Las técnicas de caza submarina del tiburón blanco

Las técnicas de caza submarina del tiburón blanco Imagen superior: un tiburón blanco ataca uno de los vehículos submarinos. / Oceanographic Systems Lab/Woods Hole Oceanographic Institution

Las claras aguas que rodean la isla Guadalupe (al sur de Baja California, México), en la costa pacífica, son el escenario ideal para observar al tiburón blanco (Carcharodon carcharias), una especie considerada vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Allí, investigadores estadounidenses y mexicanos emprendieron seis misiones entre octubre y noviembre de 2013 con vehículos submarinos autónomos (REMUS SharkCam) que llevaban seis videocámaras para observar a los tiburones blancos desde ángulos y perspectivas diferentes y registrar sus comportamientos, el uso del hábitat y sus modos de alimentación.

Los científicos marcaron con arpones las aletas dorsales de un macho y tres hembras –entre las que se encontraba el ejemplar Deep Blue, de seis metros de longitud, considerado el mayor tiburón blanco jamás filmado–, y grabaron un total de 13 horas a profundidades de unos 100 metros.

Los resultados de esta investigación, que se publicaron en 2016 en Journal of Fish Biology, muestran más que lo que esperaban: suponen las primeras observaciones de comportamientos predatorios de esta especie en grandes profundidades.

“Mucho de lo que sabemos sobre los conductas predatorias de los tiburones blancos proviene de observaciones en superficie. Pero queríamos averiguar qué pasa en las profundidades, cómo se comportan y si cazan”, explica Gregory Skomal, biólogo en la Massachusetts Division of Marine Fisheries (EE UU) y autor principal del trabajo.

Más de 30 interacciones con los robots

Aunque los científicos marcaron a cuatro tiburones, la mayoría de los encuentros que los robots REMUS SharkCam documentaron se produjeron con escualos que no estaban siendo monitorizados. Se registraron unas 30 interacciones con 10 tiburones, desde simples acercamientos hasta golpes en el vehículo submarino, y en nueve ocasiones, mordiscos agresivos, interpretados como comportamientos predatorios.

“Estos acontecimientos son muy raros de percibir. Realmente, todas las observaciones publicadas se basan en interacciones en superficie”, atestiguan los autores, que añaden que en las aguas de la isla Guadalupe, muy pocos ataques se producían en la superficie o a simple vista. Las claras aguas suponen en realidad una oportunidad de caza diferente para los tiburones blancos.

Según el estudio, los escualos se benefician de la clara visibilidad de las aguas que rodean la isla para encontrar focas, perseguirlas y atacarlas por sorpresa desde las profundidades, donde el tiburón se esconde en las aguas más oscuras mientras sigue a su presa.

Los investigadores, entre los que se encuentra Mauricio Hoyos-Padilla, director general de la organización mexicana Pelagios-Kakunjá, han vuelto a la isla de Guadalupe para continuar marcando y grabando tiburones blancos. En próximas misiones el equipo pretende usar robots que alcancen mayores profundidades con baterías más duraderas.

“Esta tecnología SharkCam ofrece una nueva e innovadora herramienta para entender los comportamientos de animales marinos. No hay ningún otro método en la actualidad que pueda obtener imágenes de tiburones blancos a grandes profundidades en océano abierto”, concluye Amy Kukulya, ingeniera en la Woods Hole Oceanographic Institution y una de las principales expertas en los REMUS SharkCam.

Referencia bibliográfica:

G.B. Skomal; E.M. Hoyos-Padilla; A. Kukulya; R. Stokey. “Subsurface observations of white shark Carcharodon carcharias predatory behaviour using an autonomous underwater vehicle” Journal of Fish Biology 28 de diciembre de 2015 DOI: 10.1111/jfb.12828

SINC

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

launicaperfil

Social Profiles

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • El mono Rupertín: un enigma familiar
    Escrito por
    El mono Rupertín: un enigma familiar Hace unos meses un amigo, Héctor de Córdoba, me comentó, de manera casual, que en el Museo Nacional de Ciencias Naturales debería estar un monito que su abuelo se trajo de Guinea Ecuatorial. En sus…
  • El latido ancestral del bosque europeo
    Escrito por
    El latido ancestral del bosque europeo Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista. El sotobosque resonaba con los cascos de los bisontes, los uros, los caballos…