"Artemisa", de Andy Weir

Vuelve a las librerías Andy Weir con una novela, Artemisa, que luce las mismas virtudes que su predecesora, El marciano, un libro con el que Weir se consagró en el panorama de la ciencia-ficción con una mezcla muy atractiva de aventura espacial y verosimilitud científica.

Como sucede con las segundas entregas de cualquier autor debutante, Artemisa ha sufrido el escrutinio de todos aquellos que alabaron el éxito incontestable de El marciano. Lo cierto es que Weir no defrauda, y nos ofrece aquí los mismos ingredentes que ya nos hicieron disfrutar con su peripecia marciana: un protagonista atrayente, con el que no resulta difícil identificarse, un entorno lejano ‒en este caso, la Luna‒ y una situación que exige al personaje principal el despliegue de recursos inesperados. Y a modo de contexto, una descripción muy plausible de lo que puede ser la colonización de nuestro satélite y el desarrollo de una primera base lunar.

Hay detalles en Artemisa que me han recordado (lejanamente) la impresión que nos dejó el film Atmósfera cero (Outland, Peter Hyams, 1981). Al fin y al cabo, Artemisa es también un thriller donde el héroe ‒una joven de origen saudí llamada Jazz, que se debate entre sus problemas económicos y las tentaciones de una trama criminal que volverá en su contra‒ tiene que vérselas con un peligro más tenebroso de lo que parece.

Weir se centra en los riesgos que la impulsiva Jazz debe superar, y nos narra sus lances y sus retos con un estilo llano, ameno, sin alardes ni pedantería. En otras palabras, la suya es una narración muy visual, en la que nos importa más lo que el autor nos cuenta que la forma en la que lo hace.

No obstante, una de las mayores virtudes de Weir ‒ya lo mencioné antes‒ es su rigor científico. De ahí que Artemisa sea una fuente de información excepcional para todos aquellos que sueñen con la promesa de habitar en la Luna. En este sentido, bajo su fluido narrativo, el libro coquetea con la divulgación ‒algo positivo, en mi opinión‒ y se compromete con el realismo, ciñendo la fantasía a entornos posibles, bien documentados. Esto último, de algún modo, entronca con la tradición de autores como Julio Verne, que no se sentían incómodos a la hora de intercalar en sus relatos comentarios científicos.

En todo caso, esta es una aventura de la vieja escuela, que se lee con ligereza y una constante sensación de entretenimiento. Aquí no hay momentos de excesiva trascendencia. Es más, a la propia narradora, Jazz, no le importa soltar un taco o una frase rotunda cuando la ocasión lo merece.

Dejo para el final otro factor muy atractivo: el detallismo con el que Weir nos habla de esa ciudad, Artemisa, cuyas posibilidades y estructura investigó concienzudamente. Al concluir el libro uno siente que, si algún día llega a existir un enclave habitado en la Luna, no será muy distinto del que aquí se describe.

Sinopsis

Artemisa es la esperada nueva novela del autor de El marciano, el libro que ha abierto la ciencia ficción al gran público, convirtiéndose en un fenómeno editorial en 40 países con más de 3.000.000 de ejemplares vendidos, y una película de gran presupuesto: Marte de Ridley Scott, con Matt Damon como protagonista.

Jazz Bashara es una criminal... O al menos lo parece. La vida en Artemisa, la primera y única ciudad de la Luna, es difícil si no eres un turista adinerado o un multimillonario excéntrico. Así que hacer un poco de contrabando de lo más inofensivo no cuenta, ¿verdad? Sobre todo cuando hay que pagar deudas y tu trabajo como transportista apenas paga el alquiler.

De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida...

Andy Weir nació y se crio en California. Hijo de físico e ingeniero, a los quince años fue contratado por un laboratorio de Estados Unidos, donde trabajó como ingeniero de software hasta que el fulgurante éxito de su primera novela, El marciano, le permitió dejar su trabajo y dedicarse a la escritura. Publicado en cuarenta países, lo que empezó como un debut autoeditado en internet se ha convertido en un best seller con más de tres millones de lectores gracias a la imparable recomendación del gran público. Es, además, el libro que inspiró la película Marte, de Ridley Scott, nominada a siete Oscar y galardonada con el Globo de Oro 2016 a la mejor película y mejor actor protagonista.

Hoy, El marciano está considerado un clásico instantáneo de la ciencia ficción que ha logrado trascender todos los límites del género gracias a su celebrado cruce de elementos propios del thriller con un gran rigor científico, lo cual permite a su autor divulgar, con enorme sentido del humor, la vida corriente en el espacio.

Weir es un apasionado de la física relativista, la mecánica orbital y la historia de los vuelos espaciales tripulados.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © B de Books, Nova. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Laszlo Toth
    Escrito por
    Laszlo Toth Sin Piedad 1972, Ciudad del Vaticano, 21 de mayo, domingo de Pentecostés. Son las once y media de la mañana. Un hombre se abre paso entre la multitud de peregrinos que esperan la bendición papal,…
  • Los lectores de Proust
    Escrito por
    Los lectores de Proust Toda lectura es, al menos como proyecto, infinita. En el caso de Proust, si se permite la licencia, aún más infinita. La producción crítica generada por Proust es incesante y cada año aporta sus títulos.…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Schoenberg y Berio traducen a Brahms
    Escrito por
    Schoenberg y Berio traducen a Brahms Johannes Brahms, aparte de ser uno de los grandes de la música en los últimos mil años, ha sido siempre considerado como un artista conservador, sólidamente asentado sobre herencias, tradiciones y demás virtudes consabidas. Lo…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La biodiversidad en el Asteroide B 612
    Escrito por
    La biodiversidad en el Asteroide B 612 Si existiera un programa de conservación de la biodiversidad a nivel del sistema solar, el asteroide B 612 difícilmente se contaría entre las áreas prioritarias para establecer una reserva biológica. Efectivamente, si un hipotético exobiólogo…

etimologia