"Botánica para bebedores", de Amy Stewart

¿Qué es la botánica? El saber científico nos detalla al respecto las mil facetas del universo vegetal, pero a mí me gusta más la idea de trabar amistad con esos seres que, gracias a la alquimia de la fotosíntesis, permiten la vida en la Tierra. En todo caso, los botánicos no son los únicos que se preocupan por el reino de las plantas. También lo hacen los agricultores, los jardineros e incluso los cocineros. O como nos recuerda Amy Stewart en este maravilloso libro, los creadores de bebidas alcohólicas.

En realidad, la obra de Stewart escapa a las definiciones, y sólo por ello, ya merece el interés del lector. ¿Es un libro de botánica? Por supuesto. ¿Un recetario de bebidas? Claro que sí. ¿Una crónica de nuestra relación histórica con el mundo verde? Yo diría que también. Y si a todo esto le añadimos que la autora predispone nuestro ánimo con un estilo ligero y ameno, creo que el elogio será completo.

Sospecho que cabe aproximarse a esta obra por varios caminos. Por ejemplo, si uno es amante de la divulgación científica, comprobará que Stewart sabe homenajear a ese batallón de investigadores que, a lo largo de los siglos, ha visitado selvas o bosques remotos, en pos de esta o aquella especie. Unos especímenes que luego ‒como saben, una cosa lleva a la otra‒ han sido empleados para enriquecer las bebidas más diversas. Desde las más chispeantes a las más cálidas y suaves. Desde las más sutiles hasta las más fragantes o embriagadoras.

La erudición de Botánica para bebedores queda reflejada en cada una de sus entradas. En este sentido, sus capítulos forman una suerte de enciclopedia que atesora dos impulsos incondicionales: la curiosidad de los sibaritas ‒enólogos, maestros cerveceros o simplemente, gente amable, acodada en la barra de alguna coctelería‒ y el afán de conocimiento de los científicos.

¿Recuerdan Casablanca? El mayor Strasser le preguntaba a Bogart su profesión, y éste, sin descomponer la figura, respondía: "Borracho". En realidad, aunque el título original de este libro sea The Drunken Botanist (El botánico ebrio), queda claro que la bebida, para Stewart, es una cuestión de estilo. Por eso mismo, su apasionante exposición está repleta de fórmulas para la coctelería casera, que viene a ser una costumbre consolidada entre quienes cultivan la elegancia sin necesidad de perder la verticalidad. De hecho, el suyo es un libro selecto, en el que los combinados y brebajes más sofisticados son una oportunidad para indagar en aspectos fundamentales de la historia de la humanidad.

En definitiva, lo que nos regala Amy Stewart es cultura en vaso alto, con una rodaja de limón y una guinda.

Sinopsis

Un insólito brindis literario para celebrar la larga y feliz unión entre la bebida y la botánica

 El vino más exquisito, el cóctel más creativo, la cerveza más refrescante, todas las bebidas alcohólicas tienen en su esencia un componente vegetal, una o más variedades de hierbas o cereales que les otorgan un carácter único y distintivo. En este original  libro, la autora expone los secretos de la «botánica» de nuestros néctares favoritos, una guía de más de 150 plantas, árboles, flores y frutos, aderezada con apuntes inéditos sobre la relación entre las plantas, la química y el alcohol. Algunas variedades son poco conocidas, otras son de una rareza peculiar, y por lo menos una es tan vieja como los dinosaurios, pero todas ellas forman parte de diferentes tradiciones culturales y de nuestra historia común.

Botánica para bebedores contiene, además, indicaciones para que uno mismo pueda cultivar muchas de las plantas descritas, así como cincuenta recetas de cócteles y abundantes consejos para dominar el arte de mezclar bebidas.

Traducción: Ana Herrera Ferrer.

Amy Stewart es autora de seis libros sobre los peligros y los placeres de la naturaleza. Sus ensayos y artículos han sido publicados en The New York Times, The Washington Post y en revistas como Fine Gardening. Distinguida con el Premio Literario de la American Horticultural Society, con Botánica para bebedores obtuvo el Judges Choice Award de la International Association of Culinary Professionals, así como el Northern California Book Award. Stewart vive en Eureka (California), donde tiene una librería, Eureka Books. Más información en amystewart.com

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Salamandra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Contra las supersticiones. Entrevista con Umberto Eco
    Escrito por
    Contra las supersticiones. Entrevista con Umberto Eco Umberto Eco (Alessandria, Piamonte, 1932-Milán, Lombardía, 19 de febrero de 2016) revolucionó en los años sesenta del pasado siglo la teoría de la comunicación, descubriendo para la semiótica un continente selvático y fascinante más allá…
  • Un diagnóstico para Friedrich Nietzsche
    Escrito por
    Un diagnóstico para Friedrich Nietzsche En 1888, las conferencias de Georg Brandes en Copenhague empiezan a poner de moda la obra de un filósofo ignorado, un profesor de filología aficionado a la música que edita sus opúsculos en tiradas ínfimas…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Un laboratorio de hechicera
    Escrito por
    Un laboratorio de hechicera Dicen, quienes saben, que La Celestina se nota que es una obra escrita por un hombre, porque incluye un conjuro que, al parecer, sólo es cosa de hombres, porque sólo los hombres sabían leer y…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Adolf Busch, por el camino de Brahms
    Escrito por
    Adolf Busch, por el camino de Brahms Adolf Busch (1891-1952) fue uno de los más importantes violinistas de su tiempo. Acaso, en el mundo germánico, el más considerado, porque unió al repertorio habitual el rescate de Bach y, a las actuaciones solistas,…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Modestia
    Escrito por
    Modestia Todos los que tratamos con la Naturaleza como tema del conocimiento, de la comunicación o de la pedagogía, solemos aceptarnos como portadores de un cierto valor incombustible. A menudo, incluso, se ronda el mesianismo y,…

etimologia