Clint

Había una vez un «galán recio», de buenas pintas, algo cachas, con grandes ojos claros que se creían irresistibles y una actitud de cazador ante el género femenino, como diciéndose: «Ninguna se me escapa y mi mejor glamour es poner cara de amenaza».

Allá él si tal cosa creía. Entre tanto, seguía calándose un sombrero tejano y manejando con certeza rápida el revólver. Se llamaba Clint Eastwood.

Estos chicos no duran mucho. En su caso, era previsible que, al echar chepa y tripa, se quedara sin trabajo. Pero no fue así. Clint, en contra del tópico, halló su mayor fuerza creativa, digamos su juventud como artista, en la madurez y en la vejez. Lo volvió a reafirmar sorprendiéndonos con una de sus obras maestras, Grand Torino.

No la comentaré. Todos la han visto y los especialistas la han juzgado. Diré sólo que me parece una respuesta diferida e inteligentísima a otro clásico suyo, Sin perdón. En ésta narraba una tragedia. Alguien mata con la frialdad amoral propia de lo trágico, como una fuerza de la naturaleza. En Grand Torino, en cambio, y en una de las tradiciones fuertes del cine norteamericano, diseña una alegoría moral. Un antiguo soldado de Corea, un duro de la América profunda, sigue sintiéndose culpable de haber matado a un coreano indefenso, un adolescente como un vecinito suyo, asiático, al que venga de una paliza de sus congéneres, ofreciendo, cristianamente, su vida.

Con ello hace dos actos de justicia. Castiga a los malhechores y se castiga a sí mismo. No hay tragedia, hay drama. El viejo guerrero hace justicia con toda libertad.

Desde luego, hay obras de arte que no se pueden hacer en la juventud. Lo contrario también es verdad. Un ochentón como Clint no puede bailar a Tchaikovsky, pero aquel galán recio de otros tiempos no pudo filmar Grand Torino. Lo tuyo no es la jubileta, Clint.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Más en esta categoría: « El señor Hache Miedos »

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Montaje ideológico e idealógico
    Escrito por
    Montaje ideológico e idealógico ¿El cine fue mudo alguna vez? Esa era la pregunta en El sonido antes del sonido. Tras el período primitivo del cine mudo, se consideró que la música podía jugar un papel semejante en el…
  • Del oso al mono
    Escrito por
    Del oso al mono Un adagio tradicional sostiene que el hombre es como el oso: cuanto más feo, más hermoso. Vista la deriva de las identidades sexuales en estos tiempos, si se vuelve al refrán caben, al menos, dos…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • "Las toleramos, pero no las necesitamos"
    Escrito por
    "Las toleramos, pero no las necesitamos" "Las toleramos, pero no las necesitamos". Así hablaban los surrealistas de las mujeres. El surrealismo, como el dadaísmo, el futurismo, el expresionismo y tantos otros artes vanguardistas seguía siendo un coto cerrado, un club exclusivamente…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • "Mundos mágicos" (1911), de F.W. Mader
    "Mundos mágicos" (1911), de F.W. Mader La ciencia-ficción va extendiéndose a otros países europeos, entre ellos Alemania. Aquí, Friedrich Mader imaginó una nave esférica, bautizada Sannah, que transportaba una tripulación hasta Marte para, a continuación, realizar el primer viaje –ida y…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Really” (1972), de J.J. Cale
    Escrito por
    “Really” (1972), de J.J. Cale A veces me pregunto qué habría hecho Eric Clapton sin J.J. Cale. No es por menospreciar a Clapton, cuyo legado con Cream, con John Mayall e incluso el de su propia carrera en solitario son inconmensurables, pero cuando Cale apareció en el mundo de…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…

etimologia