Eduardo Mallea (1903–1982)

En las décadas de 1930 y 1940, Eduardo Mallea era lo que hoy se suele denominar un escritor de culto. No concitaba grandes públicos pero tenía fama de grave y hondo meditador sobre el ser nacional argentino y hasta consiguió ser conocido fuera de su país, extremo infrecuente para un letrado sudamericano. Luego, su estrella perdió luminosidad y actualmente, más que a la literatura, pertenece a la historia de la literatura, como dice su contemporáneo Borges.

Este mismo colega labró su lápida al opinar que Mallea escribía mejores títulos de libros que libros. Alberto Gerchunoff, más sardónico, solía decir, cada vez que se publicaba un nuevo texto de Mallea: «No se pudo evitar». En las bibliotecas de la lectura, que lo son del olvido y la memoria, los vivos mueren y los muertos resucitan, como asegura Paul Valéry.

La narrativa de Mallea, rica en abstracciones y derivas de ensayo, resulta poco atractiva para el gusto contemporáneo. Sus meditaciones sobre la argentinidad –Historia de una pasión argentina, Conocimiento y expresión de la Argentina, Meditación en la costa, La vida blanca– abusan igualmente de elementos metafísicos y son pobres en historia concreta.

Su antropología del hombre argentino, silencioso y hondo, sumido en su bahía de silencio junto al río inmóvil de la crisis histórica, poco y nada aporta a la dilucidación de los problemas que el tiempo ha acumulado en la sociedad argentina.

Quizá sus textos menos deteriorados por los años sean sus relatos breves, reunidos en Cuentos para una inglesa desesperada y La sala de espera. En ellos pretendió menos y consiguió más.

Casos como el de Mallea invitan a pensar que la lectura literaria no es identificable con la historia de la literatura, cosa de investigadores y no de lectores. Sin duda, la vasta obra del escritor tiene un valor documental acerca de cómo imaginaron un país ciertos intelectuales en determinada época. Así reducida en su alcance, dicha obra sigue ocupando un espacio en la vasta trama de la historia argentina.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en TheCult.es (Thesauro Cultural) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Macbeth y las tres brujas
    Escrito por
    Macbeth y las tres brujas Un viejo dicho de Hollywood afirmaba que la información fundamental de la trama de una película se tiene que repetir siete veces, aunque hay que intentar hacerlo cada vez de una manera distinta, excepto cuando la situación…
  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ciencia y magia
    Ciencia y magia ¿A quién no le gustaría que existiera la magia? A diferencia de los milagros, que consistirían —si existieran— en la suspensión temporal de las leyes de la naturaleza por causa de la voluntad…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Las máscaras del pasado
    Escrito por
    Las máscaras del pasado Yo siempre escribo del pasado. Hace ya tiempo que descubrí que no soy capaz de disfrutar el momento presente. No, al menos, con la intensidad con que, supongo, debería disfrutarlo. El momento presente es efímero,…

Cartelera

Cine clásico

  • “Sentido y sensibilidad” (Ang Lee, 1995)
    Escrito por
    “Sentido y sensibilidad” (Ang Lee, 1995) La música de Patrick Doyle es una de los grandes hallazgos de esta película. Modela la acción, muestra los caracteres, enfatiza las imágenes, resalta lo importante… Es una música hecha para destacar la forma de…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Jane, una primatóloga universal
    Escrito por
    Jane, una primatóloga universal El público ya está presente horas antes del acto. Colocados de forma ordenada, se muestran ansiosos porque la estrella del evento está a punto de llegar. Quieren aparecer en el photocall, compartir con ella el…

etimologia