Alterar la mente

Alterar la mente Imagen superior: Geralt, Pixabay, CC.

Si algo caracteriza al ser humano como especie es su mente. Por eso las sustancias que la alteran, conocidas de manera genérica como “drogas”, han sido tradicionalmente vistas como dañinas.

Las drogas existen y son conocidas desde los albores de la humanidad. Algunas son producidas directamente por vegetales, o se obtienen de la transformación química de productos vegetales. Hoy, gracias a la química moderna, ha sido posible producir drogas sintéticas, que no existían en la naturaleza.

La visión que considera a las drogas como algo perjudicial, que debe ser evitado a toda costa, es relativamente moderna. En su versión actual va acompañada de una “guerra” a nivel global contra su consumo, pero sobre todo contra su tráfico (que, efectivamente, se han convertido en un problema mundial). Pero esta visión apenas data de principios del siglo pasado.

Antes de eso, el uso de ciertas drogas, como el opio en Asia, había llegado a causar graves problemas por su enorme poder adictivo. Pero, en general, el consumo de drogas de origen vegetal (mariguana, coca, ayahuasca, peyote) había formado parte de ritos religiosos de muchas culturas.

Por otro lado, hay sustancias de uso “normal” y aceptado en el mundo durante siglos que también alteran el estado mental. Tres ejemplos son el alcohol, producto de la fermentación de productos vegetales, que tiene efectos relajantes y desinhibitorios; el café e infusiones similares, con alto contenido de cafeína y otros alcaloides estimulantes, y el tabaco, que contiene también un alcaloide estimulante, la nicotina. Estas tres sustancias de uso cotidiano alteran también el estado mental de quien las consume. Técnicamente, son drogas psicoactivas (el alcohol y el tabaco tienen, además, numerosos efectos secundarios negativos).

¿Por qué, entonces, se sataniza y se combate mediante “guerras” que cuestan vidas y dinero el uso de ciertas drogas, y se tolera el consumo de otras? ¿Es realmente tan grave alterar nuestro estado mental?

Un estudio realizado en 2010 halló que escuchar música puede activar los mismos circuitos cerebrales que son estimulados por drogas como la cocaína, y que liberan dopamina, neurotransmisor relacionado con la sensación de placer. ¿Se puede considerar entonces a la música como una droga?

La mente es el bien más valioso que tenemos. Alterarlo mediante el consumo de sustancias químicas es algo que ciertamente no debe hacerse a la ligera.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El Gran Mecanismo
    Escrito por
    El Gran Mecanismo Jan Kott llama el Gran Mecanismo a lo que en la Edad Media se llamaba la Rueda de la fortuna,que mostraba la ascensión, caída y sucesión de los monarcas. Es curioso, sin embargo, que Kott…
  • Diván de Octavio Paz
    Escrito por
    Diván de Octavio Paz Una secreta afinidad parece reunir, en la palabra diván, al lenguaje y al cuerpo y, en consecuencia, recomendar que los divanes se utilicen para amueblar las consultas de los psicoanalistas. Pero la familiaridad viene de…
  • Galileo y el rapto de Europa
    Escrito por
    Galileo y el rapto de Europa Io, Europa, Ganimedes y Calisto son los nombres de los cuatro satélites mayores de Júpiter. En la mitología clásica, cada uno de ellos corresponde con amantes de Zeus (el equivalente griego de Júpiter)…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957)
    Escrito por
    "Testigo de cargo" (Billy Wilder, 1957) Entre las amigas de mi madre estaba una, Remeditos, que pasó toda su juventud enamorada de Tyrone Power. Suspiraba cada vez que veía su rostro en esos cartelones grandes que colgaban de la calle del…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La magia de Beniamino Gigli
    Escrito por
    La magia de Beniamino Gigli El de Recanati cantó Canio de Pagliacci por vez primera en 1934 para el disco; en escena lo debutó años después, en 1942 en Roma. Iniciada la sesentena es aún capaz su Canio de arrasar…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC