"Los viajes de Tuf", de George R.R. Martin

Aproximar el nombre de Haviland Tuf al de su creador, George R.R. Martin, es, a primera vista, una posibilidad muy tentadora. Si uno lee varias de las muchas reseñas que llevan publicándose de Los viajes de Tuf desde que el libro salió de imprenta, en febrero de 1986, uno de los puntos en común es el paralelismo entre Tuf, corpulento, excéntrico y amante de los gatos, y el propio Martin, que comparte esas tres cualidades con su personaje.

Como luego veremos, se trata de un error. Pero antes, comencemos por otro detalle más importante: ¿qué le llevó a idear a este viajero estelar tan insólito? ¿De dónde surgió ese ingeniero ecológico que recorre la galaxia en compañía de sus felinos? Según comentaba el propio Martin en un texto autobiográfico, la primera razón fue la necesidad de vencer su temor a escribir series o sagas ‒¡quién lo diría!‒ en una época (mediados de los setenta) en la que estaba muy lejos de ser un narrador exitoso.

La características de Tuf surgieron sobre la marcha. En unos años en los que el ecologismo había conquistado a la opinión pública, Martin decidió que su héroe encarnase esta corriente. Leía mucho a Jack Vance, así que concluyó que esa influencia estilística era la más oportuna en este caso. Y para darle nombre a Haviland, tomó el apellido de un ajedrecista con el que coincidió en un torneo.

El primer cuento que le dedicó, "Una bestia para Norm", fue a parar a una antología que editó Peter Watson en 1976, Andrómeda (Si no me equivoco, hay una vieja traducción española, publicada en 1978 por ATE). Luego llegó "Llamadle Moisés" (Analog, 1978). Para leer el tercer relato protagonizado por Tuf, hubo que esperar a 1981, fecha en la que Analog incluyó "Guardianes" en sus páginas. Después llegaría el resto, hasta completar una serie de siete, con la posibilidad abierta de una secuela.

Lo más lógico sería pensar que Martin acabaría recopilándolos en forma de compendio, pero en realidad, Los viajes de Tuf viene a ser un arreglo novelado ‒un fix-up, como dicen los entendidos‒ de varias de aquellas narraciones.

A estas alturas, mencionar a Haviland Tuf es evocar una de las figuras más carismáticas de toda la obra de Martin, no sólo por la calidad literaria y el encanto de este libro, sino por la laboriosa caracterización del héroe: un tipo con sobrepeso, flemático, calvo, pálido, vegetariano y solitario. Como su propio creador confesó, Tuf tiene algo de Sherlock Holmes y también guarda una lejana semejanza con Nicholas van Rijn, aquel raro personaje inventado por Poul Anderson a mediados de los cincuenta. Asimismo, podría ser pariente del Hércules Poirot de las novelas de Agatha Christie. Pero no se engañen: a quien de verdad se parece, en aspecto y en psicología, es a Alfred Hitchcock. A poco que uno estudie esa referencia, está claro que Tuf se apropia de muchos rasgos del cineasta británico. Por lo demás, Martin lo deja claro: "De todos los héroes que he creado, Tuf es el que menos se me parece (si bien es cierto que tuve un gato llamado Dax, pero no era telépata)".

¿Qué puede esperar el recién llegado al universo de Tuf? Sin duda, aventura, humor y un escenario propio de la space opera, con historias muy singulares, donde los giros son imprevisibles. En definitiva, una lectura feliz y luminosa.

Sinopsis

Haviland Tuf es un ser curioso: un mercader independiente de gran corpulencia, calvo y con la piel blanca como el hueso. Es vegetariano, bebe montones de cerveza, come demasiado y le encantan los gatos. Además, es honesto.

Tuf logra poseer una enorme nave espacial, el Arca, la única superviviente del antiguo Cuerpo de Ingeniería de la Vieja Tierra. El Arca es un artilugio desaparecido hace más de mil años, pero que revive gracias a Tuf y sus gatos. A lo largo de los siete relatos que conforman este libro, Tuf consigue la nave, la repara y resuelve un sinfín de problemas espaciales con la ayuda de la ingeniería ecológica, una profesión que él recupera y a la que añade la impronta de su personalidad, astucia e ironía.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Nova, Penguin Random House. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Jerome Perceval, el crítico perfecto
    Escrito por
    Jerome Perceval, el crítico perfecto Imagen superior: Thomas Eakins Durante unos días de descanso en Yunnan, en el sur de China, estuve pensando acerca de la crítica literaria, una actividad que he desarrollado de manera cada vez más intensa, primero…
  • Crepúsculos
    Escrito por
    Crepúsculos Quiere el mito que los dioses se lleven jóvenes a sus favoritos, rumbo al Olimpo. En la música, hay ejemplos. La vida otorgó pocos años a algunos que los llenaron con una obra decisiva: Mozart,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • Recordando a Jack Palance
    Escrito por
    Recordando a Jack Palance El 10 de noviembre de 2006, uno de los pocos Hombres con mayúsculas nos dejaba a merced de un mundo plagado de metrosexuales. Tenía unos estupendos 87 años, pero a todos nos llega la hora.…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…

logonegroecologia

Coffy, CC