Cine y literatura

Es un tema inmenso, lo admito. Por eso no caben aquí más que unos pocos esbozos para que cada quien se arme su tratado. Lo cierto es que hay cientos de ejemplos de novelas que han servido de cañamazo a películas y que, en términos generales, siempre resulta más hacedero recurrir a obras realistas por la cantidad de datos visuales que contienen.

Es claro que a veces las cuentas no salen. Madame Bovary de Flaubert ha sido vista –nunca mejor dicho– como un anuncio del cine hecho a mediados del siglo XIX. El paseo de los amantes junto al río, la escena de la feria agrícola, el coche con la pareja recorriendo las calles de Rouen, se han prestado a considerarse auténticos montajes paralelos. Sin embargo, las versiones de esta novela realista son tan flojas que sólo atino a rescatar la más tópica y liviana dirigida en los años cincuenta en la Argentina por Carlos Schlieper.

Visconti, en el otro extremo, acertó de plano con El gatopardo de Tomasi di Lampedusa. Las repetidas veces que he visto este filme me ha parecido asistir a la exacta “coloración” de la novela, hasta tal punto que confundí las direcciones. ¿No será que el libro se basa en la película? En sentido inverso, el mismo Visconti se las vio difíciles con Muerte en Venecia porque la narración de Thomas Mann, aunque escrita en tercera persona, sólo recoge lo que el personaje ve, siente, delira y padece. Los terceros son figuras de su propio monólogo interior. Al filmarlo, este efecto se desvanece porque los espectadores debemos ver lo mismo que ve el personaje, objetivamente, y Visconti debió corporizar a los fantasmas de modo realista.

cineyliteratura2

Lo anterior se me volvió a presentar ante Zama, con guión y dirección de la argentina Lucrecia Martel sobre la novela de Antonio di Benedetto. La elección fue arriesgada y el resultado, escasamente feliz. El libro narra la historia de un funcionario colonial español en la América del siglo XVIII. Es un hombre ensimismado, reflexivo, incardinado en el mundo del pesimismo existencialista de mediados del siglo pasado. Medita sobre la vanidad y el fracaso de las empresas humanas en la historia, las quimeras y violencias que están en juego, pero todo ello como una elaboración del discurso, con impresiones y secuencias subjetivas que poco ofrecen al mundo de lo visible. Su obsesión por abandonar las Indias y recuperar a su familia española que había dejado por decisión propia, su imposibilidad de hacerlo, su extrañeza ante el medio y su incredulidad en toda la faena colonial en su conjunto, tienen más de evento intelectual que propiamente anecdótico. Así, la secuencia humana del personaje se desdibuja y se dispersa por falta de proceso y de concreción, todo acrecido por la cantidad de acentos variados de los actores y la música de fondo, igualmente contemporáneos y ajenos al mundo visual que se propone.

La pregunta vuelve con fuerza enigmática: ¿puede filmarse la palabra? ¿Qué corporeidad conviene atribuirle al darle color, carnalidad en movimiento, voz alta, ruido, risas y sollozos que estallan al revés que en la sorda, muda y ciega página de una novela donde la puesta en escena corre necesariamente a cargo del lector?

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
    Escrito por
    Aquiles y Áyax se la juegan en Troya En otro artículo hablé de la sorprendente ausencia del estudio de las leyes del azar en la Grecia clásica. Mencioné allí una pintura de Polignoto, que menciona Pausanias en su Descripción de Grecia, en la que se veía jugar…
  • Recordando a Alberto Moravia
    Escrito por
    Recordando a Alberto Moravia La evocación que sigue tiene una fecha: noviembre de 1988. Es entonces cuando pasa fugazmente por Madrid Alberto Moravia, que morirá no mucho después, el 26 de septiembre de 1990. A sus ochenta años, la…
  • La ciencia imperfecta
    La ciencia imperfecta Intelectus apretatus, discurrit Cuando uno es un niño pequeño, ve el mundo en términos de blanco o negro, día o noche, bueno o malo, correcto o equivocado, cierto o falso… Con el tiempo,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El anillo del nibelungo
    Escrito por
    El anillo del nibelungo Kenning (en plural, kenningar), en el nórdico antiguo, significa símbolo, el hecho de nombrar. Jorge Luis Borges en su Historia de la eternidad dedica un capítulo a las kenningar, y las describe como "menciones enigmáticas"…

Cartelera

Cine clásico

  • Cinco motivos para criticar a Bogart
    Escrito por
    Cinco motivos para criticar a Bogart Posiblemente sea el actor más admirado por los hombres. Muchos hombres quieren ser Humphrey Bogart, desde ahora, HB. El motivo de esta admiración lo he venido pensando desde hace algún tiempo. Podría haber hecho, incluso,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Orff rehace Monteverdi
    Escrito por
    Orff rehace Monteverdi   Los arreglos de Orfeo y el Lamento de Ariadna del compositor bávaro presentan problemas de ejecución, inherentes al hecho de que la mayoría de las partituras conservadas no ofrecen indicaciones precisas en cuanto a…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC