En honor de Stephen Hawking

En honor de Stephen Hawking Imagen superior: Stephen Hawking (Lwp Kommunikáció, CC).

Carezco de toda autoridad para decir algo sobre Hawking como científico. Tampoco me atrae glosar su biografía, con orillos de inverosímil, un dechado de triunfo inteligente sobre la fatalidad material. Pero he leído un par de libros suyos y los he disfrutado desde el panel de inquietudes y problemas filosóficos que hacen a la condición humana como la imaginó siempre él, como condición cósmica.

Los hombres no somos ni autores ni, por ende, responsables del universo pero, vaga y fuertemente, sentimos que es nuestro universo y que no tenemos ni tendremos otros, como jamás los hemos tenido. Dicho de otro modo: su física teórica tiene un inquietante ribete metafísico.

Pensé en el cardenal Nicolás de Cusa y en Blas Pascal cuando leí que Hawking, dando por supuesto un universo infinito, observaba que en él cualquier punto puede ser central y los infinitos que lo rodean, periféricos. La esfera de aquellos dos, con un centro en todas partes y una periferia en ninguna, y viceversa, es una definición esotérica de Dios, algo descriptible pero inconcebible. Borges adjetiva, justamente, de inconcebible al universo, dado que no podemos salir de él para concebirlo.

En la misma línea se sitúa la imagen del Big Bang, el momento cero de la “Creación”, con esa partícula nativa infinitamente pequeña e infinitamente densa, dos magnitudes inconcebibles. Indiscernibles, diría Leibniz. Y Hawking, como Leibniz, se preguntará qué sentido tiene cuanto existe, por qué existe en lugar de no haber nada. La nada, categoría que muchos físicos teóricos consideran ajena al universo, fue una preocupación hawkiana cuando sostuvo que antes del minuto cero no había nada o, si se prefiere: había Nada.

Entonces: el universo surge de la nada, es una creatio ex nihilo, como sostienen los creyentes perplejos, entre ellos Valéry y Heidegger, a los que también podríamos definir como incrédulos convencidos. El agente creador creó desde la nada pero la nada agujerea su creación como el gusanillo en la manzana.

Hawking siempre parece haber pensado en algo que fuera, además de lo que es, lo que no es. Más aún: tendió, con mayor o menor fortuna, a una conciliación. Así intentó conciliar la teoría cuántica de la gravitación con el relativismo general y particular de Einstein, dado que los cuánticos eran discípulos díscolos de Einstein porque habían partido de él. Para saberlo todo del Todo, que es la fantasía cimera de cualquier investigador, hay que dotarse de una omnisciencia virtual, tomar el lugar de Dios. Una vieja propuesta del humanismo que las ciencias positivas han deteriorado lo suyo. Hawking, en cambio, con ingenua certeza, creyó haber hallado la prueba científica de la inexistencia de Dios, acaso sin advertir que es un tema ajeno a lo probable. O, mejor aún: que le preocupaba la inexistencia de Dios tanto como podría inquietarlo su opuesto, es decir su existencia. Enfatizo: Existencia.

Quiero cerrar esta divagación en honor de Hawking rescatando algunas sugestiones bellamente poéticas de su saber. Tienen que ver con la calidad de la realidad en la que vivimos y su frágil permanencia, cuya única fuerza parece ser esa propensión de inmortalidad que Spinoza considera vocacional del ser, el conatus. En efecto, a muchos de sus lectores nos parece digno de un arrebato lírico el decir que la luz es una mera fluctuación de ondas y que la llamada vulgarmente materia, es decir la masa, es una continua y paradójica intermitencia, un parpadeo energético, con lo cual nuestro universo está desapareciendo y refundándose sin parar en fracciones imperceptibles de tiempo, bajo la apariencia de continua solidez y con intervalos enfáticos de materia y energía oscuras. Tome el lector un solo y mínimo ejemplo: estas palabras, que titilan incesantemente en memoria de Stephen Hawking.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • El Shakespeare cervantino
    Escrito por
    El Shakespeare cervantino En el siglo XVIII el erudito y obispo anglicano Warburton tenía entre sus manuscritos una obra de Shakespeare llamada Cardenio. Según se cuenta, el obispo no pudo evitar que un día su cocinero usase el…
  • Frescura clásica
    Escrito por
    Frescura clásica El joven Borges, allá por los años interbélicos en que el mundo creyó erróneamente haber alcanzado la paz, observó que ya los satíricos latinos Marcial y Juvenal se habían burlado de los políticos de su…
  • Belleza y verdad
    Belleza y verdad «Belleza» y «verdad» son palabras que atraen poderosamente nuestra atención, pero no son fáciles de definir. El concepto de belleza posee una fuerte carga subjetiva; no todos coincidiremos en nuestra apreciación de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Qué hubo antes del big bang?
    ¿Qué hubo antes del big bang? La idea de que el Universo tuvo su origen en una gran explosión (el “gran pum”, o big bang) que dio origen a todo —tiempo, espacio, materia, energía— provoca muchos interrogantes. Quizá el más común…
  • La Veneranda Tertulia Hispalense
    Escrito por
    La Veneranda Tertulia Hispalense En aquel verano del 2006 no trabajamos sobre América, como habíamos hecho hasta entonces (1). Nos centramos en los fundadores de la Veneranda Tertulia Hispalense, la más antigua Academia de Medicina de la culta Europa. Ya…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Una buena muchacha
    Escrito por
    Una buena muchacha La fanciulla del West de Puccini no es una obra que obtenga la atención que merece, orillada siempre por otros títulos del maestro luqués. Se trata, sin embargo, de una partitura estupenda que permite el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC