"Music of the Spheres" (2008). El día que Mike Olfield se hizo sinfónico

Tras su experiencia participando en las viejas versiones orquestales de Tubular Bells y Hergest Ridge, transcritas en su momento por David Bedford para que las interpretase la Royal Philharmonic Orchestra. Mike Oldfield no había vuelto a intervenir en un proyecto destinado a una sala de conciertos tradicional.

Music of the Spheres, producido por Mercury Records, supuso para el compositor un reto enorme, que finalmente fue apoyado por colaboradores como la soprano neozelandesa Hayley Westenra y el pianista chino Lang Lang.

Si exceptuamos los álbumes posteriores a la década de los noventa, casi ninguna de las obras de Oldfield estaría fuera de lugar en una discoteca clásica. Al fin y al cabo, su fuente de inspiración, como sucede con Jean-Michel Jarre, parece que va más allá de las modas y también se sumerge en la música culta.

Claro que, junto a lealtades de estilo neoclásico, hallamos en la discografía de Oldfield alguna que otra frivolidad, lo suficientemente llamativa y mediocre como para que los lectores melómanos rechacen esa faceta respetable del compositor inglés, y lo condenen a permanecer en el cajón de sastre del llamado crossover.

Uno, que es menos riguroso, admira a Oldfield sin demasiadas reservas, y por eso celebré en su momento la edición de Music of the Spheres, su primer álbum orquestal. Esta novedad, que salió a la venta el 24 de noviembre de 2008, incluyó un CD con el concierto Live at the Guggenheim, organizado en Bilbao el 7 de marzo del mismo año.

Cuando algún experto en la carrera de Mike Oldfield haya leído el párrafo anterior, sin duda habrá pensado, arqueando una ceja, que Music of the Spheres no es el primer disco sinfónico de nuestro músico. Sin ir más lejos, disponemos de las dos versiones orquestales que mencioné al principio.

Sin embargo, Oldfield no fue el promotor de aquellos discos. Desde el comienzo, aquel doble lanzamiento fue una jugada comercial de Virgin, o mejor dicho, de su propietario, Richard Branson. Un detalle de oportunismo comercial que, por fortuna, alcanzó un nivel estético más que aceptable.

La importancia de Music of the Spheres deriva precisamente de que surgió con la vocación de satisfacer a los admiradores de Oldfield… y asimismo a esa legión de compradores de música clásica que no comparten –mis disculpas si alguien se ofende– el prejuicio de los más puristas.

El título del álbum proviene de un concepto filosófico de largo recorrido: esa música de las esferas que, expresada matemáticamente, engendra la armonía.

En cierto sentido, el clasicismo es una etiqueta que aplicamos a este disco por el simple hecho de que lo interpreta una orquesta sinfónica. La cuestión de las formas, sin embargo, no debe distraernos del fondo. Y es que Music of Spheres viene a ser una suerte de summa poetica que agrupa e integra los principales hallazgos de Oldfield.

Sin ir más lejos, en la introducción a este concierto (Harbinger), reconocemos los acordes inaugurales de Tubular Bells, la primera obra maestra del compositor inglés.

musicofthesp1

El sello encargado de comercializar este álbum fue Universal Classics & Jazz, una compañía especializada en autores e intérpretes de música culta. Casi sobra añadir que la incorporación de Mike Oldfield a su catálogo fue, además de un acierto artístico, un logro comercial nada desdeñable.

“En este mundo –decía el músico por aquellas fechas–, todo tiene un pulso o una vibración. Este sonido es único en cada ser vivo y en cada ente inanimado, y por sí mismo origina una música que nadie puede oír. Creo que esto tiene una intensa resonancia y un profundo efecto en nuestras vidas. Me pregunto qué pasaría si lleváramos este hecho más lejos, aplicándolo a cosas de mayor tamaño, a cosas más poderosas. Por ejemplo, un sistema solar o una galaxia. ¿Cómo sería ese sonido? Musica Universalis es la antigua teoría según la cual cada elemento celestial –el sol, la luna y las estrellas– posee una música interior. Este es un concepto armónico y matemático derivado del movimiento de los planetas en el sistema solar. La música es inaudible para el oído humano. Music of the Spheres es mi interpretación de esta teoría. Cada planeta y cada estrella, e incluso el universo en su conjunto, tienen una música en su interior que nadie puede escuchar. Este es el modo en que sonaría si la dejásemos libre. Esta es la Música de las Esferas”.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

logonegrolibros

  • La siembra de Gilgamesh
    Escrito por
    La siembra de Gilgamesh En El diabolus ex machina me referí al que tal vez sea el primer ejemplo conocido de diabolus ex machina: el que se emplea en el desenlace de la Epopeya de Gilgamesh, cuando una serpiente…
  • Goethe en su crepúsculo
    Escrito por
    Goethe en su crepúsculo Es sabido que Goethe, poco antes de morir, mandó correr las cortinas para que entrara la luz. Quizá clamaba por las queridas luces del siglo XVIII, su siglo: moría en una Europa oscurecida por la restauración, en…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Samuel Hoare en el Madrid de 1940
    Escrito por
    Samuel Hoare en el Madrid de 1940 Este hombre es Sir Samuel Hoare, Primer Lord del Almirantazgo y Ministro del Interior en la Inglaterra de los treinta, además de uno de los principales enemigos políticos de Sir Winston Churchill, flamante Primer Ministro…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Del cancionero de Alexander Zemlinsky
    Escrito por
    Del cancionero de Alexander Zemlinsky En la Viena de la preguerra de 1914, la figura de Alexander Zemlinsky actúa como un puente entre la herencia y la revolución, personificada ésta en su alumno y pariente Arnold Schoenberg. Quizá sea su…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Los mastodontes de la Península Ibérica
    Escrito por
    Los mastodontes de la Península Ibérica Cuando se habla de mastodontes muchas personas evocan erróneamente los legendarios mamuts, sin embargo se trata de animales muy diferentes. Varios millones de años antes de que los mamuts –que son elefantes– aparecieran en la…