Vida perra

Vida perra Imagen superior: Alexey Matveichev, CC.

Leyendo el periódico en el parque me he hecho contertulio de una asamblea que podría llamarse la Vida Perra. Una rápida conclusión me ha sugerido corregir el refrán: «Dime qué perro paseas y te diré quién eres».

En efecto, la señora que sigue a su husky es soñadora y se imagina atravesando montañas nevadas. En cambio, las que sacan a los terriers y caniches de toda la vida están ansiando volver con ellos a casita, a un mundo de cojines y alfombras, de conversaciones íntimas con los chuchos.

Hasta diría que el feo bulldog tiene un aire de familia que identifica al buen marido jubilado, el que hace gran parte de la compra mientras ventila a su can.

Mucho más jóvenes son los chicos de chándal, sin afeitar y despeinados, recién huidos de un despertar tardío, que caminan tras sus dogos argentinos, sus mastines, sus pitbulls. Son la nueva generación, que se abre paso agresivamente y subraya el coraje ante la competencia, la virilidad de siempre.

De pronto, la asamblea se calla y corta abruptamente el flujo de sus confidencias caninas, que son como secretos de familia. Se acerca una dama con gafas de sol, aún sin maquillar, acompañada de un primoroso afgano. O quizá más, de un dorado golden retriever.

Las glosas no se hacen esperar:

—¿De dónde sacarán ésos la pasta para comprar tales animalitos?

Cierto día, la asamblea celebró una visita de duelo. Había muerto Sansón, el gigantesco pastor alemán que llevaba, más que ser llevado, a su amo, un anciano pequeño y descarnado, don Mateo. Seguramente, había depositado en el potente bicho los recuerdos de juventud y fortaleza que los años le habían confiscado.

La asamblea en pleno visitó al dolido señor y luego, en unos apartes, decidió comprarle otro pastor alemán para que lo bautizara, naturalmente, Sansón.

Les pedí que se lo pensaran. Don Mateo no aceptaría la sustitución del insustituible. De lejos, Augusto, el filósofo, llama a su perro Platón, que busca a su Diotima, por cierto.

—Platón, Platón— comenta una señora, algo mosqueada—. Vaya nombre para un perro. De verdad que hay gente rara en este mundo.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado previamente en ABC y se reproduce en TheCult.es (Thesauro Cultural) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Erwin Schrödinger (1887-1961)
    Escrito por
    Erwin Schrödinger (1887-1961) Los físicos y científicos no sólo hacen experimentos en el laboratorio, sino también en el interior de sus propias mentes. Uno de los experimentos mentales más famosos es el conocido como “El gato de Schrödinger”.…
  • Darwiniana
    Escrito por
    Darwiniana «Como ni el disfrute de la música ni la capacidad para producir notas musicales son facultades que tengan la menor utilidad para el hombre (…) deben catalogarse entre las más misteriosas de las que está…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Twitter, we have a problem!
    Twitter, we have a problem! La ciencia y la tecnología no sólo nos revelan cosas nuevas sobre el universo y nos dan herramientas para hacer cosas que antes parecían imposibles (curar infecciones, volar, comunicarnos a distancia instantáneamente…). También modifican decisiva…
  • Dibujos de Sylvia Plath
    Escrito por
    Dibujos de Sylvia Plath «Por mucho que la poesía dominara su propósito, el arte siempre fue un elemento importante en la vida de mi madre», escribe Frieda Hughes. Y esto es lo que queda patente en este volumen, donde…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Una hora con Calderara
    Escrito por
    Una hora con Calderara Giacinto Calderara fue un compositor que vivió entre 1729 y 1803 y trabajó durante 54 años en Asti, estrenando algunas óperas que gozaron del esperado éxito como el Ricimero, ofrecida por vez primera en el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC