Crítica: "The Cloverfield Paradox" (Julius Onah, 2018)

Cualquier conversación acerca de esta tercera entrega de la extraña serie Cloverfield girará alrededor de su distribución, y probablemente ignore la película en sí, que no deja de ser una divertida, aunque algo caótica, serie B de ciencia ficción "directa a vídeo".

Lo interesante de The Cloverfield Paradox es la nueva vuelta de tuerca que se da al reciente fenómeno de los "originales Netflix", esos telefilmes que, hace bien poco, habrían sido estrenos en cine y ahora van directos al consumo casero, casi siempre sin opción a ser disfrutados en salas de exhibición o a formar parte de las colecciones de DVD o Blu-ray de los aficionados.

La primera entrega de Cloverfield (Matt Reeves, 2008), titulada Monstruoso en España, se rodó en secreto y se estrenó con escasa información sobre su argumento, y la segunda película, Calle Cloverfield 10, también intentó ocultar sus sorpresas, pese a alguna metedura de pata por parte de las distribuidoras internacionales. Ahora, en un salto mortal, la tercera película se estrena al mismo tiempo que el tráiler.

En plena Superbowl, un anuncio de The Cloverfield Paradox informaba a la sorprendida afición de que la película ya estaba disponible en Netflix. Así, sin avisar. De primeras, uno ‒que está abonado a Netflix y es seguidor de la saga‒ se alegró de tener la película a su disposición ya mismo, sin esperas ni spoilers posibles. Pero por otro lado, resulta un poco triste no poder asistir al estreno cinematográfico de este film, como sucede con tantos otros. Y es que la lista de lanzamientos que irán directos a plataformas digitales es mareante, incluyendo los nuevos trabajos de Martin Scorsese, los hermanos Coen, Duncan Jones o David Mackenzie.

cloverfield paradox1

En realidad, el sorpresivo estreno de The Cloverfield Paradox no es tan revolucionario. De hecho, obedece a un gimmick próximo a aquellos trucos publicitarios de William Castle para vender sus películas baratas a finales de los años 50. Porque, siendo sinceros, The Cloverfield Paradox es más bien carne de videoclub (Netflix, HBO o Amazon no dejan de ser versiones online del videoclub de toda la vida), y su estreno en cine podría haber acabado en descalabro.

Las críticas más negativas le han llovido a esta película, con un ensañamiento algo sacado de quicio. Cierto, es un film que tiende al barullo en su narrativa y en su tono, pero termina siendo más entretenido que recientes obras de ciencia ficción o terror tan publicitadas como Life (Daniel Espinosa, 2017) o Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017).

Con un enfoque de bolsilibro espacial, la mayor parte de la película transcurre en una base a la deriva, perdida en el cosmos y afectada por un accidente multidimensional a raíz del cual casi todo es posible. En ocasiones, el film se mueve en el terreno del drama, en otras es un ejercicio de suspense y hay momentos de humor grotesco en la onda de la saga de Sam Raimi Posesión infernal.

El reparto internacional, que incluye a profesionales tan dispares como Gugu Mbatha-Raw (protagonista del celebrado episodio San Junípero de Black Mirror), Zhang Ziyi (Tigre y dragón), Daniel Brühl (Good Bye Lenin!) o Chris O'Dowd (The IT Crowd), se las apaña bien para adaptarse a tanto estrés narrativo, al que hay que sumar una banda muy sonora de Bear McCreary.

cloverfield paradox2

Aunque el primer Cloverfield utilizaba el formato found footage (falso documento gráfico), las dos siguientes películas cuentan con un estilo cinematográfico convencional. El director de The Cloverfield Paradox, el nigeriano Julius Onah, lleva a cabo un trabajo no especialmente brillante, pero sí vistoso, teniendo en cuenta que no hablamos de una superproducción.

Por su parte, siguiendo la tradición de la saga, la película se puede entender sin haber visto las otras anteriores. La gracia está en encontrar los puntos en común, ya que hablamos de tres historias independientes, e intentar (si se quiere) encajarlas en un puzle en el que se contaría algo “más grande”.

No estamos ante un clásico de la ciencia ficción, pero sí ante un pasatiempo televisivo más que aceptable.

Sinopsis

Un planeta al borde de la guerra. Unos científicos con la misión de impedirla, sin saber que les espera otra realidad mucho más terrorífica.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Netflix. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • Darwin y su método de trabajo
    Escrito por
    Darwin y su método de trabajo A menudo cito a Darwin en mis clases de guión para recomendar una manera de escribir que creo estupenda: "Parece que hay una especie de fatalidad en mi mente que me induce a empezar expresando…
  • Carpentier y la caída de los dioses
    Escrito por
    Carpentier y la caída de los dioses El escritor cubano Alejo Carpentier publicó durante 1941 en la revista Carteles de La Habana una serie de estudios sobre la situación europea a comienzos de la segunda guerra mundial. No fueron recogidos en libro…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La Reina Virgen
    Escrito por
    La Reina Virgen Los sábados, después de comer, tocaba sesión de cine. Mi madre, mi hermana y yo nos sentábamos en el sofá del comedor y veíamos la película de turno. Allí no se elegía. En aquellos tiempos…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La rata que no estaba extinta
    Escrito por
    La rata que no estaba extinta "Las noticias sobre mi muerte han sido grandemente exageradas" (Mark Twain) A primera vista, el mercado de Thakhek no aparenta ser un lugar propicio para la investigación científica. Como en otros sitios de la antigua…