Josephine Garis Cochrane (1839-1913)

Inventora y empresaria estadounidense, creadora del primer lavavajillas funcional. Nació en el condado de Ashtabula (Ohio). Su padre, John Garis, era un ingeniero civil que había participado en la fundación y desarrollo de Chicago (1837), inventando una bomba desecadora de terrenos pantanosos y supervisando la construcción de serrerías y batanes hidráulicos a lo largo del río Ohio, tarea en la que Josephine le acompañó de pequeña y le sirvió de incipiente formación en mecánica. Asimismo, su bisabuelo materno fue el relojero e ingeniero John Fitch (1743-1798), inventor del “Perseverance” (1787), el primer barco de vapor operativo en los EE. UU. (en el río Delaware), que llegó a patentarlo en 1791 (en su país y en Francia).

Josephine Garis estudió inicialmente en un instituto privado de Valparaiso (Indiana). Tras el incendio de la escuela, se trasladó a Shelbyville (Illinois), donde completó su formación. Allí, en 1858, se casó con William Apperson Cochran (1831-1883), un próspero comerciante textil e influyente político local del Partido Demócrata, masón y miembro de la Iglesia Unitaria. Gracias a los contactos del marido, la casa de la pareja pronto se convirtió en centro de la vida social de Shelbyville y lugar de celebración de numerosas fiestas. Sin embargo, la vajilla doméstica compuesta de caras porcelanas chinas (pertenecientes a la familia desde el siglo XVII) sufría de roturas o desperfectos por motivo del lavado manual de los sirvientes, así que Josephine pensó en alguna alternativa que también aliviara a las amas de casa en la penosa tarea de lavar los platos después de las comidas.

En general, el trabajo de lavar platos a mano en las cocinas de restaurantes y comedores de la época era agotador y muy desagradable, a causa de la suciedad, los malos olores y la atmósfera sofocante provocada por el agua caliente. Además, se encontraba muy mal pagado, si bien los lavadores eran dueños de la capa de grasa que quedaba en el agua y que vendían a los fabricantes de jabón. El procedimiento empleado habitualmente era remojar las vajillas en agua jabonosa caliente, fregarlas con una toalla vieja de lino y secarlas mediante velas.

La idea de una máquina lavaplatos no era nueva y ya había sido patentada anteriormente en EE. UU. varias veces pero sin relevancia comercial (por su complejidad de uso o su poca utilidad). En 1850, Joel Houghton (1793-?), residente en Ogden (Nueva York), obtuvo una patente (no. 7653) para un recipiente cilíndrico de madera o metal en el que se depositaban los elementos de la vajilla y eran lavados echando agua con fuerza sobre ellos a la vez que se hacía girar manualmente un eje dotado de palanca y cubo. En 1863, Gilbert Richards y Levi A. Alexander (ambos de Massachusetts) registraron un limpiador de platos y tazas (patente no. 42280) compuesto por una rueda adaptada para arrojar agua contra la vajilla desde dentro del recipiente. Posteriormente, estos dos inventores protegieron por separado sus propios modelos (patentes no. 51000 y no. 61256). Así, en 1865, Alexander partió de la anterior patente e introdujo una serie de mejoras como un nuevo sistema de estantes para colocar los platos, una tapadera para evitar que el agua se saliera y se desperdiciara, una válvula-resorte de drenaje y un fondo cóncavo. Por su parte, en 1867, Gilbert diseñó una máquina por completo distinta, de aspecto longitudinal, que combinaba un tamiz metálico, ruedas dentadas y un mango con paletas.

josephine2

Imagen superior: patente estadounidense no. 355139 (USPTO).

A la muerte de William Cochran, quedaron al descubierto numerosas deudas que condujeron a su viuda a modificar su apellido de casada (añadiendo la letra e al final) y a ponerse manos a la obra en la tarea de construir un aparato lavavajillas. El procedimiento era similar al de las patentes de Houghton, Richards y Alexander: lanzar chorros de agua sobre los platos firmemente sujetos en anaqueles. La máquina fue construida en el establo de la residencia de los Cochran con ayuda de un amigo mecánico ferroviario. Los contenedores metálicos para depositar los platos, tazas y cubiertos fueron hechos a medida de las distintas piezas e iban situados dentro de una rueda que reposaba sobre una superficie plana en el interior de una caldera de cobre. La principal novedad estaba en incluir agua caliente expulsada a presión a través de una bomba manual. Además, un motor hacía girar la rueda con los platos mientras los chorros de agua enjabonada salían desde el fondo de la caldera y lavaban la vajilla. La máquina podía lavar automáticamente en dos minutos hasta 200 platos, que eran secados con aire caliente en los propios estantes.

josephine3

Imagen superior: máquina lavavajillas de Cochrane presentada en la Exposición Universal de Chicago.

En 1886, Josephine Cochrane recibió una primera patente (no. 355139) por su invención. A continuación, estableció en Shelbyville la empresa Garis-Cochrane Dish Washing Machine Company, con el objeto de difundir comercialmente el aparato mediante visitas a los posibles clientes realizadas por la propia inventora (activa en ello hasta 1912) o también a través de publicidad, redactada asimismo por Cochrane e insertada en periódicos con destino a hoteles, restaurantes, comedores, hospitales y colegios. La producción fue encomendada a F. B. Tait Manufacturing Company, domiciliada en Decatur (Illinois).

El primer cliente llegó en 1887 y fue el hotel Palmer House de Chicago, al que siguieron otros más en la ciudad y en varias localidades del Estado. Las máquinas costaban entre 150 y 800 dólares cada una, pudiendo lavar y secar en veinte minutos la vajilla usada por un centenar de comensales (en una hora la de 400).

josephine4

Imagen superior: patente estadounidense no. 391782 (USPTO).

En 1892, Cochrane llevaba gastados 25 000 dólares en la fabricación de sus lavaplatos. Para entonces, su invención ya era reconocida en la prensa de la época como un hito revolucionario de la vida doméstica y de la emancipación femenina. Al año siguiente, presentó hasta nueve aparatos en restaurantes y pabellones de la Exposición Universal de Chicago, donde obtuvo un diploma y una medalla como premios a la mejor construcción mecánica por su durabilidad, adecuación, productividad y calidad, compitiendo victoriosamente contra lavavajillas no automáticos de inventores nacionales y extranjeros. En 1897, creaba la empresa Cochran’s Crescent Washing Machine Company, también en Shelbyville, pero ahora con el propósito de fabricar las máquinas e introducirlas en las cocinas domésticas.

josephine5

Imagen superior: patente estadounidense no. 512683 (USPTO).

Entre 1887 y 1909, Cochrane registró cinco patentes más (nos. 391782, 512683, 731341, 852419 y 1.009.223) para distintos modelos de lavaplatos perfeccionados en cuestiones como el ahorro de agua, jabón, energía o piezas, la mejora de las boquillas de descarga o la introducción de mecanismos de bombeo, un deflector automático, rotación intermitente, manguera de drenaje, doble recipiente, una canasta protectora de la vajilla o un pequeño modelo adaptado específicamente a los hogares (comercializado a partir de 1911). Incluso, en 1914, llegó a obtener una patente póstuma (no. 1.223.380). Josephine Cochrane falleció en Chicago a la edad de 74 años (posiblemente de un accidente cerebrovascular). En 1916 y 1926, sus empresas fueron adquiridas por The Hobart Manufacturing Company.

josephine6

Imagen superior: patente estadounidense no. 852419 (USPTO).

Aunque los lavavajillas de Cochrane tuvieron un relativo éxito para uso industrial y conseguían una notable higiene, encontraron numerosos rechazos por parte de trabajadores de cocina (al ver peligrar sus empleos) y tampoco llegaron a convertirse en elementos habituales dentro de los hogares a causa del elevado precio y el excesivo tamaño de los aparatos, las rudimentarias instalaciones de agua caliente o los prejuicios machistas.

El primer lavaplatos eléctrico no llegó hasta 1913, desarrollado por Watson Brothers Dishwasher Company, de Syracusa (Nueva York) y asimismo responsable unos años antes (1909) de una máquina lavavajillas que funcionaba a gasolina. En 1924, el militar británico William Howard Livens (1889-1964) registró en su país una patente (no. 219103) a favor de un pequeño lavavajillas adaptado para uso doméstico y con aspectos presentes en las máquinas de hoy en día como la puerta frontal de carga, un rociador giratorio o elementos de secado (añadidos en 1940). En 1932, General Electrics (tras hacerse con Watson Brothers) lanzó al mercado una marca de lavavajillas con diversas mejoras: recipiente cuadrado, mando de control, anaqueles recubiertos de goma y válvula automática de medir el nivel del agua.

Sin embargo, la difusión de los lavavajillas domésticos no llegó hasta el crecimiento demográfico de la década de 1950, aunque inicialmente sólo accesibles a las clases pudientes y vendidos como elementos independientes o aparatos portátiles. A partir de la década de 1970, gracias a la popularidad de las encimeras y de los armarios de cocina en alto, los lavavajillas llegaron a la clase media de EE. UU. y Europa Occidental, pudiendo venderse en tamaños y diseños estandarizados como unidades modulares que podían integrarse sin dificultad junto a otros electrodomésticos de la cocina.

josephine7

Imagen superior: publicidad del lavaplatos Garis-Cochrane (1903).

Bibliografía

Fenster, Julie M.: The Woman Who Invented the Dishwasher; American Heritage of Invention & Technology, 1999, 54-61.

Snodgrass, Mary Ellen: Encyclopedia of Kitchen History; Nueva York, Fitzroy Deaborn, 2005, 320.

Cole, David John, Browning, Eve y Schroeder, Fred E. H.: Encyclopedia of Modern Everyday Inventions. Wesport (Conn.) & Londres, Greenwood Publishing Group, 2003, 100.

MacDonald, Anne: Feminine Ingenuity: How Women Inventors Changed America; Nueva York, Ballantine Books. 1994

Enlaces

Wikipedia

It’s Not Easy Being Clean: The Legacy of Josephine Cochran

Debbie Foulkes, Josephine Cochrane (1839-1913) invented the Dishwasher, forgottennewsmakers.com

John H. Lienhard, No. 1476: Inventing te Dishwasher, The Engines of Our Ingenuity

Early Mechanical Dishwashing

Sobre el artículo original

Museo Virtual de la Propiedad Industrial. Un especial agradecimiento al Equipo de Investigación sobre Propiedad Industrial. Convenio de Colaboración OEPM-UAM por permitir su reproducción.

Sobre la autora

Raquel Pintado HerediaEquipo de Investigación sobre Propiedad Industrial. Convenio de Colaboración OEPM-UAM.

Editor: Luis Fernando Blázquez Morales.

Copyright © Raquel Pintado Heredia. Editado previamente en Mujeres con ciencia, bajo licencia CC. Este artículo se publica en www.TheCult.es (Thesauro Cultural) con dicho reconocimiento y sin ánimo de lucro, por cortesía de la Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco.

Raquel Pintado Heredia

Equipo de Investigación sobre Propiedad Industrial. Convenio de Colaboración OEPM-UAM.

Oficina Española de Patentes y Marcas y la Universidad Autónoma de Madrid.

Lo último de Raquel Pintado Heredia

logonegrolibros

  • Darwin y su método de trabajo
    Escrito por
    Darwin y su método de trabajo A menudo cito a Darwin en mis clases de guión para recomendar una manera de escribir que creo estupenda: "Parece que hay una especie de fatalidad en mi mente que me induce a empezar expresando…
  • Archipiélago
    Escrito por
    Archipiélago Había una vez, y sigue habiéndolas, muchas islas en el mundo de la fábula. Se puede hacer un fragmentario y, si se quiere, aleatorio recorrido por ellas, hasta llegar a la de Morel. En embarcaciones…
  • El cólera de Aquiles
    Escrito por
    El cólera de Aquiles Un alumno mío, de los tiempos heroicos cuando daba clase de redacción en Biomédicas, confundía el género de cólera cuando quería referirse a la enfermedad (masculina), y hablaba (o peor, escribía) de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La Ciencia Inútil
    La Ciencia Inútil Que la ciencia es útil nadie lo duda. Incluso sus mayores detractores, quienes la culpan, a ella y sólo a ella, de explosiones atómicas, calentamientos globales, extinción de especies, hoyos en la capa de ozono…
  • El paraíso perdido
    Escrito por
    El paraíso perdido "‒Mamá, ¿por qué debemos ir a misa? Yo no quiero ver a toda esa gente, no quiero que me hablen, no quiero darles dos besos: huelen mal, mamá. Por favor, mamá, por favor... ‒Debes aprender,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las dos almas de Humperdinck
    Escrito por
    Las dos almas de Humperdinck De Engelbert Humperdinck suele recordarse una sola obra, su cuento musical Hansel y Gretel, así como su colaboración con Wagner en la instrumentación de Parsifal. Desde luego, no se puede hablar de coautoría, ya que…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC