La delgada línea roja

La delgada línea roja Imagen superior: "La delgada línea roja" (1881), de Robert Gibb. Museo Nacional de la Guerra (Edimburgo).

La delgada línea roja es una expresión que utilizó el periodista William Howard Russell cuando ejerció de corresponsal en la guerra de Crimea (1853-1856). Se refería a la defensa que hizo el 93º Regimiento de Highlanders, manteniendo una posición contra la caballería rusa en la batalla de Balaclava, el 25 de octubre de 1854.

Russell era corresponsal por cuenta del Times londinense. Fue extremadamente crítico con el ejército británico, sobre todo por el trato que recibieron los soldados, los cuales sufrieron una enorme cantidad de bajas por diversas enfermedades. Las crónicas que enviaba Russell provocaron numerosas protestas, entre ellas las de la propia reina Victoria y su marido Alberto.

delgadalinea2

Imagen superior: William H. Russell, fotografiado por Roger Fenton en 1855.

La guerra de Crimea enfrentó a los rusos con una coalición liderada por británicos y franceses para proteger al Imperio Otomano. La coalición fue comandada por el mediocre Lord Raglan. El 25 de octubre de 1854, Russell fue testigo de la Carga de la Brigada Ligera en Balaclava, dirigida por el incompetente Lord Lucan y un auténtico asno, Lord Cardigan.

cargacarga

Imagen superior: la Carga, imaginada en 1897 por el pintor Richard Caton Woodville, Jr.

El artículo de Russell, escrito a las pocas horas, apareció en The Times el 14 de noviembre, y su lectura inspiró al poeta oficial del Imperio Británico, Alfred Tennyson, que cantó las glorias de aquella hazaña: "Media legua, media legua / Media legua por delante, / Por el valle de la muerte / cabalgaron los seiscientos..."

delgadalinea3

Imagen superior: grupo de hombres del 13º regimiento de caballería de Dragones Ligeros, supervivientes de la Carga de la Brigada Ligera (Roger Fenton, 1855).

La guerra de Crimea fue la primera guerra moderna. Hubo críticas periodísticas, apareció un cuerpo de enfermeras dirigido por Florence Nigthingale, y sobre todo, fue el primer conflicto registrado en un amplio reportaje fotográfico. El equipo de Roger Fenton lo llevó a cabo preparando y revelando negativos de vidrio al colodión húmedo. En la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos es posible descargar, en gran formato, un apreciable número de fotografías de dicho reportaje.

delgadalinea4

Imagen superior: Roger Fenton llegó a Sebastopol en marzo de 1855. "Desde entonces hasta el comienzo de la primavera ‒dijo‒, la luz y la temperatura fueron las mejores que un fotógrafo podría desear". Por desgracia, de ahí en adelante, todo empeoró, y se vió obligado a trabajar a primera hora del día. "Es imposible trabajar después de las nueve o las diez en punto debido al intenso calor, que hace que los tapones de mis botes exploten, y que arruina todas las imágenes". Junto a su asistente Marcus Sparling (en la foto), Fenton realizó 360 fotografías que llevó a Londres en junio de 1855. El resto del conflicto fue cubierto por el británico James Robertson y por los franceses Jean-Charles Langlois y Léon Eugène Méhedin.

Aquella fue una guerra que se libró, además de en el campo de batalla, en los periódicos y en la propaganda. El reportaje fotográfico fue encargado por el príncipe Alberto para contrarrestar las duras crónicas de Russell.

La opinión pública y la prensa pasaron a tener una importancia creciente en la toma de decisiones políticas. En el estado moderno ya no bastaba la mera acción política. En el futuro iba a ser necesario convencer, seducir o engañar a la ciudadanía.

delgadalinea6

Imagen superior: el corneta Henry John Wilkin, del 11º de Húsares (Roger Fenton, 1855).

Copyright del artículo © Joaquín Sanz Gavín. Reservados todos los derechos.

Joaquín Sanz Gavín

Contable y licenciado en Derecho.

Sitio Web: cdu231.blogspot.com.es

logonegrolibros

  • La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación
    Escrito por
    La fama póstuma de Lichtenberg y la aviación Además de las buenas ideas que ofrece en sus aforismos, Georg Christoph Lichtenberg era célebre por su capacidad predictiva, especialmente en el terreno de la psicología, pero ahora citaré un aforismo asombroso y certero: “¡Cómo se…
  • Anomalías de la literatura argentina
    Escrito por
    Anomalías de la literatura argentina Con cierto hartazgo, los argentinos que andamos dispersos por el mundo –eventualmente, también concentrados– recibimos la machacona pregunta: ¿Cómo es posible que un país de tantos recursos ande tan mal? ¿Cuál es su anomalía? Supongo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una sabia llamada María
    Escrito por
    Una sabia llamada María Cuenta Bernardo de Cienfuegos (1580-1640), sabio entre los sabios, que los boticarios de la villa y corte madrileña compraban las hierbas medicinales que vendían en sus opulentas boticas a las mujercillas que se encargaban de recogerlas…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La ruina de la música
    Escrito por
    La ruina de la música En la ciudad de Nueva York, a un saxofonista clásico al que conozco le pidieron que tocase en vivo para un evento en una tienda grande y exitosa, que vende computadoras, teléfonos y otros equipos…
  • Carl Martin Reinthaler, en la buena senda
    Escrito por
    Carl Martin Reinthaler, en la buena senda Infrecuentes apariciones hacen las obras de Carl Martin Reinthaler (1822-1896) en los programas de música en vivo o grabada. Tal vez su vida en el rincón natal de Bremen, donde fue organista, maestro de coros…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC