"La montaña y el arte", de Eduardo Martínez de Pisón

Un elevado tanto por ciento de esa perfección que atribuimos a los paisajes naturales se expresa por medio del arte, y lo mismo ocurre en sentido contrario: cuando un artista evoca la naturaleza, parte de su éxito se debe al prestigio milenario que ésta tiene en la imaginación humana.

El empeño que el alpinista pone a la hora de perseguir una cima es rentable en lo estético y en lo filosófico. Si escalar tiene un efecto íntimo, entonces no hay duda: la montaña es un símbolo de elevación espiritual, y al mismo tiempo, un reflejo de las esencias más poderosas del planeta.

Permítanme que añada aquí una digresión. Los científicos que hablan de la serendipia se refieren a ella como una fuerza motriz poderosísima. Podemos resumir ese fenómeno del siguiente modo: un investigador sigue una pista, pero en realidad no sabe lo que busca hasta que lo encuentra de un modo casual. Es algo que sentimos de forma habitual los aficionados a visitar parajes naturales.

Tengo la impresión de que este libro encierra algo de esa serendipia. Quiero decir con ello que el geógrafo Eduardo Martínez de Pisón ‒uno de los ensayistas más profundos y admirables con los que cuenta el naturalismo español‒ nos invita a una lectura que comienza en una cordillera y prosigue en una biblioteca, y en ambos espacios va encontrando, quién sabe si fortuitamente, motivos para el asombro.

Esta vez, el montañero parece ir en busca de lo primigenio ‒la identidad desnuda del paisaje‒, pero acaba reflexionando sobre la proyección que esas montañas tienen sobre los creadores más sofisticados. Escritores, cineastas, músicos o pintores que, con la mirada fija en el horizonte, han traducido a su lenguaje el ritmo secreto de las cordilleras y de los valles.

Por cierto, no es éste el primer libro que Martínez de Pisón dedica a los pensadores y artistas que han partido del mundo de la cultura para acercarse a territorios vírgenes, así que les animo a disfrutar con otras de las obras que ha consagrado al asunto.

La seducción de la naturaleza es un tema muy amplio, y la obra que nos ocupa lo explora a conciencia, con amenidad literaria y con esa amplidad de saberes que es marca de la casa. No en vano, Martínez de Pisón, además de geógrafo, es un escritor con un amplio repertorio de conocimientos, que va de la antropología al arte y la historia. En este sentido, es un intelectual que encaja a la perfección dentro de esa corriente que Edward O. Wilson llama consiliencia, y que persigue la confluencia entre las distintas ramas de las ciencias y de las humanidades.

Lúcido y evocador, repleto de datos valiosos y de apreciaciones originales, este ensayo es uno de esos títulos que salen de imprenta con vocación de convertirse en clásicos dentro de su especialidad. No lo duden: La montaña y el arte es una obra imprescindible en la biblioteca de cualquier estudiante o amante de la naturaleza.

Sinopsis

Tras una prolija carrera profesional y vital dedicada a la geografía y a la montaña, Eduardo Martínez de Pisón aborda en estas páginas el reto de reivindicar el valor no solo estético sino cultural de la montaña. Fruto de numerosos viajes, cientos de lecturas y meditaciones de caminante solitario, este libro tan personal –sin dejar de ser enciclopédico, erudito y ameno– pretende rescatar y hacer disfrutar de las imágenes, tan verdaderas y propias del mismo paisaje, que infinidad de artistas –pintores, músicos y escritores sobresalientes en la historia del arte–, han sido capaces de producir con sus obras a partir de su contacto con la montaña, tras penetrar en su sentido. Para este veterano geógrafo, montañero y ensayista, el arte del paisaje y la montaña es parte de la exploración geográfica: la montaña es un todo geográfico y cultural, donde su vertiente artística es especialmente reveladora y magnífica. El Mont Blanc y los Alpes, el Everest y el Himalaya, o nuestros más cercanos Pirineos o Sierra de Guadarrama, durante siglos han captado la atención de generaciones de artistas: pintores como Patinir, Lorena, Caspar Wolf, Turner, Caspar D. Friedrich, Viollet-le-Duc, Loppé, Samivel, Schrader, Whymper, Martín Rico o Carlos de Haes; músicos como Schubert, Liszt, Wagner, o Richard Strauss; o escritores como Dante, Petrarca, Goethe, Victor Hugo, George Sand, Pivert de Senancour, Thoreau, Unamuno o Buzzati. Todos ellos, fascinados por la belleza las montañas, la han devuelto con creces mediante sus obras, reflejo de su sensibilidad, su capacidad y gusto, y producto de su maestría para lograr transmitir esa belleza mediante la aplicación de su arte.

La geografía de la montaña culmina así en su imagen y expresión artística, y el arte se conforma en parte sustancial de los paisajes geográficos. Maestro de geógrafos, montañeros, alpinistas y pirineístas, Martínez de Pisón nos ofrece un hermoso e insustituible panorama de la montaña nacido del mundo cultural.

Eduardo Martínez de Pisón  (Valladolid, 1937) es Catedrático Emérito de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid, además de escritor y montañero. Es especialista en Geografía Física, campo en el que ha realizado la mayor parte de su investigación, publicaciones y docencia. Director del «Instituto del Paisaje» de la Fundación Duques de Soria, tiene más de 450 publicaciones de su materia.

Ha escrito además libros literarios y de divulgación de viajes y geografía, y ha participado como asesor geográfico de documentales de TV en el Desierto de Gobi, montañas de Asia Central, Ruta dela Seda, Karakorum, Himalaya y el Tíbet. Sus últimos premios son la Medalla de Plata de la Comunidad de Madrid, la Cruz al Mérito Medioambiental, y el Premio del Observatorio d’Achtall 2016 en la modalidad de Ensayo por su libro La Tierra de Jules Verne.

Es autor de una prolífica obra geográfica, en la que abundan tanto trabajos científicos como de divulgación. Entre sus últimos libros se encuentran: Imagen de Madrid. Comentarios geográficos al mapa comarcal 1:50.000 de la Comunidad de Madrid (Comunidad de Madrid, 2008), La belleza del oficio de geógrafo (UAM, 2009), Miradas sobre el paisaje (Biblioteca Nueva, 2009) y El sentimiento de la montaña (Desnivel, 2ª ed., 2010, escrito junto con Sebastián Álvaro).

Ha escrito El largo hilo de seda: viaje por las montañas y los desiertos de Asia Central (Fórcola, 2ª ed. 2012), con prólogo de Sebastián Álvaro; Imagen del Paisaje: la Generación del 98 y Ortega y Gasset (Fórcola, 2012), con prólogo de Helio Carpintero; y La Tierra de Jules Verne (Fórcola, 2ª ed., 2014).

Es responsable de la introducción y edición de Claudius Bombarnac, corresponsal de El Siglo XX. Viaje en tren por Asia central, de Tiflis a Pekín (Fórcola, 2013), y de César Cascabel (Fórcola, 2015), ambas de Jules Verne, en traducción por Mauro Armiño.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Fórcola. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Kenneth Rexroth, una biografía
    Escrito por
    Kenneth Rexroth, una biografía De Kenneth Rexroth (1905–1982) yo conocía su interés por las culturas china y japonesa y que era una especie de budista de California (que suelen ser los mejores budistas). También sabía que tenía mucha relación…
  • ¿Dónde está Federico?
    Escrito por
    ¿Dónde está Federico? A comienzos de 1936, Margarita Xirgu planeaba un viaje por América con su tropa y propuso a Federico García Lorca que la acompañase. El escritor prefirió quedarse en España. Vino la guerra, algún amigo le…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Lo que la ciencia sabe de los zombis
    Escrito por
    Lo que la ciencia sabe de los zombis Desde White Zombie, un filme estadounidense de 1932 con el inolvidable Bela Lugosi en el papel de hechicero vudú, los muertos vivos del folklore haitiano no han dejado de acecharnos desde el celuloide, llegando a…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Corelli es Canio
    Escrito por
    Corelli es Canio Canio, de Payasos, fue uno de los primeros papeles debutados por Corelli, en julio de 1953 en las Termas de Caracalla, es decir a apenas dos años de iniciar su profesión, y aunque no lo…

logonegroecologia

Coffy, CC