"Una televisión con dos cadenas. La programación en España (1956-1990)", de Julio Montero Díaz (dir.)

Primera o segunda cadena. Poco importa si en color o en blanco y negro: el caso es que aquella televisión de nuestra infancia y juventud resume un viaje audiovisual fascinante, que nos llevó de la dictadura a la libertad, y desde una programación digna de un despotismo ilustrado ‒la de los primeros años de la democracia‒ hasta una oferta bastante más frívola, despojada por completo de pedagogía.

Editado por Julio Montero Díaz, este libro estudia con rigor científico y exhaustividad ese relato catódico que comienza en 1956, en plena dictadura, y concluye en 1990, justo en la etapa en que las cadenas privadas y autonómicas llegaron a nuestras vidas y cambiaron, no siempre para bien, el aspecto y los contenidos de la pequeña pantalla.

Como tantos de ustedes, yo también soñé de niño con esa televisión del tardofranquismo y los primeros tiempos de libertad. Una televisión con series, documentales, programas dramáticos... Más inocente, más educativa, y con total seguridad, idealizada en estos tiempos en los que encender el monitor equivale a situarse ante una propuesta interminable e indiscriminada de posibilidades.

¿Nostalgia? Puede ser. En todo caso, no me negarán que tiene su aquel abrir este libro por la página 396 y redescubrir los programas preferidos por la audiencia española en 1977 ‒Vivir para ver, El hombre y la tierra, Un, dos, tres... responda otra vez, La casa de la pradera, Curro Jiménez‒ o en 1980 ‒Más vale prevenir, de nuevo El hombre y la tierra, Fortunata y Jacinta, Hombre rico, hombre pobre, Raíces, Poldark‒. Supongo que es bastante injusto considerar que aquellos espacios han sido sustituidos, como sugieren los pesimistas, por un aluvión de telebasura. En realidad, lo que nos ha acabado ocurriendo es que hoy podemos acceder a casi todo el caudal cinematográfico y televisivo de la historia, a través de plataformas con un inmenso y cambiante repertorio.

El problema es que, quizá, echamos de menos aquella televisión prescriptora, selectiva, que no tenía que competir, como la actual, en un mercado atomizado, donde la atención del espectador es decreciente, y donde, en consecuencia, la publicidad es cada vez más exigua en sus beneficios.

Los autores de Una televisión con dos cadenas realizan un fabuloso trabajo de investigación. Se trata de una obra de gran relieve histórico y sociológico, apasionante por su densidad y admirable por su alcance. A diferencia de otros libros sobre nuestra pequeña pantalla, que se limitaban a refrescar nuestros recuerdos como un simple álbum de recortes, este nuevo ensayo ‒meticuloso, opulento‒ llega a las librerías con una divisa única, que lo convierte en un estudio definitivo en muchos aspectos.

Desde el umbral hasta el último rincón, el volumen coordinado por Montero Díaz analiza nuestra vieja y añorada televisión de dos cadenas. Y lo hace con ese detallismo que uno envidiaba ‒hasta ahora‒ en los libros que ingleses y estadounidenses publican sobre su pasado televisivo. Sin duda, nos hallamos ante un verdadero acontecimiento en los estudios audiovisuales de nuestro país.

Sinopsis

Este libro no tiene antecedentes en la bibliografía española, por lo que ha de convertirse, sin duda alguna, en un referente obligado para cualquier lector interesado en la historia de la televisión. Hasta este momento no se había abordado de modo sistemático y completo la investigación de la programación y de los programas televisivos en España. Los espectadores que visionaban aquella televisión que empezó a emitir en 1956 y que, recordemos, era la única para toda España, fueron construyendo su imaginario con las imágenes que presentaba su receptor de los avatares de aquellos años. Todo ello pertenece ya a su memoria y su biografía. Las aportaciones que componen este volumen responden a un trabajo de investigación sistemático y riguroso. Con él se rompe también el mito de la falta de fuentes para construir la historia del origen y primer desarrollo de la televisión. Se han consultado los abundantes fondos documentales del Archivo de la Administración de Alcalá de Henares, se han visionado las inabarcables grabaciones de programas y publicidad que se conservan en Prado del Rey, se han revisado muchas de las muy abundantes referencias de la prensa generalista y las revistas especializadas; por no hablar de archivos particulares, memorias y entrevistas a protagonistas.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

logonegrolibros

  • La identidad de Hitchcock
    Escrito por
    La identidad de Hitchcock Un tema obsesivo parece recorrer la primorosa telaraña de tensiones y juegos de manos que es la obra de Alfred Hitchcock: un hombre se ve metido en la identidad de otro y acaba siendo devorado…
  • Científicos… ¿locos?
    Científicos… ¿locos? La imagen popular de los científicos, que vemos en novelas, películas, caricaturas ¡y hasta anuncios! —ya se ha comentado aquí— suele ser la de un personaje raro, despeinado y distraído. El típico científico…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La Historia como vocación
    Escrito por
    La Historia como vocación Me transformé en investigadora amateur el día que acabé Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. Yo tendría unos diez años y la historia de la Revolución Francesa que sirve de trasfondo a la novela…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "Predators" (2010), de Nimrod Antal
    Escrito por
    "Predators" (2010), de Nimrod Antal En 2010, tras dos crossovers que es mejor no tener en cuenta ‒Alien contra Depredador y su secuela‒, al fin llegó a las pantallas la tercera entrega de la saga de los cazadores interplanetarios. Predators…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC