Cuatro puntos cardinales de la Netrebko

Cuatro puntos cardinales de la Netrebko Imagen superior: Anna Netrebko como Lady Macbeth en "Macbeth" © ROH 2017. Fotografía de Bill Cooper. Reservados todos los derechos.

Anna Netrebko (Krasnodar, Rusia, 1971) es hoy sin duda la soprano operística más famosa, sin que apenas discutan su supremacía las búlgaras Krassimira Stoyanova o Sonya Yoncheva, la norteamericana Sondra Radvanovsky o la alemana Diana Damrau. Una lista que podría quizás ser susceptible de ampliación o mejora y donde no aparece ninguna cantante italiana, dejando de lado a la que podría considerarse como la “reina madre” de todas esas sopranos que se halla ya algo cercana ya a la sesentena: Renée Fleming.

Solo la alemana de origen griego, Anja Harteros, se le acerca un tanto a la rusa, repartiéndose astutamente, seguro que de forma involuntaria o accidental, el repertorio: una, la Harteros, dando preferencia al alemán (Wagner y Strauss); la otra, la Netrebko, al ruso y al italiano. Aunque coincidiendo intermitentemente como Donna Anna, Mimì, Violetta Valéry, Leonora de Trovatore, Elsa de Brabante, Maddalena di Coigny y puede que alguna otra entidad más. La Netrebko, por su evolución instrumental (de lírico ligera a spinto) tiene un catálogo más nutrido. Se diferencian, grosso modo y sin que la afirmación se pueda tomar en términos absolutos, en que la Harteros en general se preocupa más por el canto que por la expresión; al contrario que la Netrebko. Dos formas válidas de entender la ópera.

Netrebko, nacionalizada austriaca, reparte sus virtudes entre cuatro grandes escenarios internacionales: Viena, Salzburgo, Londres y Nueva York. Tras el de San Petersburgo, donde comenzó su carrera y con cuyo Kirov (con Valery Gergiev en el foso) comenzó a conocerse en Occidente, he ahí los principales cuatro puntos cardinales de su presente actividad escénica, a los cuales suele dedicar primeras asunciones de personajes, hecho que levanta de inmediato un interés generalizado.

Netrebko regresó esta temporada a Londres como la Lady Macbeth después de ser allá escuchada allá como Natacha (Guerra y paz, de Prokófiev), Servilia, Donna Anna, Gilda, Violetta, Giulietta de Bellini, Manon de Massenet y Mimì, dando un enorme giro músico-dramático con la onerosa protagonista verdiana que debutara cuatro años atrás en el Met neoyorkino junto al mismo barítono acompañante: el serbio Željko Lučić. Gracias a la pantalla del Palacio de la Música madrileño se ha podido acceder a este, sin duda, lírico acontecimiento.

netreb0

Imagen superior: Anna Netrebko como Lady Macbeth en "Macbeth" © ROH 2017. Fotografía de Bill Cooper. Reservados todos los derechos.

La Netrebko vuelve al escenario londinense tras haber rechazado a última hora debutar el papel de Norma (que ha dejado para etapas posteriores de su carrera, creando así mayor expectación) en el que la sustituyó, con enorme éxito, la nada timorata Sonya Yoncheva. En su momento, también se disfrutó esta sesión en dicho cine madrileño. La próxima programación londinense nos reserva la sorpresa de escuchar a la Netrebko en un nuevo papel: el de la Leonora de La forza el destino junto a Jonas Kaufmann. Habrá que conectar las alertas.

La Royal Opera no acudió a una producción nueva de Macbeth al contar con una bastante bien recibida en 2002, firmada por Phyllida Lloyd (en revival de Daniel Dooner), repuesta en alguna sucesiva ocasión y viajera a otros teatros como el de Paris-Bastille o el Liceo barcelonés. Un montaje que consigue aunar alardes de modernidad con respeto al original, en una narración sencilla, clara y directa del drama verdiano, utilizando visual y preferentemente tres colores: el rojo, el negro y el dorado. Se vale de los más mínimos elementos escénicos (Anthony Ward) para que los numerosos cuadros “corran” sin retardos, mientras consigue una narración fluyente.

La iluminación es esencial en este concepto oscuro y tétrico, con los consiguientes problemas de captación (bien superados) para las cámaras de Sue Judd. Tal trabajo lumínico, a cargo de Paule Constance, es el propio de una auténtica virtuosa de su oficio. La única licencia que se tomó la Lloyd fue ambientar la muerte de Banquo ante el féretro del rey asesinado y no en un parque tenebroso como señala el libreto de Piave; por otro lado, logra un acierto de enorme profundidad psicológica en la escena que sostiene el coro Ondine e silfidi mientras Macbeth, en la segunda visita a las brujas, ha perdido el sentido e imagina junto a su esposa una vida palaciega rodeada de niños, él que acaba de matar a los descendientes de Macduff. Un montaje que, con algunos retoques, ha ganado con el paso del tiempo. De los mejores a los que hay acceso hoy día, entre los que se cuentan los trabajos, más menos más elogiables, de Emma Dante, Christof Loy, Barry Kosky, Olivier Py, Mario Martone, Peter Mussbach, Graham Vick, Tcherniakov y tantos otros más, prueba evidente que la obra verdiana ya ha adquirido en el repertorio el lugar que justamente merece.

netreb2

Imagen superior: Željko Lučić como Macbeth y Anna Netrebko como Lady Macbeth en "Macbeth" © ROH 2017. Fotografía de Bill Cooper. Reservados todos los derechos.

Por supuesto que en Londres se ofreció la versión parisina de 1865, cantada desde luego en italiano y sin el ballet siempre molesto para la mayor parte de los registas actuales. Se incluyó el arioso final de Macbeth (Mal per me), que pertenece a la versión florentina original de 1847 y que últimamente es práctica que se va internacionalizando.

Dominó el equipo la presencia infalible de la Lady agresiva de la Netrebko, que no encontró la más mínima dificultad para una parte sopranil de terribles exigencias. La voz ha ganado en graves, muy necesarios para el personaje definir o colorear el personaje, sin perder ninguna insolencia y seguridad en los agudos y siempre con su centro pastoso y ancho. El temperamento se ha duplicado sin caer en excesos impropios de la protagonista verdiana. Fue una Lady Macbeth de extraordinaria calidad y de una presencia a la par de imponente. En las funciones se turna con otra importante traductora del personaje auqneu si su infalible carisma: Anna Pirozzi.

Željko Lučić fue un Macbeth más profundizado con respecto a sus lecturas neoyorkinas de 2008 y 2014: ¡cómo se ha notado el trabajo de Pappano! Sus matices se multiplicaron aunque la voz no le respondió de igual manera en el canto piano (con tendencia a desentonar) como en los forte (la voz expandida en toda rica sonoridad). Actuó con entrega y consiguió un reconocible perfil del personaje.

netreb3

Imagen superior: Željko Lučić como Macbeth y Anna Netrebko como Lady Macbeth en "Macbeth" © ROH 2017. Fotografía de Bill Cooper. Reservados todos los derechos.

Yusif Eyvazov (Macduff) es algo más que el consorte de la Netrebko. Cantó muy bien las intensas frases del acto I y el aria Ah la paterna mano, combinando fortaleza con sensibilidad, tal como pide la hermosísima página. Ildebrando d’Arcangelo, como era de esperar, dio toda la nobleza y el buen canto que precisa Banquo y Konu Kim destacó en las algo exigidas frases de Malcolm. El resto del equipo dejó a buena altura al teatro londinense, mereciendo obligada cita la Lady de Francesca Chiejina y el Doctor de Simon Shibambu. Hasta con ellos trabajó al detalle Antonio Pappano quien realizó una lectura magistral en el concepto y formidable de pasión y teatralidad en los resultados. Un Macbeth que combinaba la energía de un Muti con la trasparencia de un Abbado, seguido al dedillo por una orquesta de excepción y un coro a equiparable altura en su variadísima y constante participación. El Covent Garden, por fin, se resarció de los últimos espectáculos transmitidos vía Palacio de la Prensa: una mediocre Tosca y un modestillo Rigoletto.

Tan elegante como siempre y tan oportuna en los comentarios como de costumbre, volvió a presentar el evento Clemency Burton-Hill, más guapa que nunca.

Copyright del artículo © Fernando Fraga. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • La Buenos Aires de Borges y de Arlt
    Escrito por
    La Buenos Aires de Borges y de Arlt Aproximo en estas páginas a dos escritores de la misma época, nacidos con un año de distancia, para disipar  un lugar común poco productivo y, a mi entender, equívoco en la crítica corriente. Creo que…
  • Una última frontera
    Escrito por
    Una última frontera Entre finales del siglo XIX y principios del XX, nuestro planeta se volvió de repente mucho más pequeño. Los Estados Unidos cerraron oficialmente su frontera, dando por acabada una expansión de tres siglos,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Marie Curie, gran dama de la ciencia
    Escrito por
    Marie Curie, gran dama de la ciencia Finalizaba el siglo XIX cuando aquella tímida joven, de vestidos desastrados y actitud tímida, obtenía su licenciatura en Físicas en la universidad parisina. Apenas hablaba con nadie. Siempre se sentaba en primera fila. Y tenía…
  • "Odio" (1990), de Peter Bagge
    "Odio" (1990), de Peter Bagge Peter Bagge es una rareza dentro del mundo del cómic: un autor claramente underground que consigue atraer a un público generalista pero que, a pesar de su popularidad e influencia, nunca ha llegado a obtener…

Cartelera

Cine clásico

  • James M. Cain
    Escrito por
    James M. Cain Las historias escritas por este genio de la literatura norteamericana del siglo XX tienen siempre un sello inconfundible y unos tipos humanos coincidentes. Cercanos a una concepción noir por sus actos y por sus circunstancias,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Coincidencias en el espacio exterior
    Escrito por
    Coincidencias en el espacio exterior En 1982, E.T., de Steven Spielberg se convirtió en la película más taquillera del año. El éxito se renovó en el circuito de los videoclubs. Para homenajear a su amigo y colega, George Lucas publicó…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC