"Nada es más asombroso que la verdad. Reportajes y artículos", de Egon Erwin Kisch

No teman aquellos lectores a quienes impacientan los autores checos poco divulgados. No nos encontramos ante un escritor de vanguardia, ni ante un raro cabalista. En realidad, Egon Erwin Kisch fue una gloria del periodismo, y sus crónicas, amenas y profundas, no han perdido ni un ápice (o casi) de su vigencia.

En aquella Praga políglota, bohemia y vibrante donde surgieron las obras de Franz Kafka, Franz Werfel o Paul Leppin, Kisch pulió su estilo ‒en alemán‒ y acabó convirtiéndose en uno de los autores más leídos del país.

Esto último tiene varias razones. En primer lugar, conviene dejar claro que hablamos de un gran narrador, que eligió el periodismo como podría haber elegido cualquier otro género literario.

En segundo término, se trata de un periodista que supo elegir sus temas con un tino excepcional. Y en tercer lugar, hay que recordar que su izquierdismo permitió que sus obras siguieran difundiéndose durante el periodo de la dictadura comunista, venciendo así al olvido en su tierra natal. En todo caso, este compromiso no aparece en sus textos de forma panfletaria y grosera. De hecho, durante su pimer periodo, él se cuidó mucho de mostrar este partidismo en ellos, así que uno puede simpatizar enormemente con Kisch sin necesidad de entrar en política (cosa que no sucede con otros autores de la época, empeñados en que su credo, de un signo u otro, quedase diluido en la tinta de su estilográfica).

Los reportajes de Kisch son un testimonio extraordinario ‒y a veces dramático‒ del tiempo que le tocó en suerte vivir, pero su valor más genuino, a mi modo de ver, es su encanto narrativo. Escritas a favor del lector, con un gancho inimitable, estas crónicas siguen siendo una auténtica delicia.

Nacido en Praga, en 1885, Kisch creció en el seno de una familia judía de clase media. Estudió en Berlín y luego pasó a ejercer su profesión en su ciudad natal, empleado por un periódico liberal, Bohemia, en cuya redacción permaneció desde 1906 hasta 1913.

Le tocó pasar el infierno de la Primera Guerra Mundial alistado en el ejército austriaco, y también asistió al nacimiento de un nuevo país, Checoslovaquia.

Bajo esa nueva bandera, las comunidades judía y alemana no lo tuvieron demasiado fácil. Este doble rechazo (antigermano y antisemita) puede ser visto como una paradoja, sobre todo si lo observamos con el paso del tiempo. El caso es que Kisch se desplazó a Berlín, pero ni siquiera allí tuvo el viento a su favor. Los nazis se encargaron de recordarle sus afinidades comunistas. Se salvó del holocausto, pero a partir de ahí, sus exilios y viajes fueron constantes. Marchó a París, al Reino Unido, a China, a Australia, a España... Con la maleta a cuestas, en todas partes le acompañó su fama de autor subversivo.

Podemos recriminar a Kisch que, tras su viaje a Rusia, no descubriera la ferocidad autoritaria de los soviéticos, pero su caso, como el de otros, es más o menos perdonable si tenemos en cuenta la fascinación que despertaron los autoritarismos en el periodo de entreguerras (es decir, antes de que el estalinismo y el hitlerismo mostrasen toda su infamia). Una fascinación que, en el caso de Kisch, le impidió ver el auténtico rostro del carnicero Stalin.

Después de pasar por Estados Unidos, donde le denegaron el visado, y por México, donde residió por un tiempo y participó en el devenir de la comunidad germana, volvió a Praga en 1946. Allí murió el 31 de marzo de 1948.

Sinopsis

Edición, traducción del alemán y posfacio de Francisco Uzcanga.

Egon Erwin Kisch dilató las fronteras del género hasta los límites de la literatura; fabuló la realidad, la dramatizó, hizo palpitar los hechos y contribuyó a que el reportaje sirviera para transmitir y explicar al lector los cambios vertiginosos que se estaban produciendo en los años veinte del siglo pasado. Kisch aprendió muy pronto a observar y describir lo cotidiano. La resonancia de sus reportajes, que aparecían en numerosos diarios y revistas, fue tan grande que enseguida se publicaron tomos recopilatorios, algunos de los cuales estarían entre los libros más vendidos durante la República de Weimar. Su estilo ágil e incisivo, la presentación visual, casi fílmica, la perfecta ambientación de los lugares donde transcurren los hechos y una tensión narrativa que consigue atrapar al lector desde la primera línea convirtieron a Kisch en el maestro del reportaje literario en lengua alemana.

Egon Erwin Kisch (1885-1948) era hijo de un comerciante de Praga, ciudad donde nació. Tras estudiar en una escuela de periodismo berlinesa, trabajó hasta 1913 como reportero para el Bohemia, el más importante periódico en lengua alemana de Praga. Durante la Primera Guerra Mundial fue soldado del Ejército Real e Imperial. Formó parte del Consejo de Obreros y Soldados y en 1918 fue nombrado primer comandante de los Guardias Rojos de Viena. En 1921 se trasladó a Berlín. Sus periplos como reportero, que lo convirtieron en una celebridad, lo llevaron a la Unión Soviética, Estados Unidos, China y Australia. En 1933, a raíz de la persecución de simpatizantes comunistas desencadenada tras el incendio del Reichstag, estuvo detenido en la fortaleza de Spandau y fue deportado a Praga. Ese mismo año se marchó a París, ciudad en la que vivió hasta 1939 y desde la que realizó varias visitas a España durante la Guerra Civil. Tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial se trasladó a Estados Unidos, pero al cabo de poco tiempo fijó su residencia en México. En la primavera de 1946 Kisch regresó a Praga, donde murió dos años más tarde.

Otro de sus libros, De calles y noches de Praga apareció en la colección Paisajes narrados (editorial Minúscula).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Minúscula. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • El fenómeno fan en economía
    Escrito por
    El fenómeno fan en economía Después de hablar de hablar de los problemas del juicio automático en ¿Somos cebras o termostatos? y del automatismo político en Animales políticos, en esta ocasión seré un poco más breve, porque mucho de lo que…
  • Amores y armarios
    Escrito por
    Amores y armarios El estreno mundial en Madrid de Brokeback Mountain (2014), la ópera de Wuorinen, suscitó algunas ansiedades mediáticas. No era la primera vez que el género abordaba un amor homosexual masculino. Ya Stewart Wallace había compuesto…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Darwin, equivocado?
    ¿Darwin, equivocado? Un lector amable pero acucioso se preocupa porque, leyendo lo que varios divulgadores hemos publicado sobre el pensamiento y la obra de Charles Darwin, y comparándolo con lo que él dice en sus obras El origen de…
  • El retorno de los brujos
    Escrito por
    El retorno de los brujos 1960. Francia. Jacques Bergier, ingeniero químico reconvertido en escritor, nacionalizado francés pero de origen ucraniano, publica junto a Louis Pauwels, periodista y escritor de tendencias místicas, Le matin des magiciens, traducido en España como El…

Cartelera

Cine clásico

  • El eterno retorno de James Bond
    Escrito por
    El eterno retorno de James Bond Lo más curioso en la historia de la mitomanía de Bond es la reacción que provoca entre sus admiradores más cultos. A los elogios sobre las novelas de Ian Fleming debidos a pesos pesados de la…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Stanislaw Moniuszko va a misa
    Escrito por
    Stanislaw Moniuszko va a misa Es conocida la dedicación de Moniuszko a la liturgia católica. Su catálogo recoge siete series de estas estructuras. Las tres que integran la presente grabación pertenecen a la última etapa de su vida activa (1870-1872),…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El último de los dodos
    Escrito por
    El último de los dodos En una caricatura, Porky Pig se adentra en "la más negra de las Africas" buscando al último de los dodos. Después de una serie de alucinantes eventos, el popular cerdito finalmente logra la captura del…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC