Murphy el pesimista

Murphy el pesimista Imagen superior: Ryan McGuire, CC.

Cuenta la leyenda que en 1949 el ingeniero Edward Murphy, que trabajaba para la fuerza aérea estadounidense, formuló una ley que hoy lleva su nombre y que describe un aspecto especialmente molesto del funcionamiento del Universo: “si algo puede salir mal, saldrá mal”.

Como todos sabemos, a través de nuestra experiencia diaria, el mundo parece estar organizado de forma que las cosas siempre tienden a salir mal. Y no sólo mal, sino de la peor forma (una de las numerosísimas derivaciones de la ley de Murphy dice que “si varias cosas pueden salir mal, lo harán en el peor orden posible”).

Hay quien ve en la ley de Murphy una expresión de un principio fundamental del funcionamiento del Universo: la segunda ley de la termodinámica. En un sistema aislado, aunque la energía se conserva, se va transformando en formas cada vez menos útiles, como el calor. Esto se expresa diciendo que una propiedad del sistema, llamada entropía, aumenta inevitablemente.

La segunda ley de la termodinámica explica por qué los sistemas tienden siempre a degradarse: las cosas se rompen, las habitaciones se desordenan, los seres vivos envejecen y mueren. El aumento de entropía es la razón detrás de la llamada “flecha del tiempo”: explica por qué el tiempo fluye sólo en una dirección y no en otra. Una taza de café caliente se enfría, nunca se calienta, espontáneamente. Si ocurriera esto último, sabríamos que algo anda mal, que el tiempo está fluyendo en reversa.

Pero en realidad, y a pesar de lo útil que resulta para sentirnos menos mal ante las múltiples dificultades de la vida diaria, la ley de Murphy no es una ley científica, y no se cumple siempre. Es falso que las cosas siempre salgan mal. Si fuera así, nunca podríamos lograr nada.

La ley de Murphy sólo expresa una limitación del cerebro humano: el sesgo de confirmación. Tendemos a recordar sólo las cosas que nos llaman la atención, porque coinciden con nuestras expectativas, o porque las contrarían. Así, recordamos todas las veces que las cosas salen mal, pero no las veces en que logramos hacerlas sin problema.

Aún así, la ley de Murphy puede tener un gran valor práctico, en la vida diaria y sobre todo en la ingeniería. Si uno planea y diseña aparatos, proyectos y cualquier tipo de cosa pensando que “si algo puede salir mal, saldrá mal”, seguramente habrá previsto muchos posibles contratiempos, y la probabilidad de que las cosas salgan bien será mayor.

Al final, a pesar de ser estrictamente falso, el pesimismo de Murphy, expresado en su “ley”, termina siendo útil para hacer que las cosas funcionen mejor.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Entrevista con Rodrigo Cortés
    Escrito por
    Entrevista con Rodrigo Cortés Nada en el cine es verdadero. Salvo el cine Puede que el auge y caída de Martín Circo Martín, personaje central de Concursante (id., 2007), llegara con algo de antelación para un público aún embotado por el…
  • Apostilla a Patricio Pron
    Escrito por
    Apostilla a Patricio Pron En el número 801 de Cuadernos Hispanoamericanos publica Patricio Pron “Trayéndolo todo de regreso a casa”, un texto inteligente y certero que merece una apostilla. Su tema es claro: la pertenencia/impertinencia a la literatura argentina…
  • Ciencia y no ciencia
    Ciencia y no ciencia Cuando se habla de ciencia, uno de los temas más polémicos es cómo distinguir al producto auténtico de sus versiones “pirata”, sus imitaciones fraudulentas. La búsqueda de este “criterio de demarcación” ha sido…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El tenor Alfred Piccaver
    Escrito por
    El tenor Alfred Piccaver Abundantes y, en ocasiones, brillantes, fueron los tenores que intentaron continuar la obra de Enrico Caruso. Sin duda, para toda una época Caruso fue sinónimo de tenor y no parecerse al Commendatore podía pensarse como…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC