Para releer a Antonio Machado

Para releer a Antonio Machado Imagen superior: Alfonso Sánchez Portela, "Antonio Machado en el Café de las Salesas"

La obra de Antonio Machado lleva más de un siglo de lecturas y este ejercicio temporal sigue armonizando con su visión el mundo, una multiplicidad en movimiento, hecha, según decían los músicos antiguos, de tientos y diferencias. Ha sido objeto de memorialistas (Pérez Ferrero), de documentados biógrafos (Sesé, Gibson), de innúmeros tratadistas, profesores y monógrafos, y hasta de cantautores que se atrevieron a melodizar sus versos. Faltaba un lector que fuera, a la vez, poeta y ensayista, es decir un tentador de saberes. Es el hueco que llena el reciente libro de Juan Malpartida Antonio Machado. Vida y pensamiento de un poeta (Fórcola, Madrid, 2018, 196 páginas).

La escritura de Malpartida es veloz y ansiosa. Dispara en múltiples direcciones pero sostiene algunos temas insistentes que dan coherencia a su búsqueda. Más aún: deja abierta, machadianamente, la búsqueda y la prefiere al hallazgo porque su clave principal es adjudicar al lenguaje poético la facultad de adherirse a la concreta fluidez del mundo, a diferencia del discurso científico o filosófico, que la fijan en la inmovilidad de lo idéntico. A Machado lo obsesionaba el ser pero en tanto dialéctico, o sea en tanto difiere de sí mismo, se pierde y se recobra en la alteridad, al reconocerse en el otro y reconocer al otro en sí mismo.

Por eso, la poesía produce saberes y rescata a la palabra de su usura por el paso del tiempo. Todo es efímero menos la palabra que intenta nombrarlo y al hacerlo, lo sitúa en una temporalidad propia, tal vez la durée de Bergson, un pensador referencial para Machado. No es el tiempo de los almanaques, los relojes, los físicos teóricos, los historiadores. La palabra volvedora del poema instala su propia duración cada vez que alguien lo lee, traza su camino histórico, surco en el mar, vuelve a decir lo mismo que es siempre distinto.

machadomalpartida

Otro debate propone Malpartida en este punto, el íntimo debate de Machado con el romanticismo y el simbolismo, con el subjetivista y el simbolista, la poesía como expresión del individuo genial o como elaboración primaria del lenguaje. Para resolver estas tensiones, Machado recurre a los heterónimos. Les da la palabra, los escucha, los transcribe, a veces los amontona en un cuaderno sin autor donde “él mismo” es uno más. Desde luego, el poeta nunca es un Yo fijo que se encuentra sino un Yo múltiple que se busca, hasta cuando sus heterónimos acuden a la prosa.

Afortunadamente, Malpartida extrae a Machado de la curiosa familia llamada Generación del 98. Por cierto, es factible incluirlo y leerlo como un poeta fechado, acaso decimonónico que, en las páginas heterónimas, se torna prosista del siglo XX. Digo que esta extracción es afortunada porque universaliza a don Antonio y permite leer su obra prescindiendo de sus deberes de castellanismo, su amor a lo genuino del arché hispano bajomedieval y hasta de las tentaciones de los romances históricos de cierto romanticismo de abusivo color y gestas fantasmales. Esto, además, nos evita dar al escritor un carné de afiliación. Más bien se diría que lo afiliamos sus lectores cada vez que lo leemos. Es, de múltiple manera, lo que ha hecho Malpartida. Su prosa respira en los blancos que deja y permite el fragmentarismo machadiano, como si Juan de Mairena y Abel Martín estuvieran esperando, a la escucha de nuestra palabra. Traduzco: como si Malpartida, el suscripto y tú, lector, nos volviéramos, por un tiempo, heterónimos de don Antonio.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • La caja de herramientas
    Escrito por
    La caja de herramientas Mientras escribo, de Stephen King, es en parte una autobiografía breve y en parte un libro acerca de escribir. Su título, supongo, tiene que ver con el de William Faulkner Mientras agonizo, aunque King parece…
  • Carpentier y la caída de los dioses
    Escrito por
    Carpentier y la caída de los dioses El escritor cubano Alejo Carpentier publicó durante 1941 en la revista Carteles de La Habana una serie de estudios sobre la situación europea a comienzos de la segunda guerra mundial. No fueron recogidos en libro…
  • La edad del universo
    Escrito por
    La edad del universo Los cálculos sobre la antigüedad del universo ofrecen horquillas de más y menos que, para la medida del tiempo humano, resultan inimaginables. Las mediciones aceptan que hubo un big bang, o sea una…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • No digas que fue un sueño
    Escrito por
    No digas que fue un sueño Cuando bajo al Sur, a mi Sur, es como si se abrieran las compuertas del sentimiento. Es una sensación tremenda, que me pone los pelos como escarpias. Que me descoloca, porque no alcanzo a entender.…
  • "Shanna" (2005), de Frank Cho
    "Shanna" (2005), de Frank Cho Durante muchos años, la antigua compañía dirigida por Martin Goodman, Timely Comics, basaba su fortaleza y capacidad de supervivencia no en la innovación y la creación de sus personajes, sino en copiar el éxito obtenido…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Rossini eclesiástico
    Escrito por
    Rossini eclesiástico Es sabido que la música de iglesia atareó a Rossini desde su más tierna edad hasta su último esplendor compositivo: en 1808, en su época estudiantil en Bolonia, ya le vemos autor de una Misa…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC