"La casa de cadenas. Malaz: El libro de los caídos IV", de Steven Eriksson

Hay quien devora fantasía heroica light o se apunta a la moda de Canción de Hielo y Fuego sin haber leído los libros de Martin. Es una opción respetable, pero no es a ese tipo de lectores al que se dirige Steven Erikson. En realidad, la saga que lleva su firma es literatura de muchos octanos, escrita de forma competente por un autor ambicioso y apasionado.

Dentro del género fantástico, Erikson no es uno de esos novelistas a los que pillan siempre plagiando a los clásicos del pulp. Al contrario. Hablamos del inventor de un universo literario en el que la aventura se desarrolla bajo infinidad de nombres, costumbres, deidades y avatares históricos.

Adentrarse en esta saga no es cosa fácil. A cambio, Erikson regala una épica despiadada, descripciones propias de una edda escandinava e intrigas dignas de la caída del Imperio Romano.

La casa de cadenas (House of Chains) es la cuarta entrega de este ciclo –Malaz: El libro de los caídos– del que ya hemos leído Los Jardines de la Luna, Las Puertas de la Casa de la Muerte y Memorias del Hielo.

Planteado como una secuela de Las Puertas de la Casa de la Muerte, este cuarto libro del ciclo malaciano fue editado en Inglaterra el 2 de diciembre de 2002, y llegó al público estadounidense el 22 de agosto de 2006.

Con razón, la crítica saludó esta novedad como uno de los mejores lanzamientos del año en el campo de la literatura fantástica. Sobran los motivos para estar de acuerdo. No sólo nos hallamos ante una obra de narrativa poderosa y adictiva. También confirma que Erikson es el artífice de un mundo en el que nos gustaría quedarnos a vivir para siempre: cruel, laberíntico, desmedido, extremadamente denso y con pocos rivales en cuanto a embrujo se refiere.

El tono es voluntariamente sombrío, sobre todo si tenemos en cuenta el punto de partida.

Con esta entrega, Erikson ha dado, a mi modo de ver, el do de pecho en su saga y colma las expectativas del lector más exigente (Exacto: ése que no le tiene miedo a un volumen de 941 apretadas páginas).

Una epopeya legendaria

Las tropas del Séptimo Ejército de Malaz han sido aniquiladas en su intento de proteger a 50.000 refugiados en territorio hostil.

Aunque la trama se inicia en Genabackis, buena parte de la acción transcurre en el subcontinente de las Siete Ciudades. Karsa Orlong, de la tribu Uryd de los Teblor, llega desde las montañas, decidido a vivir en su propia piel los legendarios relatos de su abuelo. Su incursión contra Lago de la Plata es solo el primer paso en este sentido. Empuña con orgullo la espada de palosangre y lo acompañan en este peligroso viaje dos guerreros, Bairoth Gild y Delum Thord. El mar les aguarda con sombrías promesas.

Otro ejército malazano es adiestrado por la Consejera Tavore, de la Casa Paran, una noble fiel a antiguas lealtades, inmersa en las intrigas de la ciudad sagrada de Aren.

Dicho ejército debe penetrar en el sagrado desierto Raraku con el fin de acabar con Sha'ik, cuya verdadera identidad no revelaré.

Sha'ik es la elegida de la diosa del Torbellino, cuyas fuerzas sustentan la rebelión que tantas bajas ha causado ya.

Aunque los insurgentes sobrepasan en número a los soldados del Imperio de Malaz, los conflictos entre los señores de la guerra menoscaban el poderío del Ejército del Apocalipsis.

Cadenas de sangre

Las cadenas del título adquieren diversas formas en el relato. Aludiendo a la Gran Casa de Cadenas, cuyo señor es el dios Tullido; en el sentido literal –pensemos en su presencia en los navíos de guerra–, o como referencia simbólica a las cadenas de soldados o de almas encadenadas, sin olvidar a la Cadena de Perros de Coltaine.

Con todo, esta metáfora acaba afectando a la propia estructura novelística, de suerte que cada acontecimiento se va uniendo a otros como lo hacen los eslabones enlazados entre sí.

Como lector, agradezco a Erikson que buena parte de este relato siga una narración lineal y cronológica, en la que, sin duda, se advierte el influjo de Robert E. Howard.

Pero que nadie se lleve a engaño y crea que Erikson nos pone las cosas fáciles: debo advertir que en los dos últimos tercios del volumen, el escritor vuelve por sus fueros y nos atrapa nuevamente en esa telaraña de historias cruzadas que ya conocen –y a veces temen– sus seguidores.

Dividido en cuatro tramos narrativos, que parecen novelas en sí mismos, La casa de cadenas es un gratísimo reto para los aficionados. De hecho, Steven Erikson casi nunca renuncia a la amenidad expositiva, y cuando lo hace, siempre es por un buen motivo.

Sinopsis

La casa de cadenas es la cuarta entrega de la saga «Malaz: El Libro de los Caídos», la decalogía, originalmente publicada entre 1999 y 2011, que ha convertido al escritor canadiense Steven Erikson en una de las mayores voces de fantasía épica contemporánea. Desde entonces, esta obra maestra de la imaginación está considerada una de las series más ambiciosas que ha dado el género en los últimos años.

Este volumen comienza en el norte de Genabackis, el día que empieza el extraordinario destino de Karsa Orlong, uno de los tres guerreros salvajes que descienden las montañas para atacar las tierras del sur. Pasados unos años, Tavore, la inexperta consejera de la emperatriz, debe adiestrar a doce mil soldados para convertirlos en una fuerza capaz de desafiar a las hordas de la elegida, Sha'ik, que aguardan en el desierto. Allí, sus caudillos están enzarzados en una lucha de poder que amenaza al alma de la rebelión, mientras que Sha'ik se obsesiona con la que cree que es su mayor enemiga: su hermana.

Steven Erikson (Toronto, 1959), arqueólogo y antropólogo, es una de las mayores voces de la fantasía épica contemporánea, gracias a su decalogía Malaz: El Libro de los Caídos, una de las obras más ambiciosas y osadas que el género ha dado en las últimas décadas. Originalmente publicada entre 1999 y 2011, Malaz ha sido desde entonces definida como «una obra maestra indiscutible de la imaginación», capaz de labrarse un público fiel en las principales lenguas del mundo. Los jardines de la Luna, primer volumen de la saga, fue finalista del World Fantasy Award del año 2000. NOVA está publicando todos los títulos de la serie.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes, sinopsis y nota editorial © Nova. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Paseo por la realidad virtual con McLuhan
    Escrito por
    Paseo por la realidad virtual con McLuhan En el capítulo anterior (Ulises en Singapur) analicé una película llamada Nueve vidas (2008), que trascurre en las calles de Singapur, en la que el espectador no se sienta en la butaca del cine o en el…
  • Cogitus interruptus
    Escrito por
    Cogitus interruptus Los grandes proyectos constructivos de Sartre quedaron inconclusos. De su tetralogía de novelas Los caminos de la libertad sólo escribió tres partes. El ser y la nada, suma de su filosofía, se interrumpió tras llenar…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La tecnología como arte
    La tecnología como arte Aunque sabemos que somos animales, no distintos ni superiores al resto de las especies vivas, los seres humanos no somos unos animales cualesquiera. Tenemos, como cualquier especie, particularidades que nos distinguen. Quizá la…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Borges y Thomas Browne
    Escrito por
    Borges y Thomas Browne Empecé leyendo esa dedicatoria que Borges escribió a la que fue compañera de vida: “De la serie de hechos inexplicables que son el universo o el tiempo, la dedicatoria de un libro no es, por…

Cartelera

Cine clásico

  • Enseñando el género
    Escrito por
    Enseñando el género El ser humano pasará a la Historia natural como el más dañino de los organismos, capaz de destruir, contaminar y pervertir todo lo que toca. Por suerte, le queda una cosa positiva que se llama…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El Riccardo de Di Stefano
    Escrito por
    El Riccardo de Di Stefano Riccardo, de la verdiana Un ballo in maschera (o Gustavo III de Suecia si se elige la versión no censurada de la ópera) es un personaje que se distingue tanto por su elegancia como por…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Esplendor y caída de un emperador
    Escrito por
    Esplendor y caída de un emperador En varios grupos de animales hay especies que por su belleza o majestuosidad destacan sobre las demás y reciben nombres con tintes nobiliarios. Así, existen pingüinos emperador, zopilotes rey y hasta animales que en su…

etimologia