Escribir con dos c…

Unas curiosas superposiciones concéntricas muestra la película de Martín Cuenca El autor, cuyo coguionista es Alejandro Hernández. No haré crónica de cine sino una reflexión veloz sobre lo que el título anuncia, la autoría.

En efecto, el relato del que se extrajo el guión es de Javier Cercas, un narrador afecto a novelar acontecimientos y personajes históricos documentados. Es decir: que la materia informativa de sus libros viene digamos que del exterior al texto. Cuenta aquí la historia de un hombre que quiere ser escritor, que quiere escribir una novela que lo cuente todo, que quiere proveerse de realidad circundante y que quiere intervenir en esa realidad para que le sirva de elemento a su novela. Cercas, evidentemente, ha jugado irónicamente su fábula. Ha hecho de su personaje un papanatas que es capaz de vivir una serie de papanatadas tales que le sirvan para urdir la deplorable historia que Cuenca ha terminado filmando.

Lo reflexivo del caso es un problema antiguo, diría que clásico –léase: irreductible– del arte: la relación entre el espacio interno de la obra y el espacio exterior que solemos denominar realidad. Desde luego, aquí se abre un asunto filosófico respecto a lo que sea la realidad. Más ceñidamente: qué calidad tiene. Que no cunda el pánico. No he de tratarlo ahora.

Cercas es un escritor realista, es decir que cree que existe una realidad ya estrictamente real, construida y resuelta. El escritor habrá de explorarla, recoger documentos y pruebas empíricas – la más frecuente: la observación – y confiar en dos cosas principales: su facultad de llegar a conocer la realidad y la docilidad de lo real, que se deja penetrar por las percepciones del escritor. Luego vendrá el hallazgo del lenguaje justo y apropiado, porque la palabra es también dócil a la habilidad del escritor. Que ha de hacerlo todo como el profesor del taller literario dictamina que debe hacerse y el alumno pone a prueba: con dos c…En efecto, se coloca en pelota ante la mesilla del ordenador y sitúa lo que hay que situar donde hay que situarlo.

Con dos c… retratar este mundo de m… lleno de hijos de p…Así se consigue llegar a ser un autor. Aunque esté casado con una escritora de gran éxito, que misteriosamente también escribe con sus dos c…

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Copyright de la imagen de "El autor" © Filmax. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

  • La Buenos Aires de Borges y de Arlt
    Escrito por
    La Buenos Aires de Borges y de Arlt Aproximo en estas páginas a dos escritores de la misma época, nacidos con un año de distancia, para disipar  un lugar común poco productivo y, a mi entender, equívoco en la crítica corriente. Creo que…
  • Manejar herramientas
    Manejar herramientas Un simio toma una varita, le quita las hojas y la usa para escarbar un hormiguero, buscando comida. Está imitando a un congénere. Al principio lo hace torpemente, pero al poco rato maneja…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un año
    Escrito por
    Un año Un año son trescientos sesenta y cinco días. Con sus trescientas sesenta y cinco noches. Un año puede ser una vida o un suspiro. Un devenir anodino o un flujo torrencial. Un año es un…

Cartelera

Cine clásico

  • "El padrino". La poética del naufragio
    Escrito por
    "El padrino". La poética del naufragio Hay una lentitud cansada en la película, un ritmo sostenido pero lleno de silencios forzosos. Es como si la respiración se detuviera en aquellos pasajes que más encogen el alma, como si no pudiéramos con…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Los dedos de Liszt
    Escrito por
    Los dedos de Liszt Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La isla de los murciélagos solos
    Escrito por
    La isla de los murciélagos solos En algún momento hacia el año 800 de nuestra era el ser humano llegó a las islas de lo que ahora es Nueva Zelanda. Según la tradición maorí, hubo varias oleadas de inmigración que culminaron…