Chicle fosforescente

Chicle fosforescente Imagen superior: Katy Perry.

A pesar de la conseja de las abuelas sobre mascar chicle como actividad vulgar, especialmente si se produce con tronidos, sabios de todos los tiempos han dicho que mascar chicle estimula la concentración y reduce la ansiedad y el estrés, entre otros amables efectos, aunque también contribuye a tragar más aire y por tanto a expulsarlo, con lo que la concentración podría disminuir y aumentar el estrés social, me imagino. Hay muchas cosas que podría decir la ciencia del chicle: basta con leer el artículo No pegues tu chicle publicado en el nº 81 de ¿Cómo ves?

La campeona mascachicle de la literatura es Violet Beauregarde, personaje de Charlie y la fábrica de chocolate de Roald Dahl, obra que ya ha sido llevada a la pantalla en dos ocasiones. Violet es una niña maleducada que se saca el chicle de la boca para pegarlo tras su oreja o en otros lugares más públicos; además, suele gritarle a su mamá. Violet está orgullosa de los récords que ha roto gracias a su habilidad mandibular. Sin embargo, por su carácter competitivo y voluntarioso desoye los consejos del Sr. Wonka y termina inflada como un chicle bomba.

Confieso que, sin caer en esos excesos, me gusta el chicle, pero desde la tragedia de Chernobil yo no me meto a la boca cualquier cosa. Alimentos y golosinas pueden venir de los lugares más inesperados, y si uno no se fija en las etiquetas puede estar consumiendo roentgens (unidad de exposición a la radiación) de más, eso sin contar los rayos X y las radiaciones provenientes del espacio. Quedó para ejemplo de aplicación del principio precautorio no consumir leche de fosforescencia desconcertante. Pero esta reciente preocupación se debe más al conocimiento de los procesos de emisión de partículas y rayos energéticos, es decir la actividad de desintegración atómica, que a la fobia natural que esperaríamos tener por nuestra propia seguridad, como a los bichos ponzoñosos.

No sé si nuestros ancestros pleistocénicos tenían oportunidades de toparse con materiales radiactivos. Supongamos que un antepasado, un tal Ug, encontró casi a flor de tierra un pequeño depósito de petchblenda, una mezcla de óxidos de uranio y, con la misma curiosidad y reverencia que madame Curie, trajo una muestrita colgada al cuello. Primero pudo haberle pasado algo bueno (se convirtió en un varón iluminado) que después se trocó en desastre (acabó quemado), pero esto no ayudó a generar una aversión hereditaria a la fosforescencia, al menos no al mismo grado que otras aversiones a sustancias nocivas, como la que ocurre con los alcaloides tóxicos y el amargor.

La posibilidad de envenenarse con los frutos de la belladona, por ejemplo, era indudablemente muchísimo mayor que la de toparse con un material que emitiera radiaciones nocivas. Ta vez por ello los humanos no desarrollamos una fobia ni siquiera a los colores extremadamente chillones, escandalosos y autoluminosos. Se ha mencionado en los libros de historia de la física cómo los trabajadores de la industria relojera se producían cáncer de boca al afinar con los labios el pincel mojado en un líquido radiactivo para pintar las carátulas fosforescentes de ciertos relojes. La fobia, insisto, se debe al conocimiento del fenómeno y no al fenómeno en sí.

Todo esto viene a cuento porque he visto en una mampara callejera gigante el anuncio de un chicle “ácido atómico”. Un ser con antenas de enormes ojos observa una pastilla de chicle naranja estridente cuyo contenido está a punto de desbordarse: un líquido viscoso de un azul fosforescente. Después de la invención de nuevos sabores y colores, los comerciantes llegaron a los efectos: chicles que pintan la lengua, que dan la sensación de calor o frío, picor extremo, explosivo, súper ácido, súper hiper ácido y ahora ácido atómico (esto último inimaginable). Me pregunto si obedecen a los gustos infantiles o si ya estamos en la era de las golosinas de diseño.

Copyright © Ana María Sánchez. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Ana María Sánchez

Ana María Sánchez Mora tiene la maestría en Física y la maestría en Literatura Comparada, ambas de la UNAM. Desde 1981 se dedica a la divulgación científica. Es autora de cuentos, ensayos, novela y teatro. Ha sido responsable de numerosos cursos sobre redacción científica. Trabaja en la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, donde es encargada del área de comunicación de la ciencia en el Posgrado en Filosofía de la Ciencia, de la que es tutora y profesora. En 2003 recibió el Premio Nacional de Divulgación “Alejandra Jaidar”.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El paradigma de Field y la novedad
    Escrito por
    El paradigma de Field y la novedad Syd Field propone muchas veces lo mismo que proponía Aristóteles, aunque cambia algunos nombres. Esta es una práctica habitual de Field, pero que se utiliza muy a menudo para redescubrir las cosas: le cambias el nombre…
  • Desnudemos a la Novia
    Escrito por
    Desnudemos a la Novia Octavio Paz escribió dos textos sobre Marcel Duchamp, reunidos bajo el título de Apariencia desnuda: El castillo de la pureza (1966) y Water writes always in plural (1973). Varias sugestiones octavianas emanan estas páginas: la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La verdad construida
    La verdad construida Creemos vivir en el mundo real. Nada resulta más natural que decir "lo vi con mis propios ojos", o tocar un objeto para subrayar su solidez, su realidad. Pero a nivel psicológico, la…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia