho más, en descubrir aquellos datos fundamentales. Puede que muchos investigadores actuales, que hoy en día "presumen" de algo tan lamentable como que "Cataluña sea la cuna de la brujería europea", no lo hubieran tenido tan fácil en su primera aproximación a su tema de estudio.

Hay una cosa que, en la práctica histórica, aborrezco por encima de muchas otras: no citar las fuentes. O, lo que es peor, citarlas a escondidas, como de pasada, cuando llevas escritas casi doscientas páginas. Como si fueras tú quien hubiera ido en burro a aquellos valles pirenaicos, recién iniciado el siglo XX, cuando no había carreteras, mucho menos autopistas, ni se las esperaba. Desbrozando caminos. Ganándote la confianza de los paisanos. Pidiendo a las fuerzas vivas del pueblo que te dejasen ver sus archivos. Escarbando entre polvo y telarañas, cuando no entre roedores o insectos, los archivos locales. Papeles que no interesaban a nadie. Anotando, pacientemente, en tu cuaderno de campo, dato tras dato. Con un lápiz que afilarías, a saber, con una navaja. Quizás, con la misma navaja con la que cortabas una rebanada del pan comprado a una paisana y lo acompañabas con aquel queso que habías visto curar junto a su huerto...

¿Tanto os cuesta, millenials historiadores, rendir homenaje a vuestros ancestros en la disciplina? ¿Tanto?

Os dejo con una muestra de los cuadernos de Saroïhandy...

mar01

mar02

mar03

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Guerra de escrituras
    Escrito por
    Guerra de escrituras Pocos pueblos indígenas americanos conocieron la escritura. En sentido estricto, sólo los mayas. Una gran parcela de la hermenéutica que permitiría descifrar los códices que se conservan –tres prehispánicos, multitud de posteriores– se ha perdido.…
  • Rechazo irracional
    Rechazo irracional Una pregunta que yo y muchos de mis colegas divulgadores nos hacemos es: ¿cómo puede la gente creer tantas tonterías seudocientíficas? Algunos toman el camino fácil y lo adjudican a que “la gente…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • "Lemmy contra Alphaville" (1965)
    Escrito por
    "Lemmy contra Alphaville" (1965) Dirigida por Jean-Luc Godard y protagonizada por Eddie Constantine, Anna Karina y Akim Tamiroff, Alphaville es una cinta sagrada dentro de la mitología de los críticos de cine. Sin embargo, al revisarla uno siente que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El encuentro Ogdon-Mendelssohn
    Escrito por
    El encuentro Ogdon-Mendelssohn Alejado de cualquier divismo, protegido de la cultura del espectáculo por el proverbial comedimiento británico, John Ogdon ha dejado una obra relativamente breve cuanto indisputablemente sólida. Vivió entre 1937 y 1989, lo suficiente como para…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC